Rutas: Estepona

Joseba Beloki nos descubre junto a Luis Ángel Maté que Estepona, además de sol, terracita, pescadito, turismo, esconde un entorno perfecto para la práctica del ciclismo por su terreno, duro y variado, y su extraordinario clima.
Rutas: Estepona
Rutas: Estepona
Joseba Beloki
Votar
0 votos

No fue hasta 2005, cuando, durante la concentración de inicio de temporada del equipo Liberty en Estepona, pasé por primera vez por Marbella en bicicleta. Desde este momento todo concepto previo, todo estereotipo, quedó en un segundo o tercer plano. Me imagino que, a mí me ocurre, cuando descubrís un lugar nuevo lo primero que hacéis es ponerlo en modo bici pensando en por dónde rodar o el tipo de terreno que habrá y, hasta ese momento, de Marbella y su entorno sólo tenía una imagen, sol, playa, lujo y famoseo. Qué inocente. Si hablamos de famoseo y bicicleta, qué mejor representante que Luis Ángel Maté para apostillar la tesis que defiendo desde ese 2005 sobre las posibilidades ciclistas de la zona. El corredor del Cofidis, natural y residente en Marbella, se ha ofrecido como anfitrión y nos va a ayudar a defender nuestra postura, eso sí, con una condición, a mi ritmo, que pinta que el andaluz está fuerte.

A las 9 de la mañana estamos en la puerta de casa de Maté puntuales como clavos. En menos de un minuto Luis baja ya vestido de ciclista con bici incluida, y yo aún con está pintas. Con él viene Antonio Ortiz, contrastado corredor de MTB y actualmente responsable de Marketing y Publicidad de la distribuidora de material ciclista Surbikes, además de amigo de Luis. Ni tan mal, dos para tirar y yo a rueda. Sin tiempo que perder nos ponemos al lío. De corto y sobre su Orbea Orca, se aprecia que Luis Ángel está fino como el coral, creo que pocas cosas me van a poder salvar hoy de sufrir. Por lo menos comenzamos bien dirigiéndonos directos al paseo marítimo y a la playa. Mira que me quedo aquí. Estamos sobre el albero que tanto dio que hablar en la contrarreloj inicial de la anterior edición de la Vuelta. La verdad es que se dio una situación surrealista. Meses con el recorrido de la Vuelta publicado y a última hora problemas con unos metros del mismo que dejó la carrera sólo con los puestos de la etapa en juego. Bueno, nosotros a lo nuestro. Salimos de la playa en dirección a la avenida principal ¿Quién no reconoce el archiconocido arco donde Marbella te da la bienvenida?

JB: ¿Y ahora por dónde? Muchas dudas no tengo, pero preguntar es de precavidos.

LM: Vas bien encaminado. Vamos a coger dirección Ojén. Seguro que este puerto lo has subido alguna vez.

JB: Tampoco creo que muchas, pero sí lo recuerdo como un puerto que se sube siempre rapidillo.

LM: Ojén es un puerto habitual de la Vuelta, cuando viene por aquí, y de la Vuelta a Andalucía. Nos lleva a la Serranía de las Nieves y Sierra de Ronda. Una particularidad que tenemos aquí en la Costa del Sol es que contamos montañas con picos que suben hasta los 1.900 metros de altitud y por lo tanto tenemos mucha subida para hacer en bici.

JB: ¿Aquí qué tipo de trabajo se puede hacer?

LM: Yo aprovecho para hacer trabajo de fuerza, es una subida perfecta para ello. Tiene un porcentaje siempre constante, sobre el 5,5%, y casi todos los profesionales que vienen por aquí salen encantados de las posibilidades que tiene esta subida. Son en torno a 9 km y la verdad es que se trabaja bien. A ritmo es un puerto que se sube cómodo y, tanto por los miradores como por los Caracolillos, sus dos opciones, resulta asequible para todos los públicos. Nosotros lo vamos afrontando con cierta calma, que aún recuerdo en aquella concentración en Estepona cuando lo subimos yendo camino de Ronda.

LM: Pues prepárate porque vamos para allí.

JB: Hubiera sido mejor que me hubiese quedado en Ojén. Jajaja.

Risas aparte, seguimos avanzando poco a poco. Por suerte para mí estos dos se están portando e incluso en algún momento me atrevo a darles algún relevo. De la playa a la montaña implica que la temperatura comienza a ser un poco más fresca, aunque el día ha salido perfecto para que lo disfrutemos. Tras coronar Ojén descubrimos que prácticamente no hay bajada. Salvo un kilómetro, el resto, de camino a Monda, es el típico territorio de interior, y de ahí a Guaro, pueblo conocido por sus almendras, según apunta Maté. Llevamos ya algo más de 20 km y la cosa va bien. Este es un terreno en el que calentarse en exceso siempre pasa factura. Desde Guaro proseguimos camino hacia Tolox, cuyas aguas termales están muy solicitadas por gente con problemas de respiración, en especial extranjeros provenientes del norte de Europa, nos informa nuestro anfitrión.

El terreno comienza a cambiar y la carretera a picar hacia arriba, no mucho pero se va notando. Con este pueblo a la vista, nos desviamos en un cruce que nos dirige hacia Alozaina sin llegar a subir hasta sus calles. Justo en el cruce, enfrente hay una venta donde Luis suele hacer un alto durante los entrenamientos. “Este es un punto habitual de parada ciclista. Café, agua y torta de algarrobo”. Me lo apunto, esta torta la tengo que probar. Ya tengo excusa para volver. Atravesamos el puente sobre el río Grande y subimos a Alozaina. Vamos, que me llevan hacia Ronda de cabeza, pienso mientras seguimos en dirección Casarabonela por un terreno más complicado de constantes repechos. El escenario ha cambiado por completo en una zona con continuas curvas y contracurvas, vamos, un lugar perfecto para emboscadas.

LM: Yo tengo muy buen recuerdo de esta zona ya que, en mi primer año como profesional, que también fue mi primer día de competición, en la vuelta Andalucía ganó mi compañero de entrenamiento, el Malagueta. Yo decía, si gana este que entrena conmigo mañana gano yo. Fue un día de perros. Llovía, nevaba en Ojén… uno de los peores que yo recuerdo. El Malagueta se fue con otro en fuga y en el pelotón la cosa iba parada. Justo en este repecho atacó Lastras, perro viejo, y pese a no coger a la escapada nos metió tiempo al grupo y consiguió renta suficiente para llevarse la Vuelta a Andalucía de aquel año. Como ves, es una zona en la que si hace mal tiempo y está mojado el terreno es peligroso. Aquel año hubo muchas caídas y percances.

Nosotros hoy vamos con buen tiempo y entre historias y anécdotas los kilómetros van pasando con rapidez. Desde Casarabonela subimos el puerto de Los Martínez.

LM: Aquí tengo otra anécdota. Recuerdo un año que ganó la Vuelta Andalucía Rebellin y un coche tiro a Landaluce. Menudo lío. Es un puerto precioso. Más o menos 6 km también de pendiente constante.

Nosotros seguimos a nuestra marcheta. Mientras vayamos hablando la cosa va bien. Estamos sobre el kilómetro 55 de ruta y el ciclocomputador marca ya 1.300 metros de desnivel acumulado. Como veis, esto no es broma. La bajada es algo técnica. Continuamos en dirección a El Burgo.

LM: Aquí es donde nos separamos de la ruta que vamos a plantear como más corta. Quienes elijan esta versión del recorrido volverían por Yunquera en dirección a Alozaina, pasando entre medias el Puerto de las Abejas y desde ahí seguir hacia Marbella en sentido contrario a como hemos comenzado la ruta. Salen aproximadamente 125 km con un desnivel acumulado de unos 2.600 m.

Inicio Marbella
Distancia 174 km
Desnivel acumulado 3.167 m
Altitud mínima 6 m
Altitud máxima 1.060 m
Puertos Puerto de Ojén (533 m), Puerto de los Martínez (736 m), Puerto del Viento (1.190 m), Pujerra (769 m), Puerto del Madroño (1.039 m)

Inicio Marbella
Distancia 124 km
Desnivel acumulado 2.559 m
Altitud mínima 82 m
Altitud máxima 820 m
Puertos Puerto de Ojén (533 m), Puerto de los Martínez (736 m), Puerto de las Abejas (820 m)

Nosotros, sin embargo, vamos en dirección a Ronda por el puerto del Viento. Una subida escalonada que no tiene mayor dificultad si la miramos su conjunto. Los metros pasan y casi sin enterarnos llegamos a la parte final, “3 km un poco más exigentes”, nos advierte Luis. Desde aquí ya es ir bajando poco a poco hacia Ronda. Mira que es bonito este pueblo ¿Quién no conoce Ronda, aunque sea sólo de oídas? Turísticamente merece la pena la visita: El Tajo de Ronda, la plaza de toros más vieja de España, etc. La ruta no llega a entrar en el pueblo, pero nosotros vamos a hacer la excepción y, si se tercia, torta de algarrobo. Al menos un cafecito ya caerá. Por intentarlo que no quede.

He de decir que siempre que he pasado por Ronda, o bien entrenando o bien en carrera, he tenido algún tipo de problema. Recuerdo de aquellas concentraciones con la ONCE en El Bosque que este era territorio comanche y aún nos quedaba el puerto de las Palomas de regreso. Eran entrenos largos y de mucha acumulación donde si no estabas bien, como era mi caso, sufrías a más no poder. De todas formas, el episodio de mayor penuria lo soporté en esa zona durante la Vuelta a España 2002 en la etapa que paso por aquí y terminó en Ubrique. ¡Madre mía que calvario!

JB: De esta zona tengo el recuerdo del calor.

LM: Sí, aquí suele hacer mucho calor. Pero déjate, que en invierno también hace mucho, pero que mucho frio. Dejamos Ronda por la A397 para poner dirección a San Pedro de Alcántara y desde ahí seguir por la M7306 hacia Cartajima y posteriormente Júzcar.

LM: Júzcar es el pueblo pitufo.

JB: Jajaja.

LM: Que sí. Hace unos años hicieron el estreno de la película Los Pitufos y decidieron pintarlo de azul.

JB: Es verdad, esa historia ya la he oído yo.

LM: Pintado de azul, decorado, pitufos por todos los lados, turistas y más turistas. Así se ha quedado. Un atractivo turístico más dentro del valle del Genal. Con el tema han creado una economía superinteresante. Establecimientos, bares, hoteles, casas rurales, la verdad es que es bastante simpática la historia.

La verdad es que no nos ha dado tiempo a ver mucho pero también aquí prometo que volveré. La zona es una pasada, muy verde, con una vegetación a base de castaños y mucho helecho. Una maravilla. Desde Júzcar bajamos hasta el río Genal por lo que parece una pista forestal asfaltada y Luis Ángel ya me avisa “Esto lo asfaltaron hace aproximadamente 6 o 7 años. Prepárate que vienen tramos duros. Vamos a subir a Pujerra”. Sólo con el tono me vale y desde el inicio ya veo que la cosa pinta complicada. Lo damos todo, bueno, más bien lo doy, desde el primer metro. Un kilómetro inicial muy duro y otros dos un poco más llevaderos. Menudo regalito me han hecho estos dos. Este año la Coca-Cola en el Peyresourde se la voy a dar caliente. En Pujerra giramos a la derecha para salir al alto del Madroño y recuperar la carretera de Ronda a San Pedro de Alcántara. Ya sólo nos queda bajar hacia San Pedro y continuar por la costa para terminar en Marbella. La broma han sido 170 km y 3.380 m de desnivel acumulado.

JB: ¿Entrenas normalmente por aquí con grupeta?

LM: En invierno siempre hay corredores que viene a entrenar aquí y de todas formas con este -refiriéndose a Antonio Ortiz-, que me acompaña mucho, o con Malagueta que sale de vez en cuando, no me falta compañía.

JB: ¿Y en verano cómo se lleva aquí para entrenar?

LM: Pues mira, yo invito a todo el que quiera a que lo compruebe. Poder disfrutar de estas rutas, estas bondades, de puertos exigentes, en plena Costa del Sol, es un privilegio del que no todo el mundo puede sacar pecho. Salir de la costa y poder hacer recorridos de más de 4.000 metros de desnivel con la particularidad del buen clima todo el año no tiene precio. En verano igual. Si en Málaga tienen 35 ºC, aquí en la costa estamos a 28, es cierto también que en el interior hace más calor. La Costa del Sol se caracteriza por eso, pero vamos, el que piense que aquí en verano no se monta en bici está muy confundido. El turismo y el deporte, en este caso la bicicleta, no están en absoluto reñidos. Nuestro gran atractivo está aún sin explotar y es el ciclismo de disfrute. Lo tenemos todo para ello. En otras zonas ya lo han conseguido y nosotros tenemos muchos ingredientes para ser un referente en el cicloturismo. No hay muchos lugares donde poder hacer estos recorridos, de esta dureza y con este clima, durante todo el año. Subir en diciembre-enero el Puerto de los Reales en manga corta y con un chubasquero fino para bajar no es algo que se pueda hacer en muchos sitios.

JB: Desde luego que yo avalo tu tesis. Ahora que tengo el touroperador y estudio zonas para montar viajes y rutas está tiene todos los boletos para ser un referente. Habrá que empezar a venir desde ya mismo. Por cierto, otra cuestión. ¿Y el llano?

LM : Normalmente lo hacemos desde Estepona. Allí tienes todo el llano que necesites. Lo único que el tramo entre Marbella y San Pedro tiene algo más de tráfico.

Otra ruta que también toca el Valle del Genal, pero por otra vertiente

Son aproximadamente 160 km con más de 4.000 metros de desnivel acumulado. Una ruta muy, muy dura, muchos metros de desnivel en muy pocos kilómetros. Esta es una ruta que a mí me gusta mucho, la hago habitualmente. Al final es un entrenamiento muy exigente y a mí me encanta. Siempre que viene gente intento llevarles. Pasa por unos parajes impresionantes, a reseñar el tramo entre El Colmenar y Cortes de la Frontera. Una zona llamada la Buitrera por una pista forestal asfaltada dentro del parque Natural de los Alcornocales. Un paraíso. Como anécdota, este año íbamos entrenando, en invierno, por medio del bosque, el alcornocal más grande de Europa, y de repente un estruendo. Tres venados y dos de ellos saltaron sobre la carretera, por suerte, sin que pasase nada.

Inicio Estepona

Distancia 159 km

Desnivel acumulado 4.120 m

Altitud mínima 12 m

Altitud máxima 1.033 m

Puertos Puerto de Peñas Blancas (990 m), puerto del Espino (780 m)

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.