Publicidad

Prueba: Casco Rudy Project Boost 01

Rudy Project apuesta por la búsqueda del máximo rendimiento aerodinámico con el Boost, que a pesar de su marcado corte aero garantiza una buena ventilación y un peso contenido.
Joaquín Calderón -
Prueba: Casco Rudy Project Boost 01
Pruebas de material

La ganancia aerodinámica ya no es asunto sólo de triatletas o la disciplina de contrarreloj y se ha convertido en un aspecto que cuidan tanto las marcas de bicis en sus modelos de ruta como las de accesorios en los cascos, zapatillas e incluso la ropa, donde estamos asistiendo a la aparición de avanzados tejidos que minimizan la resistencia al viento.

La introducción de modelos de cascos cerrados para arañar segundos cuando sopla el aire ya no es una tendencia, sino que todas las marcas avanzan en esa dirección sin olvidar dos aspectos fundamentales que marcan las compras de muchos usuarios: la ventilación y la ligereza. Con esas premisas nace el Boost 01, el primer casco de ruta aerodinámico de Rudy Project que descubrimos el año pasado en la feria Eurobike y que la última temporada han utilizado los corredores del equipo Wilier y, entre otros, el triatleta español Víctor del Corral. La marca italiana ha recurrido para el desarrollo de su nuevo modelo a los servicios de John Cobb, uno de los pioneros en la investigación de la influencia de la aerodinámica en el ciclismo -comenzó sus investigaciones en 1972 y algunos de los gurús como Gerard Vroomen y Phil White, de Cervélo, fueron sus alumnos a mediados de los 90- y que ya fue el responsable del desarrollo del Wing 57, el icónico casco de contrarreloj que ha servido como punto de partida para el Boost 01.

El túnel de viento de Pininfarina en Turín, de donde han salido alguno de los diseños más espectaculares de coches, sirvió como laboratorio de pruebas para un modelo que, según anuncia Rudy Project, mejora un 12% las cualidades aerodinámicas de los cascos habituales, lo que puede suponer, según las distintas pruebas simuladas, una reducción de 11 minutos y 50 segundos en un recorrido 150 kilómetros, de 5:18:41 a 5:06:51. El responsable fundamental de esta mejora es el diseño de la parte superior, que imita a una aleta de tiburón y que, según la marca, reconduce el viento lateral para convertirlo en una especie de efecto vela para impulsarnos -de hecho, de ahí viene el nombre del casco, Impulso en español-.

MUY BIEN VENTILADO

Además de mejorar sus cualidades aerodinámicas, el diseño elevado de la zona trasera permite colocar dos amplias aberturas horizontales en el centro del casco que garantizan una buena refrigeración, junto con los paneles laterales perforados y el doble canal central, que puede cubrirse con alguna de las dos tapas incluidas de serie: una completamente cerrada y otra con orificios con forma de rombo. Lo hemos probado en los inestables días de invierno, comprobando que con frío se comporta muy bien con la tapa completamente cerrada; mientras que en días calurosos nos ha gustado la buena circulación del aire desde el frontal pese a los, a priori, escasos 10 orificios. Sobre todo, gracias a una pequeña pieza de plástico colocada en el interior y que se convierte en una especie de barrera entre elcasco y las almohadillas frontales, permitiendo que se seque el sudor de la frente.

No hemos tenido problemas de roces con las patillas de las gafas -ni con su colocación en la parte superior, aunque quedan un poco abiertas-, mientras que es sencillo encontrar una posición cómoda de la retención occipital gracias a sus cinco posiciones de altura y a la ruedecilla de ajuste micrométrico. Sin embargo, sería mejor que estuviese disponible en tres tallas en vez de dos: S-M y L, ya que permitiría reducir su tamaño y mejoraría la estética en personas con cabezas pequeñas. Además de estar disponible en colores flúor, que mejoran la visibilidad del ciclista, añade un elemento de seguridad apreciable: una pegatina de identificación con un registro gratuito de un año en el sistema de emergencias ICEdot, lo que nos permitirá guardar nuestros datos médicos en la aplicación y que estos se puedan consultar en caso de accidente enviando un mensaje de texto con el código de la pegatina.  

RUDY PROJECT BOOST 01

Colores: Negro/blanco; blanco/negro; blanco/rojo; amarillo flúor

Peso: 278 gramos

Precio: 220 €

Opciones: Con visor integrado (275 €)

Incluye: Funda de tela, dos tapas frontales

Distribuidor: SportMed, 902 120 160

Página Web de Rudy Project

Te recomendamos

Un ligero dolor de cabeza puede ser síntoma de deshidratación. Un líquido isotónico e...

Polartec acaba de presentar su revolucionario tejido Delta, capaz de producir un efec...

Estuvimos en el Test The Best 2017 y les dimos a probar a los participantes San Migue...

Descubre las mejores rutas para pedalear durante este verano en un destino único...

Lo más importante después de un duro entrenamiento es una buena recuperación...

Un ranking con los 20 SUV con más espacio en el maletero, hasta para tu bicicleta...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.