Comparativa: Canyon Aeroad CF SLX Vs Canyon Endurace CF

Exprimimos dos bicicletas que se sitúan en las antípodas ciclistas. La Aeroad, una bici de pura competición, y la Endurace, una máquina ideada para devorar kilómetros.
Sergio Palomar - Fotografía: wwww.ojodepezfotografos.com -
Comparativa: Canyon Aeroad CF SLX Vs Canyon Endurace CF
Pruebas de bicicletas

Entre los conceptos tan manoseados de cicloturista y ciclista deportivo hay un océano de matices, por lo que en muchas ocasiones al futuro comprador le surgen un mar de dudas a la hora de adquirir su nueva máquina, sin llegar a tener claro qué es lo que realmente necesita. Incluso nosotros mismos a veces nos ponemos en ese hipotético caso y no sabríamos con qué bici quedarnos. Lo que también es cierto es que tener las cosas claras y no andar con medias tintas es una garantía para maximizar las cualidades de cada estilo de bici.

Esto lo hemos podido comprobar con nuestras invitadas, que se sitúan en las antípodas ciclistas. Por un lado la Aeroad, una bici no apta para todos los públicos por su posición radical, su agilidad de manejo, tacto duro sobre la carretera y grandes perfiles de rueda. Todo lo necesario para pelear a cuchillo en cualquier competición por cada centímetro dentro del pelotón. Totalmente contrapuesta está la Endurace, que nos enseña que hay otro camino para lograr la eficiencia: hacer que el ciclista se canse menos. Esto implica tener una bici ligera, que conserve unas grandes dosis de rigidez para no desaprovechar la fuerza, pero a su vez aísle al jinete de las irregularidades de la carretera que van mermando sus fuerzas y, por supuesto, que sea intuitiva a la hora de manejarla para que los descensos no se conviertan en un sufrimiento, como les ocurre a muchos. Todo ello sin renunciar a un montaje de lujo, incluso superior en grupo al de su hermana, que destierre de una vez que las bicis cicloturistas son máquinas de globeros. Al final las dos son bicis y con ambas podemos hacer de todo, no lo olvidemos. De hecho, nosotros hemos corrido y hecho marchas y rutas largas con las dos. Aunque entre llevar o no la adecuada a su uso va un abismo, que si bien no es definitorio ya que sigue importando más el indio que la flecha, elegir bien nos hace disfrutar más de esa carrera o marcha, que al final es de lo que se trata.

Sport o Pro, ¿Tú qué eres?

Como os hemos explicado muchas veces, las cotas con que se diseñan los cuadros marcan de forma importante el comportamiento general de la bici aun antes de construirla. Si nos centramos en nuestras dos invitadas tenemos una perfecta explicación de los conceptos geométricos que definen una bici pura de competición frente a un modelo gran fondo. Aunque ambas son de la misma talla, comparando las cifras de reach y stack rápido nos damos cuenta de las diferencias. Bici gran fondo es equivalente a máquina corta y alta en lo que respecta al puesto de conducción, mientras que un competidor buscará estirarse lo máximo sobre la bici e ir lo más aerodinámico posible. La Aeroad es dos centímetros más larga y más baja que la Endurace, lo que en la práctica hace que, aunque la talla se denomine igual, en realidad la gran fondo de Canyon corresponda a una inferior. Mucho ojo con ello a la hora de elegirla. Por suerte los alemanes lo solucionan con su sistema de posicionado PPS en el que, introduciendo nuestras medidas corporales en la web, nos recomienda nuestra talla ideal de cuadro. Siguiendo con el análisis de las medidas dos son las que van a definir el comportamiento del cuadro en carretera.

Por un lado, los 5 mm más de longitud de vainas del modelo cicloturista apaciguan la bici en las curvas y añaden un plus de estabilidad en zonas rápidas que se une a la relajada dirección. El resultado es una bici larga entre ejes para la medida de la misma -aunque ambas bicis midan lo mismo, la Endurace es una talla efectiva menor a la indicada- con gran aplomo cuando la cosa se acelera. Por su parte, la Aeroad se mantiene larga de vainas para el estándar de bici deportiva. Esto es principalmente por la obligación de alargarlas para cumplir con el requisito de poder montar neumáticos de 28 mm, aunque de paso se gana un punto de estabilidad que viene muy bien para compensar el rápido tren delantero. Con puntualizaciones, ya que si nos fijamos en la base de la horquilla, ésta incluye una pequeña pieza en el interior de la puntera que podemos situar hacia delante o hacia atrás modificando en 5 mm el avance. En la posición más cerrada la Aeroad es sencillamente eléctrica, respondiendo ante cualquier insinuación sobre el manillar, mientras que en la opción larga esos pocos milímetros se convierten en un extra de estabilidad ideal para mantener cruceros constantes cuando afrontamos largos llaneos. Sólo nos queda el aspecto de la altura de la bici que, si bien no afecta al comportamiento, sí lo hace sobre la posición del ciclista. La Aeroad en este aspecto es tremendamente radical. En la disposición que veis en las fotos, con los 4 cm de separadores que se incluyen de serie, nos quedaba una diferencia de altura entre sillín y manillar de 10 cm. Una cifra sólo apta para físicos bien cuidados y con buena flexibilidad. El rendimiento en esta postura es alto, se puede ir muy deprisa, pero pasar más de cinco horas sobre ella es un duro machaque para el cuerpo. En el extremo opuesto, la Endurace es muy alta, el cuerpo va en posición erguida, pero cuando queremos apretar, la corta potencia nos obliga a encogernos en la bici, por lo que no invita a las guerras.

Absorción vertical, rigidez lateral. La Piedra filosofal

Los ingenieros, a la hora de diseñar una bici, han de pelear con parámetros contrapuestos. Por supuesto, siempre se busca priorizar alguno de ellos en función del tipo de bici que se trate y aquí es donde entra en juego ese arte, en el que los modernos softwares de modelado aportan su opinión, que permite lograr las prestaciones buscadas en el parámetro objetivo sin perjudicar en exceso los demás. Desde sus primeras Ultimate, Canyon ha sabido cómo obtener unas fantásticas dosis de equilibrio en lo que han venido a llamar con el descriptivo nombre de VCLS -Vertical Compliance, Lateral Stiffness-. Las grandes dosis de comodidad conseguidas en sus modelos más deportivos son tan patentes que la marca no dispone de modelos específicos para que los corredores de Katusha y Movistar afronten las clásicas del adoquín y, sin embargo, han estado ahí con Kristoff y Paolini, que han demostrado la versatilidad de la Aeroad en este aspecto. Sin embargo, nosotros, que teníamos a la anterior versión de esta bici en un altar, podemos a firmar con conocimiento que, si bien la rigidez lateral ha mejorado muchos enteros, la absorción de este modelo, aunque buena, ha perdido bastante respecto a la dulzura de la antigua. Como decíamos antes, es el resultado de priorizar parámetros.

En el extremo opuesto, la Endurace es una bici destinada a un uso puramente cicloturista. Vale que nosotros, en su presentación en Alemania hace ya un año, competimos sobre ella con excelentes prestaciones, pero la solidez, más que sobrada salvo que seas una mala bestia al esprintar o cambiar de ritmo, poco tiene que ver con la mostrada por el modelo deportivo. Los tubos con finas secciones, algo especialmente patente en las patas de la horquilla y los tirantes, ya dan idea de la búsqueda de comodidad hacia donde se dirige la bici. El tubo de sillín Maximus, marca de la casa, acentúa la absorción con una parte inferior estrechada en el plano longitudinal para permitir cierta flexión, mientras que se ensancha con ganas para sostener la potencia aplicada sobre la caja de pedalier. La guinda a la gran capacidad de flexión vertical la pone la tija VCLS 2.0, una maravilla de la ingeniería que permite una flexión de 20 mm de forma controlada para no afectar a la posición del ciclista, mientras presume de una rigidez lateral mayor que la mayoría de tijas gracias a que el diseño de dos piezas divididas hace que el centro actúe como si en una tija convencional cilíndrica introdujéramos un tabique interno. Con ello, la sensación al rodar sobre la Endurace es de auténtico colchón, lo que se deja notar con el paso de los kilómetros en forma de menor fatiga. Los firmes rotos de las carreteras castellanas e incluso algún tramo de adoquín nos han servido para comprobar en nuestras carnes la efectividad del conjunto.

Ganancias no tan marginales

Aunque muchos sigan pensando que no es más que un invento de las marcas para vender bicis, ya os hemos demostrado en anteriores números como la aerodinámica puede aportar mejoras tangibles en el rendimiento, no sólo a ritmos de competición. En Canyon lo tuvieron claro cuando desarrollaron la primera Aeroad. En aquella bici se optaba por un diseño tradicional con perfiles completos. Las limitaciones conocidas de los tubos tan profundos a la hora de lograr una rigidez máxima han sido una de las razones de ser de esta nueva versión, en la que Canyon opta por el ya habitual perfil truncado. Se elige un perfil con una generosa anchura, no sólo para ganar en rigidez sino para ir en consonancia con las ruedas actuales, que han probado con creces la eficacia de esta solución. Hablando de ruedas, las espectaculares Reynolds Strike, de lo mejor que ha pasado por nuestras manos con viento lateral, casan perfectamente con el carácter de la bici aun a costa de hacerla perder un punto cuesta arriba por peso De hecho, probamos la bici también con perfil bajo y el cambio era total. Remata la búsqueda de la menor resistencia al viento el manillar y potencia integrados Aerocockpit CF, el primero que cuenta con un alojamiento para ocultar la centralita del Ultegra Di2. Destaca que tanto el anclaje a la tija como los propios separadores para ajustar la altura mantienen también un perfil aerodinámico. Por cierto, espectacular la rigidez del mismo, algo poco habitual cuando se aplana tanto la parte horizontal de los manillares. Tras el repaso a las características, vamos a las sensaciones, y es que éstas y los números que nos ha mostrado el ciclocomputador hablan por sí mismos. Efecto placebo o no, las llanuras castellanas han dictado su sentencia. La velocidad está presente en cualquier situación. Hacer recorridos de 120-130 km en solitario a medias superiores a los 32 km/h o participar en una carrera máster e ir en el grupo sin esfuerzo vale que es cuestión de entrenamiento, pero algo tendrá que ver la bici cuando la semana anterior no veías esos números en este tipo de recorridos.

Veredicto

De unos años a esta parte cada vez se ven más Canyon en las carreteras, a pesar del recelo que aún sigue causando en muchos eso de comprar una bici por internet. Podemos achacarlo al tirón de ser las máquinas del Movistar y Katusha, también a los buenos precios que permite su sistema de venta sin intermediarios. Sin embargo, hay otros que también cuentan con estos argumentos y no han sufrido la evolución meteórica de Canyon. La razón hay que buscarla en que al final el boca a boca tiene peso y los alemanes disponen de bicis muy elaboradas, con mucha tecnología e investigación detrás y, en resumen, que funcionan de forma excelente y lo hacen sin desmerecer ningún segmento de la gama como hemos visto en este test. Tanto la superdeportiva como la bici destinada al cicloturista cuentan con lo máximo en tecnología para lograr, en el primer caso, una máquina veloz en toda circunstancia y, en el segundo, una auténtica devoradora de kilómetros cómoda y fácil de conducir. Demostración de que tener las cosas claras y poner todo el esfuerzo en aplicarlo es el camino directo hacia la primera línea.

CANYON AEROAD CF SLX

Cuadro: Canyon Aeroad CF SLX

Horquilla: Canyon Aeroblade SLX

Tallas: 2XS (47), XS (50), S (53), M (56), L (58), XL (60), 2XL (62)

Bielas: Shimano Ultegra 52/36

Casete: Shimano Ultegra 11-28

Desviador: Shimano Ultegra Di2

Cambio: Shimano Ultegra Di2

Mandos: Shimano Ultegra Di2

Cadena: Shimano Ultegra

Frenos: Shimano Ultegra

Ruedas: Reynolds Strike

Cubiertas: Continental GP4000s II

Manillar/Potencia: Canyon Aerocockpit CF

Tija: Canyon S27 Aero VCLS CF

Sillín: fi’zi:k Arione R5

Peso total: 7,130 kg (sin pedales)

Precio: 4.199 €

Página Web de Canyon

Geometría: Talla M

CANYON ENDURACE CF

Cuadro: Canyon Endurace CF

Horquilla: Canyon One One Four SL

Tallas: XS (50), S (53), M (56), L (58), XL (60), 2XL (62), 3XL (65)

Bielas: Shimano Dura-Ace

Casete: Shimano Dura-Ace 11-28

Desviador: Shimano Dura-Ace

Cambio: Shimano Dura-Ace

Mandos: Shimano Dura-Ace

Cadena: Shimano Dura-Ace

Frenos: Shimano Dura-Ace

Ruedas: DT Swiss R23 Spline

Cubiertas: Continental GP4000s II

Manillar: Canyon H28 Road Al

Potencia: Canyon V13

Tija: Canyon S14 VCLS 2.0 CF

Sillín: fi’zi:k Aliante VS

Peso total: 6,895 kg (sin pedales)

Precio: 2.699 €

Página Web de Canyon

Geometría: Talla M

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...