Publicidad

Práctico - Desarrollos

“¿Qué pongo para subir el Marie Blanque?”, “Me quedé sin desarrollo bajando el puerto”, “Se va más rápido con el plato grande” Son frases típicas sobre un tema que aún genera muchas dudas y mitos entre los practicantes de este deporte.
Sergio Palomar / Fotos: www.ojodepezfotografos.com -
Práctico - Desarrollos
Aprovecha tus fuerzas con el plato y piñón adecuados.

Parece mentira que un tema aparentemente esencial en la práctica de este deporte como son los desarrollos de nuestra bicicleta aún sea fuente de tantos comentarios en el seno de las grupetas, en muchas ocasiones desvelando un gran desconocimiento. Con este artículo os vamos a intentar aclarar los conceptos que atañen a algo a priori tan simple como elegir la combinación de plato y piñón más adecuada a cada momento.

¿Qué es eso de desarrollo?

Tener los conceptos claros es vital para entender este tema. La función de los platos y piñones no es otra que desmultiplicar el giro de las bielas para adaptar el movimiento generado en la rueda trasera al terreno por el que circulamos. Al tener los dientes del plato y piñón un paso constante, podemos utilizarlos para calcular la relación entre ambos simplemente dividiendo el número de dientes del plato entre los del piñón. Si la cifra resultante la multiplicamos por la circunferencia de la rueda -la misma cifra que metemos en el cuentakilómetros- obtenemos los metros que avanzamos con cada pedalada, lo que se conoce como desarrollo. Aquí es donde viene el kit de la cuestión. Cuantos más metros tengamos que mover la bici con cada pedalada más esfuerzo tendremos que hacer y al contrario si con cada pedalada movemos pocos metros, le resultará muy fácil a nuestras piernas, pero avanzaremos menos.

Tener los conceptos claros es vital para entender este tema. La función de los platos y piñones no es otra que desmultiplicar el giro de las bielas para adaptar el movimiento generado en la rueda trasera al terreno por el que circulamos. Al tener los dientes del plato y piñón un paso constante, podemos utilizarlos para calcular la relación entre ambos simplemente dividiendo el número de dientes del plato entre los del piñón. Si la cifra resultante la multiplicamos por la circunferencia de la rueda -la misma cifra que metemos en el cuentakilómetros- obtenemos los metros que avanzamos con cada pedalada, lo que se conoce como desarrollo. Aquí es donde viene el kit de la cuestión. Cuantos más metros tengamos que mover la bici con cada pedalada más esfuerzo tendremos que hacer y al contrario si con cada pedalada movemos pocos metros, le resultará muy fácil a nuestras piernas, pero avanzaremos menos.

Publicidad

Normalmente para expresar un determinado desarrollo no se hace referencia a los metros por pedalada avanzados sino que simplemente nos referimos a la combinación engranada en ese momento: 53x11, 39x19, etc. Un simple vistazo a la fórmula nos permite inferir que platos grandes y piñones pequeños van a proporcionar desarrollos largos mientras que disminuir el tamaño del plato y aumentar el piñón acorta el desarrollo. Lo importante es que conociendo las diferentes coronas que tenemos en el casete, los platos que montan nuestras bielas podremos, según nuestra experiencia previa, saber cuáles son nuestras necesidades.

Combinación ideal

Publicidad

A la hora de enfrentarse a unas vacaciones subiendo grandes puertos o una dura marcha a muchos les surge la duda ¿llevo suficiente? El mejor consejo en estos casos es que ante la duda, mejor que sobre a que falte. La generalización de los casetes con 11 coronas eliminado uno de los problemas del pasado permitiéndonos contar con combinaciones para casi todos los terrenos a costa de unos saltos intermedios mayores. El parámetro que define si podemos o no con un determinado desarrollo es la cadencia, poder moverlo ya que pedalear a menos de 60 pedaladas por minuto además de un desperdicio de fuerza se convierte en algo potencialmente lesivo. Como conocemos los metros que avanzamos con cada pedalada, también podemos saber los metros que avanzamos en cada minuto a una determinada frecuencia de pedaleo. De aquí podemos obtener los metros que avanzamos en una hora que si los convertimos en kilómetros nos permiten conocer a qué velocidad vamos con un determinado desarrollo y a una cierta cadencia. Sabiendo a qué velocidad somos capaces de ascender no es difícil elegir las combinaciones más adecuadas que nos permitan mantener la suficiente agilidad de pedaleo. Ya sólo nos queda consultar las diferentes posibilidades de platos y piñones que nos ofrecen las marcas para montar lo que más se adapta al terreno en el que nos movemos principalmente o lo que necesitamos para ese viaje que estamos preparando.

Desmontando mitos - Verdades y mentiras sobre los desarrollos

Los tiempos en los que apenas había 5 piñones, los nuevos platos compact y no tener claro el concepto de desarrollo han generado multitud de leyendas urbanas. Estos son algunos de los comentarios más habituales:

- Con el plato grande se va más deprisa. La velocidad a la que vamos la marcan el desarrollo elegido y la cadencia. Si vemos la tabla, es posible conseguir el mismo avance con una combinación que incluya el plato pequeño y piñones más bajos, aparte que aumentando la cadencia también se eleva la velocidad.

- Los primeros kilómetros de la temporada con plato pequeño. Otra creencia de los tiempos en los que sólo se llevaban 5 o 6 piñones. Si vamos con plato pequeño pero luego bajamos dientes estaremos llevando el mismo desarrollo que con piñones más grandes y el plato superior, en muchos casos a costa de llevar la cadena atravesada, lo que incrementa el desgaste de la transmisión.

- Con un 50 te quedas sin desarrollo en las bajadas. Nuevamente la tabla que acompaña este artículo viene a desmentir esta leyenda que acompaña a los platos compact. Un 50x11 nos permite, a 90 pedaladas por minuto, rodar a 50 km/h. En los descensos es fácil subir hasta 100 p/m, con lo que alcanzamos sin problema 56 km/h. Salvo que estés en competición es difícil necesitar más.

- Con platos compact se lleva más cadencia. De nuevo una creencia infundada ya que los ciclistas tendemos a pedalear a la frecuencia que nos encontramos más cómodos. Con los desarrollos más suaves del compact buscaremos piñones más bajos para lograr ese objetivo.

- Hay mucho salto de desarrollo entre los platos compact. Cierto que la mayor diferencia entre un 50/34 o un 52/36 se nota más al cambiar de plato, pero también es cierto que seguimos pudiendo compensarlo subiendo o bajando uno o dos piñones, mientras que esa mayor diferencia hace que se repitan menos desarrollos que con platos más próximos.

Tabla de desarrollos

Publicidad

Publicidad
Te recomendamos

Cómo lograr una correcta hidratación deportiva...

Un ligero dolor de cabeza puede ser síntoma de deshidratación. Un líquido isotónico e...

Polartec acaba de presentar su revolucionario tejido Delta, capaz de producir un efec...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.