Publicidad

Momentos críticos

Disculpadme si llevo bastante tiempo sin abrir un hilo. Han sido unos meses muy duros para nosotros, porque la situación a día de hoy es crítica desde todos los puntos de vista, y precisamente por lo delicado de las negociaciones hemos tenido que ir con pies de plomo, pero me estoy temiendo que nuevamente somos objeto de un trato por parte de los poderes públicos francamente mejorable.
Alfonso Triviño -
Momentos críticos

Disculpadme si llevo bastante tiempo sin abrir un hilo. Han sido unos meses muy duros para nosotros, porque la situación a día de hoy es crítica desde todos los puntos de vista, y precisamente por lo delicado de las negociaciones hemos tenido que ir con pies de plomo, pero me estoy temiendo que nuevamente somos objeto de un trato por parte de los poderes públicos francamente mejorable.
En mi último hilo os transmití fielmente lo hablado en la última reunión del GT-44 donde solicitamos la creación de una unidad especializada de guardias civiles ciclistas con los aparatos precisos de medición instalados en las bicis para poder sancionar a quienes adelantaran a menos de metro y medio, algo que en principio pareció buena idea al responsable de Normativa, y que estudiarían posibilidades de implantación. Pero tiempo faltó para que un twiter de la DGT desautorizara la información de mi blog, y es que todo tiene su explicación, pues recibieron no pocos correos y mensajes de todo tipo en contra de la implantación de esta medida, por supuesto, por la oposición de colectivos de conductores, moteros… por lo que se acabó lo que se daba. Así funciona el sistema.
Por otro lado se creó en el Congreso el Grupo Interparlamentario de la Bicicleta con representación de diputados de todos los partidos con el fin de coordinar y lanzar medidas por-bici desde la iniciativa parlamentaria. El día en que echó a andar el Grupo estuvimos presentes los miembros de la Mesa Nacional de la Bicicleta pudiendo participar activamente en la discusión de los puntos del orden del día.
En un momento determinado expuse nuestra preocupación por el texto del Proyecto de Reforma del Código Penal por el cual despenalizaban los supuestos más frecuentes de imprudencia que causan víctimas lesionadas o fallecidas, haciendo ver a Sus Señorías el desatino de un texto que perjudicaba gravemente a las víctimas obligándolas a litigar por la vía civil, mucho más costosa y con infinitas menos garantías de objetividad e imparcialidad en la obtención de las pruebas. Uno de los diputados se comprometió a meter en el Senado unas enmiendas que corrigieran esa situación para intentar luego llegar a un acuerdo con el Grupo Parlamentario Popular… pero al final se acaba de aprobar definitivamente el Código Penal por los únicos votos de los diputados del PP y despenalizando los supuestos más frecuentes de imprudencia, por lo que todo ese esfuerzo ha quedado en nada. Lo dramático es que los diputados del PP con los que he hablado en privado reconocen que la norma tiene efectos adversos, pero que quien decide es el Ministerio de Justicia y ellos están atados de pies y manos. O sea, el mundo al revés, quienes elegimos para hacer leyes se pliegan ante las directrices del poder ejecutivo dirigido por oscuros personajes encerrados en ministerios y que me temo que siguen el dictado de poderosos grupos de presión.
Por no hablar del Reglamento General de Circulación, pendiente de aprobación en Consejo de Ministros, cuyo texto desconocemos todos (Diputados, alcaldes, representantes de ciclistas…) pero cuya rumorología apunta a que va a ser colado de improviso cuando menos lo esperemos y con no pocos recortes de actuales derechos de los ciclistas, a ver si así nos quedamos en casa, que somos un estorbo para la fluidez del tráfico y un hándicap para la necesaria recuperación económica y la competitividad, según ha manifestado con palabras más menos similares el Consejo de Estado en su informe oponiéndose a nuestras alegaciones formuladas a través del GT-44. Por encontrarnos enemigos, nos hemos encontrado incluso con una Mutua Motera muy virulenta contra los ciclistas, pues debemos ser un estorbo para algunos de sus compañeros al no poder tumbar en curvas como ellos quisieran y su adrenalina les demanda cuando coinciden con ciclistas en las mismas carreteras, y es que no es agradable compartir el espacio con nosotros. Y que presuman de que cumplen escrupulosamente las normas y nosotros nos saltamos semáforos (eso dijeron públicamente en la última reunión del GT-44) a mi me causa perplejidad.
Esa es la situación. Tomaremos medidas una vez vayamos conociendo desenlaces de asuntos pendientes, porque todas las negociaciones previas no están dando fruto. Hemos optado por la prudencia y la discreción, pero aventuro algo: vamos a tener que negociar con otras fuerzas políticas para tumbar en la próxima legislatura medidas legales que están aprobándose sin consenso y por la fuerza. Ellos se lo han buscado. Y lo siento por las personas de buena fe que existen pero que tienen por encima a alguien que decide por ellos, que ha sido en definitiva lo que causa al ciudadano una sensación de dictadura y de democracia enferma y corrupta.

Te recomendamos

Cuando los días se acortan, las horas de luz se reducen y el índice del termómetro de...

El próximo 10 de diciembre tienes una cita con el último reto ciclista del año en la ...

Reserva el primer fin de semana de diciembre de 2017 para asistir al a este evento ci...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.