Prueba: Bianchi Specialissima

Asociar las palabras Bianchi y competición resulta inevitable. Una esencia que queda plasmada en el maquinón que nos ha llegado desde Italia. Una de esas máquinas que todo amante de las bicis desearía tener en su poder.
Sergio Palomar - Fotografía: wwww.cesarlloreda.com -
Prueba: Bianchi Specialissima
Pruebas de bicis

Conviene dejar las cosas claras desde el comienzo con esta bici. Esta es una bici de competición pura y dura. Exigente para el ciclista, extremadamente ágil en su conducción, rígida para aprovechar toda la fuerza que aplican las piernas y con un montaje de puro escándalo que lamentablemente nos obligará a tener una economía muy saneada si queremos disfrutar sus encantos, que son muchos.

La hemos empleado principalmente en terreno de media montaña, el test fuerte, en concreto, fue la Ruta de los Castillos de Ayora, dura marcha cicloturista en la que dispusimos de todos los terrenos: llano; subidas de grandes pendientes o tendidas; bajadas rápidas por carretera perfecta o ratoneras con asfalto roto; y zonas de repechos, además de entrenamientos por nuestro territorio habitual. En todas las situaciones nos ha dejado bien claro que se trata de una bici que pide más a cada pedalada y en la que muchas veces te olvidas de que llevas plato pequeño, salvo cuando la rampa es de tal entidad que ya no tienes más piñones.

DESCUBRE EN NUESTRA GALERÍA DE FOTOS TODOS LOS DETALLES DE LA BIANCHI SPECIALISSIMA

Como decimos, la hemos utilizado en salidas de incluso más de seis horas, algo que en la mayoría de bicis tan específicas de competición supone, por la gran rigidez del cuadro y la posición agresiva, sufrir molestias en mayor o menor medida. Sin embargo, los italianos han sabido extrapolar el sistema de absorción Countervail que adoptaron para su gran fondo Infinito CV. Resulta realmente efectivo a la hora de cancelar las vibraciones de alta frecuencia que suben de la carretera, lo que es de agradecer en una bici tan agresiva como la Specialissima. Ligereza, rigidez, una absorción razonable, montaje de ensueño con lo mejor de Campagnolo y ese color celeste que la hace reconocible a primera vista convierten a la última creación de Bianchi en una de esas máquinas que todo amante de las bicis desearía tener en su garaje.

ESCALADORA NATA

La ligereza es clave en una bici ideada para mostrar su mejor versión en los ascensos. Por ello Bianchi ha puesto lo mejor de sí en el cuadro de la Specialissima dejando la báscula, en talla 55, en tan sólo 780 g según los datos que declara la marca. Para lograrlo se cuidan todos los aspectos con detalles como las minimalistas punteras de carbono. Sorprende el intachable nivel de rigidez que se percibe en marcha, especialmente cuando la retorcemos en pendientes de gran porcentaje o sprints, y que mantiene el aplomo a altas velocidades, algo complicado en bicis ultraligeras. Es importante mencionar que esta rigidez se alcanza manteniendo una sección de tubos muy contenida, lo que sin duda habla muy bien de la calidad del material empleado y el mimo prestado en el proceso de laminado. Aunque no solemos juzgar la estética, cabe destacar el espléndido trabajo de decoración en el que los logos y detalles son pintados minuciosamente a mano encima del celeste que hace de base.

BAJO CONTROL

En su gran fondo, Infinito CV, Bianchi introdujo la tecnología Countervail. Se trata de un sistema de cancelación de las vibraciones que provienen de la carretera desarrollado por la NASA para aplicaciones aeroespaciales. Para ello se introduce entre las capas de carbono un material viscoelástico encargado de disipar hasta un 80 % de estas vibraciones. En carreteras rugosas se deja notar y tras varias horas sobre la bici no hemos sufrido ningún tipo de adormecimiento, algo habitual en otros modelos de un corte tan radical como el de la Specialissima. Sin embargo, el sistema Countervail tiene una eficacia limitada ante impactos. Al coger baches la respuesta es bastante seca, por otra parte, como corresponde a un modelo de estas características. Sin embargo, es capaz de mantener la línea perfectamente en bajadas bacheadas, como pudimos comprobar en los puertos de la marcha de Ayora, gracias a la absorción lograda con el aplanado de la parte final de las vainas.

PATA NEGRA

A pesar de que la presencia de los grupos italianos sea reducida en las bicis de serie actuales, siempre es un placer encontrarnos con un Super Record, más si cabe, si se trata de la versión electrónica EPS. Como en todo grupo electrónico, el funcionamiento es intachable pero sin perder la esencia de los grupos de la firma de Vicenza con ese tacto seco y definido. Hemos echado de menos contar con las nuevas centralitas V3 que permiten una total configuración del grupo mediante una aplicación para móvil. La V2 que equipa la Specialissima sí cuenta con batería interna, ubicada en la parte inferior del tubo del sillín y anclada a los orificios del portabidón. Esto obliga a emplear unas tuercas específicas si queremos fijar uno. Un tercer orificio, en la base del tubo diagonal, sirve para albergar el conector de carga. Se completa el muestrario de Campagnolo con unas fabulosas Bora Ultra en versión tubular y perfil de 35 mm. Ligereza y excelente rigidez a partes iguales para un pilotaje sumamente preciso.

100% ITALIANA

Las firmas italianas siguen presentes también entre los componentes. Bianchi se ha decantado por la demostrada solvencia de FSA, que aporta manillar, tija y potencia en su nivel K-Force. El manillar es uno de nuestros favoritos por sus reducidas cotas de alcance y caída, además del detalle de prolongar hacia atrás el extremo inferior. De hecho, en FSA fueron los impulsores de los manillares de cotas compact ahora tan habituales. También italianos son el sillín, un Selle San Marco Aspide en versión Superleggera, que no nos ha resultado incómodo a pesar de su aspecto minimalista y de tratarse de la opción estrecha de las dos disponibles; y los tubulares, firmados por Vittoria con sus afamados Corsa CX, que ofrecen una confianza plena en los descensos. Un montaje que dota de unas prestaciones de ultimísima generación a la montura más deportiva de Bianchi.

GEOMETRÍA

Siendo una bici de comportamiento tan agresivo, sorprenden ciertas concesiones en sus medidas, que son precisamente las que nos dan la explicación de por qué no es un potro desbocado. Unos milímetros más de vainas que lo habitual y mayor longitud entre ejes, obtenida con un punto más de avance de la horquilla, son variaciones sutiles sobre la geometría estándar de competición, pero que le conceden un extra de aplomo cuando la velocidad se eleva sin por ello perder la extraordinaria agilidad que muestra en zonas reviradas. Como buena competidora, la dirección es baja, aunque sin llegar al extremo de ser sólo apta para portentos físicos, y el puesto de conducción permite al ciclista estirarse y adoptar una posición puramente deportiva que incita a la velocidad. 

EL JUICIO

Nos encanta toparnos con bicis como la Specialissima. La última creación de Bianchi destila clasicismo por los cuatro costados. Sin extrañas formas aerodinámicas ni diseños vanguardistas. Simplemente han hecho lo que bordan desde hace 130 años. Una bici de competición eficiente, ligera y rígida. Un problema para los departamentos de marketing, que se quedan sin un montón de siglas que poder vender como innovación, pero una bendición para quien busca una bicicleta que sume en la carretera. Aparte, Bianchi no necesita de artificios para ser una bici anhelada. Ese color celeste supone por sí solo un sello de clase que hace girar muchas cabezas, como hemos podido comprobar durante la prueba por los muchos que se acercaban a preguntarnos por ella. Si encima lo acompañas con un funcionamiento de primera y un montaje exquisito, poco más podemos pedir a una auténtica bici de ensueño.

BIANCHI SPECIALISSIMA

- Cuadro: Specialissima super light carbon Countervail

- Horquilla: Bianchi Full Carbon Countervail

- Tallas: 47, 50, 53, 55, 57, 59, 61

- Colores: Celeste flúor, negro

Transmisión

- Bielas: Campagnolo Super Record 50/34

- Desviador: Campagnolo Super Record EPS

- Cambio: Campagnolo Super Record EPS

- Mandos: Campagnolo Super Record EPS

- Cadena: Campagnolo Record

Ruedas

- Ruedas: Campagnolo Bora Ultra 35 Dark

- Casete: Campagnolo Record 11-25

- Tubulares: Vittoria Corsa CX 700x23c

- Frenos: Campagnolo Super Record

Componentes

- Manillar: FSA K-Force Compact

- Potencia: FSA OS 99

-Tija: FSA K-Force

- Sillín: Selle San Marco Aspide Superleggera Open

Cifras

- Peso total: 6,160 kg (sin pedales, con portabidón Elite Canibal Carbon)

- Precio: 14.069 €

- Distribuidor: David Frehner, frehner@bianchi.com

- Página web de Bianchi

Galería relacionada

Prueba: Bianchi Specialissima

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...