Publicidad

Ciclocomputador Polar M460 (Prueba)

El M460 se posiciona como una de las mejores opciones en la gama media de ciclocomputadores: inmediata recepción de satélites, pendiente instantánea, integración de segmentos en vivo de Strava y todo aquello que podamos necesitar para registrar nuestros entrenamientos y hacer un buen seguimiento de los mismos.
Sergio Palomar - Joaquín Calderón / Fotos: Rafa Gómez -
Ciclocomputador Polar M460 (Prueba)

Hace dos años conocimos en una presentación en Alpe D’Huez el Polar M450, el ciclocomputador con el que Polar completaba una nueva gama de productos para nuestro deporte que había comenzado unos meses antes con el lanzamiento de un V650 que aún continua como tope de gama por sus avanzadas posibilidades de navegación con mapas en color. Ahora, la marca finlandesa sustituye el M450, con el que en estos dos años hemos registrado aproximadamente 15.000 km sin problemas reseñables de pérdidas de archivos ni de medición durante los ejercicios, por el M460, un modelo con un aspecto similar en el que ha implementado algunas mejoras tanto en su diseño como en cuanto a las funciones que ofrece.

Es evidente que la pantalla cuadrada de 3,5 x 3,5 cm y la carcasa de ambos modelos son exactamente iguales -de hecho, nuestras dos unidades pesan lo mismo, 51 gramos-, pero el nuevo M460 incorpora unos botones ligeramente más altos y con unas pequeñas estrías cuyo manejo es más intuitivo, lo que facilita la manipulación en ruta. Además, ha sufrido un cambio estético, ya que la marca finlandesa apuesta sólo por el color negro con detalles que imitan al carbono para la parte superior y la tapa trasera. Es cuestión de gustos y es cierto que la moda parece asociar estos colores con ciclistas competitivos; pero nos parece acertado porque era sencillo manchar la parte superior blanca del M450 cuando, por ejemplo, reanudábamos la ruta tras reparar un pinchazo.

Compite contra ti mismo

Aparte de estos mínimos cambios en cuanto a su diseño, las principales mejoras del M460 se encuentran en sus nuevas funcionalidades: integración de los segmentos en vivo de Strava; pendiente instantánea -hasta ahora era necesario un sensor de velocidad-; la posibilidad de visualizar los datos de potencia normalizada, el factor de intensidad y el Training Stress Score -la fórmula para cuantificar la carga de entrenamiento desarrollada por Allen y Coggan conocida con las siglas TSS-; y notificaciones de llamadas o mensajes al emparejarlo con el teléfono móvil.

Como en todos los productos de la gama de los finlandeses, es necesario familiarizarse con la plataforma Polar Flow para sincronizar el ciclocomputador a través del ordenador o el teléfono móvil. En la aplicación se almacenarán todos nuestros entrenamientos, podremos modificar los diferentes ajustes del producto, como la configuración de las pantallas -un máximo de ocho diferentes- y los datos que queremos que se muestren en cada una de ellas -hasta cuatro por pantalla-, y podremos conectar nuestra cuenta de Polar con las de Strava o TrainingPeaks para compartir de manera automática las sesiones. Para utilizar los segmentos en vivo de la popular red social es necesario, al igual que en otras marcas, disponer de una cuenta Premium -Polar ofrece 60 días de suscripción gratuita al adquirir un M460-. Al seleccionar como favorito un segmento en Strava, éste se sincronizará con la aplicación Polar Flow y cuando en nuestra ruta nos aproximemos al segmento se activará una pantalla especial. Primero, nos avisará los metros que restan hasta el inicio; después se mostrarán cuatro datos: ventaja o desventaja respecto a nuestro récord personal; distancia hasta el final del tramo; pulsaciones y velocidad. Al finalizarlo, nos indicará el tiempo que hemos tardado y si hemos superado o no nuestro mejor registro. Esta función, que a los que no utilicen Strava les parecerá poco útil, nos ha resultado de gran ayuda en marchas y carreras donde no conocíamos el recorrido para saber dónde finalizan los tramos de ascensión.

Para los que utilicen potenciómetro, estos nuevos datos de potencia normalizada, IF y TSS serán de utilidad para los familiarizados con TrainingPeaks, aunque son métricas que tienen utilidad real para el análisis posterior al entrenamiento. Hemos probado estas funciones emparejándolo a través de Bluetooth con un potenciómetro Stages de medición de pierna izquierda, ofreciendo datos sin picos extraños -en la web de Polar puedes consultar su compatibilidad con los potenciómetros que existen en el mercado-.

Como en el M450, lo que más nos ha gustado es su rápida recepción de satélites, prácticamente instantánea incluso en movimiento; aunque nos hubiese gustado que este rediseño incluyese una pantalla más grande para disponer de más datos y, puestos a pedir, alguna función más avanzada de navegación. De cualquier manera, el M460 sigue siendo una de las mejores opciones en la gama media porque ofrece, en un tamaño reducido y con un precio relativamente ajustado, todo lo que necesitamos para registrar nuestros entrenamientos y visualizarlos después en la completa aplicación multisoporte Polar Flow.  

Polar M460

Peso: 51 gramos

Precio: 180 € -230 € con cinta de pulsómetro H7-

Colores: Negro con detalles en carbono

Incluye: soporte de instalación con gomas.

Distribuidor: Polar Electro Ibérica S.A., 902 64 64 93

Página Web de Polar

Te recomendamos

Cuando los días se acortan, las horas de luz se reducen y el índice del termómetro de...

El próximo 10 de diciembre tienes una cita con el último reto ciclista del año en la ...

Reserva el primer fin de semana de diciembre de 2017 para asistir al a este evento ci...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.