Publicidad

Marketing

El balance de víctimas mortales esta semana santa ha sido más negativo de lo que se esperaba. 35 fallecidos, trascendiendo el dramático fallecimiento de varios ciclistas, entre los que se encuentra la triatleta Cecilia Rodríguez.
Alfonso Triviño -
Marketing

El balance de víctimas mortales esta semana santa ha sido más negativo de lo que se esperaba. 35 fallecidos, trascendiendo el dramático fallecimiento de varios ciclistas, entre los que se encuentra la triatleta Cecilia Rodríguez.
Contrasta este dato con el marketing de la DGT, la cual a bombo y platillo el día 10 de abril anunciaba una campaña de control masivo en las carreteras secundarias, que recogen la mayoría de la siniestralidad.

Seguí presentó al inicio de la campaña en rueda de prensa el dispositivo especial de Tráfico esta Semana Santa, un período en el que se prevén 12,5 millones de desplazamientos, la cifra más baja desde 2005. Para justificar el notable incremento de fallecidos, a posteriori, y pensando que nadie se iba a acordar de sus declaraciones al inicio de la campaña, llegó a contradecirse en otra rueda de prensa al final de la campaña afirmando que durante este periodo vacacional "se han registrado 12.900.000 desplazamientos (frente a los 12,5 millones previstos inicialmente) y que éstos representan un millón más que los que se contabilizaron el año anterior". Así que ese baile de cifras demuestra que no nos podemos fiar de lo que nos cuente porque dependiendo de su conveniencia manipulará las cifras según convenga a su marketing personal.



Y sin embargo la siniestralidad ha crecido, a pesar de las confusiones sobre el incremento de desplazamientos. En cualquier caso este incemento de fallecidos es muy superior al de desplazamientos.
Y es que por mucho que se salga en los medios, las campañas no valen para nada si no se mantienen en el tiempo. Se machaca con el cinturón, el casco, las sillitas de los niños, pero no se explica que no se puede adelantar a un ciclista a menos de metro y medio, y que se puede pisar la raya continua en ausencia de peligro al adelantarnos, pero jamás hacer la maniobra sin las garantías de seguridad; que se ha de disminuir la velocidad cuando te encuentres con ciclistas, o que somos una unidad móvil y no se puede cortar nuestra trayectoria. Por no incidir, ni se incide en que está terminantemente prohibido adelantar cuando de frente viene ciclistas.
Según el estudio de Ponle Freno, hay una gran mayoría de conductores que desconocen estas esenciales normas, y de eso tiene la culpa la DGT.
Sigamos. Según parece, nuestra compañera Cecilia falleció por un choque frontal en plena recta causado por un señor mayor que al parecer pudo dormirse al volante y salirse al carril contrario. No será la primera vez que incidimos por activa y por pasiva, incluso en informe ante el Consejo Superior de Tráfico, que los psicotécnicos no están bien diseñados ni impiden a los que no están en condiciones de conducir ponerse al volante. Y así nos va. ¿Quién no ha visto un conductor mórbido al volante que no tiene ni fuerzas para bajarse del vehículo? ¿O aquel que es incapaz de girar la cabeza ante una maniobra temeraria en la que nos ha puesto en serio peligro mientras con sus gafas de culo de vaso se aferra al volante con una imagen que parece sacada de otra dimensión? ¿O aquel joven chulito agresivo circulando en cochecillo rapidillo negro que acosa, insulta y trata de sacarnos de la carretera por el hecho de estar delante de él circulando a una velocidad inferior? Evidentemente la prueba psicológica de agresividad o psicopatía brilla por su ausencia cuando renovó el carné o le aprobaron el psicotécnico.
Sin embargo sí que se hace caso a las aseguradoras en las reformas legales. Ese terrorífico Lobby recuerda a las multinacionales afincadas en África, que para explotar los recursos de ese continente corrompen a dictadorzuelos gobernantes que mantienen en "economía de subsistencia" a las poblaciones para llevárselo crudo y que la gente no tenga herramientas para salir del hoyo. Ese es exactamente su sistema: imponer cargas al ciclista, arrinconarle, obligarle a llevar casco, a ponérselo imposible, que coja miedo y no se anime a invadir la calzada. A mentalizar a la población de que somos un peligro y un estorbo. Y si hay accidente, que la normativa se ponga del lado del fuerte, del que tiene la sartén por el mango. Eso es exactamente la "economía de subsistencia ciclista".
Faltan infraestructuras planificadas, al contrario de lo que ocurre en la Europa civilizada, que ha decidido promocionar la bici, segregar dignos carriles-bici y favorecer el uso de la bicicleta. Aquí no, aquí somos un problema, y la solución es tenernos marginados, reprimidos y con diseño infraestructuras exclusivamente diseñadas para vehículos rápidos. Ordenanzas municipales como la de Sevilla que impiden circular al ciclista por la calzada de una ciudad plana, o como la de Madrid, que obliga a los ciclistas a ir por el carril derecho soportando un tráfico en absoluto calmado, mientras que las aceras-bici son ocupadas por los transeúntes impunemente.

De que el Lobby de las aseguradoras está detrás a mi no me queda la menor duda. Como ejemplo transcribo una pregunta que le hacen a María Seguí en la revista de la Fundación Avata de ayuda al accidentado, y su respuesta:
¿Qué opinión le merece la propuesta de reformar el Código Penal por el que se pretende despenalizar las faltas contra las personas?

Respuesta: "Entendemos que la situación en el Ministerio de Justicia justifica cambios estructurales como este y trabajaremos para facilitar la integración hacia un sistema más eficiente, donde la justicia se mantenga".
Eso se llama “larga cambiada” y denota falta de interés en tratar de parar esa inicua reforma del Código Penal que deja a los pies de los caballos a las víctimas.
Ante la pregunta del la Fundación de por qué la DGT no sanciona a las Administraciones que incumplen las normas relacionadas con infraestructuras, responde: "Buena pregunta, no está contemplado en la legislación actual".
¿Vosotros creéis que la DGT no tiene capacidad de mover ese sistema si hay voluntad para ello?

Lo dicho, se pone al lado del que manda. O del poderoso

Por cierto, en la nueva ley de seguridad vial, a partir de ahora cuando un animal salvaje provoque un accidente, dejará de ser responsable de indemnizar el titular de la vía o el dueño del coto o de su explotación. Antes lo eran, ahora ya no. ¿A quién beneficia?
A unas compañías que se van a ahorrar una pasta en las indemnizaciones a las que ya no tienen que hacer frente.
Por eso la DGT no puede sacar pecho ni ir de modélica y digna su Directora. Por mucho que diga, es pudo marketing.

Te recomendamos

Cuando los días se acortan, las horas de luz se reducen y el índice del termómetro de...

El próximo 10 de diciembre tienes una cita con el último reto ciclista del año en la ...

Reserva el primer fin de semana de diciembre de 2017 para asistir al a este evento ci...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.