Focus Culebro SL 2.0

La bicicleta más básica de Focus no defraudará a aquellos que se quieran iniciar en el ciclismo de carretera con intenciones puramente deportivas y sin hacer un gran desembolso.
Sergio Palomar - José Vicente Gisbert -
Focus Culebro SL 2.0
Focus Culebro SL 2.0

Puede que sea una bici de gama baja y con cuadro de aluminio pero, teniendo esto claro, las sensaciones que ofrece son muy deportivas y no defraudará a los noveles más exigentes. Este carácter radica en su cuadro de aluminio triconificado, con gruesos tubos de dirección y diagonal que aseguran una alta rigidez y su horquilla completa de carbono, siendo capaz de admitir un grupo superior al que lleva. Gracias a sus formas y decoración -aunque las calcas dejan que desear en su colocación- su imagen es sobria y elegante dando aspecto de bicicleta de gama superior. Además cuenta con detalles de calidad como los tensores de cambio en las fundas, las soldaduras pulidas o el cierre del sillín aligerado. Los periféricos de aluminio, de la propia marca, aportan rigidez y estética, aunque son algo pesados. Destacar la forma del manillar compact, a la vieja escuela, con una curva que no se mantiene vertical sino que se abre hacia el exterior en su parte inferior. Un toque de clase que puede gustar o no. Viene montada con Shimano 105 salvo las bielas, unas FSA Gossamer, y frenos, de la casa pero de calidad. Las ruedas, también de la casa, son pesadas y rígidas lo que resta dinamismo y confort al conjunto y, aunque fiables, sería lo primero a sustituir si queremos mejorar el rendimiento de la bici.

Espíritu deportivo

Ya en la carretera, su gran rigidez y su geometría equilibrada, muy similar a la de sus hermanas mayores, te permiten ir rápido y seguro, sintiéndose más ligera de lo que pueda parecer. Su amplio espacio superior, su ángulo de sillín y la firmeza de su pedalier te permiten rodar a bloque sin contemplaciones. Al esprintar se muestra firme, acusando sólo el exceso de peso, sobre todo en ruedas. Subiendo es cómoda y no se retuerce cuando te pones de pie balanceándola y sus desarrollos (50/34 y 11-28) te dejan ir con calma cuando quieras, aunque el peso se nota, sobre todo en los cambios de ritmo. Bajando es ágil y traza las curvas con precisión, enlazándolas fácilmente, sin vacilaciones y sin sentirse nerviosa o inestable. Deportiva pero fácil de dominar. El lado negativo, además del peso, es su escasa absorción de impactos y vibraciones al rodar por asfaltos rugosos y rotos, lo que la hace incómoda. Otras ruedas y una tija de carbono suavizarían las cosas. En definitiva, una bicicleta que se aleja de la idea apacible que se asocia al término iniciación, mostrando un carácter deportivo que hará las delicias de aquellos neófitos que se quieran exprimir.

Positivo:

- Rigidez del cuadro.

- Comportamiento deportivo.

- Estética elegante.

Negativo:

- Peso elevado.

- Escaso confort de marcha.

- Ruedas.

Geometría:

Talla M

Tubo del sillín: 540

Tubo superior: 550

Ángulo de dirección: 73.5º

Ángulo de sillín: 73.5º

Longitud de vainas: 408

Tubo de dirección: 135

Distancia entre ejes: 976

Stack: 540

Reach: 390

Ficha técnica:

Cuadro/Horquilla: Race 2.0 Alloy Triple Butted / Focus Cayo Evo Carbon.

Grupo: Shimano 105. Bielas FSA Gossamer. Frenos Concept EX.

Ruedas: Concept EX.

Componentes: Concept EX. 

Peso: 8,960 kg (sin pedales)

Precio: 1.049 €

Página Web de Focus

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...