Publicidad

Prueba: Specialized Venge ViAS

Fabricar la bici más rápida del mundo es un reto de enormes proporciones que sólo una marca de primer nivel como Specialized es capaz de afrontar. El resultado es esta auténtica depredadora de las carreteras.
Sergio Palomar / Fotos: www.cesarlloreda.com -
Prueba: Specialized Venge ViAS
Pruebas de bicis

Ha tardado en caer en nuestras manos. Una bici que a priori nos generaba ciertos prejuicios y recelo pero que sin embargo, al concluir la prueba nos ha dejado un tremendo poso de satisfacción. Cuando una bici se presenta con la aureola de ser la más rápida jamás construida, que garantiza una mejora de 2 minutos y 35 segundos en un recorrido de 40 km, estamos acostumbrados a desconfiar y considerar que se trata de meros argumentos de marketing. Sin embargo, cuando empiezas a rodar con ella necesitas muy pocos kilómetros para darte cuenta de que la bici tiene algo.

No es una máquina para nada ligera, tiene un diseño complejo y poco práctico para el usuario al llevar lo más lejos posible la integración de sus elementos, lo que obliga a los mecánicos de las tiendas de la marca a pasar un curso específico, pero, una vez que estamos en la carretera, todos esos inconvenientes quedan aparcados según aumenta la velocidad y vemos que la bici pide cada vez más. La Venge ViAS es una bici que por posición exige al ciclista, a pesar de estar suavizada con su peculiar manillar de doble altura, de hecho, comparte cotas con la afamada Tarmac. Hay que alabar el buen trabajo que ha hecho Specialized en lo referente al laminado del carbono. Si al anterior modelo de Venge le acusábamos en su momento de poco absorbente y complicado de conducir en curvas, en la ViAS esto queda en el olvido convirtiéndose en un juguete en zonas de curvas, destacable si tenemos en cuenta el gran perfil de sus ruedas que siempre resta agilidad.

DISFRUTA AL DETALLE DE LA SPECIALIZED VENGE VIAS CON NUESTRA ESPECTACULAR SESIÓN DE FOTOS

Es increíble lo rápido que es capaz de rodar esta Venge ViAS

También la hemos empleado en rutas largas para constatar que aun siendo todo lo rígida que corresponde a una bici de competición, las irregularidades se filtran de forma eficiente como para no convertir el entrenamiento en un suplicio. Entre los puntos a mejorar señalaríamos el peso, que si bien no limita a la bici y le permite escalar con solvencia, y los frenos que, como suele ocurrir con este tipo de soluciones en modelos aero, cuentan con una potencia bastante limitada para lo que es capaz de correr la ViAS. Por suerte, la marca ya nos ha anunciado mejoras en ellos para el modelo 2017, que además contará con una versión con frenos de disco. Velocidad en estado puro en una bici que nos ha callado la boca, tornando nuestras iniciales reticencias en asombro y que demuestra que, aunque el indio siga siendo lo más importante, con buenas flechas caza mejor.

Arañando segundos

La trabajada aerodinámica de la Venge ViAS, primer producto salido del túnel de viento de Specialized, queda bien patente no sólo en sus llamativos frenos. No, es un conjunto en el que cada elemento suma. Los afilados perfiles de los tubos, tirantes bajos, las ruedas CLX64. Sin embargo, el protagonismo se lo lleva el peculiar conjunto manillar/ potencia Aerofly. La potencia, que se integra en la dirección y cuenta con una tapa frontal perfilada, tiene un agresivo ángulo de -17º con el objetivo de quedar paralela al viento restando resistencia. Para compensar se opta por una solución salomónica, un manillar de doble altura también con perfil aerodinámico, aunque Specialized ofrece la opción de montar uno plano para lograr una posición 100% de carreras. No sabemos si se ganan los 155 segundos que declara la marca, pero la bici vuela bajo. Como dato los 86,4 km/h que vimos en el ciclocomputador bajando el Puerto del León simplemente dejándonos caer.

Galería relacionada

Prueba: Specialized Venge ViAS

Al límite

Nadie ha llevado tan lejos el concepto de integración como hace Specialized en esta bici. No sólo son sus frenos tipo V con unas líneas solidarias con el resto del cuadro, hasta el extremo del pequeño rebaje en el tubo diagonal para permitir que el delantero vaya lo más próximo posible a este. También son detalles como los cables completamente ocultos, la tija perfilada con la cuña de cierre insertada en el tubo o las ruedas con las que forma un conjunto inseparable. Todo, por supuesto, sin olvidar las cualidades dinámicas a que nos tiene habituados la marca con una rigidez y un manejo simplemente envidiables gracias a un cuadro elaborado en su máxima calidad de carbono -Fact 11r- mediante la tecnología Rider-First Engineered, con la que cada talla tiene un diseño propio para obtener el mismo comportamiento en todas ellas. Algo que podemos apreciar por ejemplo en los diferentes diámetros empleados en el rodamiento inferior de la dirección.

Cortando el viento

De los 155 segundos que los datos de Specialized afirman que se ganan con esta bici, 35 corresponden a las ruedas Roval CLX 64. Llama la atención no sólo el impresionante perfil de 64 mm, lo más alto que hemos probado para un uso común, sino la generosa anchura. Aparte de la reducción en la resistencia que suponen, perfectamente perceptible en la facilidad que hemos notado para pasar de 40 km/h en el llano, nos ha sorprendido su estabilidad en condiciones de viento lateral. Incluso en días auténticamente huracanados resulta bastante sencillo mantener, para cualquiera con un mínimo dominio de la bicicleta, la línea hasta un nivel que nunca habríamos esperado en unas ruedas tan altas. Además, sus 1.579 g pesados por nosotros son una cifra envidiable si tenemos en cuenta el perfil con que cuentan y ayudan a que los cambios de ritmo, sin ser instantáneos, resulten razonablemente ágiles.

A toda potencia

Que esta es una bici pensada exclusivamente para la competición es algo que queda patente en muchos detalles, pero el que más delata la búsqueda del rendimiento es la presencia en las bielas S-Works de unos platos 52/36 montados y una araña con potenciómetro Quarq que ofrece unas lecturas 100% fiables, según hemos podido cotejar con nuestro medidor de referencia PowerTap, además de un peso contenido, medición completa de la fuerza ejercida por ambas piernas y un diseño compacto. El resto de la transmisión se deja en manos de un fiable Dura-Ace Di2 con el intachable funcionamiento al que nos tienen acostumbrados. Sin embargo, en la Venge ViAS nos vemos obligados a criticar la ubicación elegida por Specialized para posicionar la centralita. Se sitúa bajo una tapa atornillada en la base del pedalier, por lo que resulta imposible realizar ajustes en marcha y debemos retirarla a la hora de cargar la batería. Uno de los pequeños inconvenientes de integrar y ocultar todos los elementos del viento.

Geometría

Specialized ha reproducido en su bici aerodinámica las cotas de la escaladora Tarmac. Una tendencia de casi todas las marcas para añadir polivalencia y no encasillar a este tipo de modelos en el concepto de bicis para el llano. Medidas de competición que se plasman en una dirección muy cerrada, tanto en ángulo como avance, mucho espacio para estirarse sobre el tubo horizontal y una dirección baja que la haría sólo apta para espaldas muy entrenadas si no fuera por la altura que gana el manillar. Por ello, no nos ha sorprendido cómo la ViAS se desenvuelve razonablemente bien en las subidas y la sobrada agilidad disponible para enlazar curvas en descensos sinuosos.

El juicio

Impresiona a primera vista, es un alarde de tecnología en la búsqueda de la mejor aerodinámica y rodando fuerte no creemos que haya una sensación más parecida a volar bajo. El avión de Specialized es un espectáculo de bici se mire por donde se mire y una apuesta tremendamente valiente ya que, dejando a un lado el corazón y aplicando la cabeza, no resulta una bici práctica para el 99% de los ciclistas. Es una máquina pesada para tratarse de una tope de gama, tiene una capacidad de frenada limitada y no permite realizar uno mismo operaciones de mantenimiento como sustituir cables y fundas. Sin embargo, todos estos inconvenientes permanecen en un segundo plano con la cara de satisfacción que se te queda cuando vuelves a casa tras un entreno duro, miras el ciclocomputador y ves más de 35 km/h en la cifra de la velocidad media.

SPECIALIZED VENGE VIAS

Emular a Peter Sagan o Marcel Kittel está a tu alcance gracias al misil de Specialized. Esta Venge ViAS es capaz de redefinir nuestro concepto de rodar rápido.

Cuadro

Cuadro S-Works carbono FACT 11r

Horquilla S-Works team FACT

Tallas 49, 52, 54, 56, 58, 61 Colores Carbono/rojo, Project black

Transmisión

Bielas S-Works FACT, Quarq power meter 52/36

Desviador Shimano Dura-Ace Di2

Cambio Shimano Dura-Ace Di2

Mandos Shimano Dura-Ace Di2

Cadena Shimano Dura-Ace

Ruedas

Ruedas Roval Rapide CLX 64

Casete Shimano Dura-Ace 11-28

Cubiertas S-Works Turbo 700x22 (del), 700x24 (tras)

Frenos Venge ViAS

Componentes

Manillar S-Works Aerofly ViAS

Potencia S-Works Aerofly ViAS

Tija Specialized Venge FACT Carbon

Sillín Body Geometry

Cifras

Peso Total 7,680 kg (sin pedales)

Precio 10.499,90 €

Distribuidor Specialized España, 902 100 554

Página web de Specialized 

Te recomendamos

Cuando los días se acortan, las horas de luz se reducen y el índice del termómetro de...

El próximo 10 de diciembre tienes una cita con el último reto ciclista del año en la ...

Reserva el primer fin de semana de diciembre de 2017 para asistir al a este evento ci...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.