La recuperación tras el esfuerzo

Cuando haces la entrada triunfal en la línea de llegada o dejas aparcada la bicicleta en el cuarto trastero después de un entrenamiento, comienza a correr el cronómetro para una parte del entrenamiento que no se ve, pero que es fundamental.
Chema Arguedas | 29 / 07 / 2014 - 08:07
Votar
17 votos

En función de cómo actúes nutricionalmente en los minutos inmediatos y horas posteriores al ejercicio, podrán verse comprometidos los entrenamientos durante los próximos días. Si has subestimado unas pautas que son obligadas para completar un entrenamiento perfecto, cuando hayan transcurrido un par de días y estés intentando subir las pulsaciones o mover unos vatios determinados y compruebes que te cuesta un esfuerzo impropio poder alcanzarlos, es más que probable que detrás de tus esfuerzos en vano estén unas pautas de nutrición inadecuadas. Es el entrenamiento oscuro.

Muchos aluden a la supuesta complejidad del tema nutricional para hacer caso omiso de las recomendaciones, aunque es mucho más fácil de lo que te puedas imaginar. Otros argumentan: Sólo hace falta que además de irme por la mañana con la bicicleta, le diga que me haga pasta para comer. No estiremos la cuerda...
No es necesario que te esté esperando un plato de pasta o arroz encima de la mesa para comer lo correcto. Hay mucha más variedad de alimentos que cumplen los requisitos de recarga y que luego veremos.

El entrenamiento que hayas efectuado será el que marque las pautas a la hora de realizar una recuperación adecuada. De momento, deberás tener en cuenta que tanto si has ido muy deprisa como si has rodado contemplando el paisaje, los depósitos que mantienen los niveles de glucosa en sangre dependen de los depósitos hepáticos y muy posiblemente necesiten una recarga, si es que no quieres entrar en catabolismo y sean tus músculos los que abastezcan de glucosa a tu organismo. Y a partir de aquí, si quieres efectuar una recarga adecuada, debes dar prioridad a lo siguiente:
-Al índice glucémico de los carbohidratos que consumas.
-El momento de su consumo a la finalización del ejercicio.
-La cantidad ingerida.

¿Qué tipo de carbohidrátos debo consumir? Te lo contamos en la siguiente página

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.