Prueba: Olympia Ikon

En Italia, al igual que ocurre aquí, entienden el ciclismo en su faceta más deportiva. Lo demuestran con creaciones como esta nueva Ikon, que llega dispuesta a que la exprimas.
Sergio Palomar -
Prueba: Olympia Ikon
Prueba: Olympia Ikon

Con la gran cantidad de marcas ciclistas procedentes del país transalpino, algunas de ellas situadas entre los objetos de deseo de muchos, extraña que no aparezca una histórica como Olympia, una firma que extiende su historia desde el año 1893. Por eso es agradable descubrir con cada bicicleta que ha ido pasando por estas páginas, que aun sin hacer demasiado ruido, por lo menos por estos lares, cuentan con unos modelos sobradamente competentes, siempre con un marcado carácter deportivo, para satisfacer a quienes llevan el veneno de la competitividad en sus venas.

“Velocidad a raudales en una herramienta con la que dar lo mejor de ti”

Descubre en la galería de imágenes todos los detalles de la Olympia Ikon

PURASANGRE

A la hora de lograr una auténtica máquina de carreras es esencial contar con un bastidor en el que se den la mano ligereza y rigidez, quedando en este caso la comodidad en un segundo plano. Aprovechar toda la potencia que generan las piernas resulta primordial. Es por ello que el monocasco de esta Ikon se elabora recurriendo a una mezcla de distintas fibras de carbono en función de las características que se quieran lograr en cada zona del cuadro, pero siempre de alto módulo para priorizar el factor rigidez. Concretamente se usan carbonos T700, T800 y M30. Para conseguir aligerar al máximo, y de paso obtener una gran resistencia, Olympia emplea la tecnología HPMS -High Preasure Modular Systemque esencialmente consiste en compactar al máximo el conjunto de fibras y la resina que los unen, con lo que la cantidad de esta última se reduce al mínimo.

A primera vista llaman la atención las líneas esbeltas del bastidor, sobre todo en una bici con tintes aerodinámicos, como delata el tubo de sillín perfilado con rebaje en la parte inferior a modo de carenado para la rueda. La tija se integra en la estructura ocultándose el cierre del viento gracias a un sistema de cuña, que se está convirtiendo en la solución más empleada en estas configuraciones. Para conseguir mantener el alto nivel de rigidez requerido con las secciones de tubo que maneja la Ikon, también se opta tanto en la dirección como en el pedalier por lo que ya se sabe que funciona. Pipa con rodamiento inferior de 1,5'' y BB86 PressFit para soportar la fuerza de nuestras pedaladas. Sin ser excepcional, el resultado es más que sobrado para no amilanarse ante una buena cantidad de vatios, mostrando sus virtudes cuando toca afrontar subidas tendidas con grandes desarrollos. No se olvidan los italianos en dotar a su nueva bici de un cableado interno, preparado para albergar sin problema grupos electrónicos gracias a los topes desmontables del tubo diagonal.

LÓGICA

Nos ha gustado el montaje que han elegido en Olympia España para vestir a esta bici. Una combinación ideal de componentes para mantener el precio contenido sin que por ello merme el rendimiento. Comenzamos por el grupo, que nos hace preguntarnos si Shimano no estará tirando piedras contra su propio tejado al haber creado un grupo como el Ultegra, que en nuestra opinión hace innecesario recurrir al Dura-Ace salvo para los sibaritas del peso. Razonablemente ligero y con un funcionamiento indistinguible al de su hermano mayor, nos parece la opción más lógica para aquellos que piensen realizar un uso intensivo de la bici y no quieran dejarse más ahorros de la cuenta en el intento.

Sin embargo, lo que realmente llama la atención de esta bici son las ruedas Miche Supertype 358RS. Sencillamente espectaculares. Se trata de un modelo completo en carbono para tubular que deja el peso en unos fantásticos 1.215 g según catálogo, lo que se corrobora en la facilidad a la hora de acelerar la bici. Peso que no significa una merma en prestaciones, ya que la sensación de aplomo a la hora de afrontar curvas es sobresaliente. Destacar el perfil diferenciado entre la delantera de 38 mm y la trasera de 58 mm, algo que se agradece en días ventosos como los que hemos sufrido durante la prueba. El pero lo encontramos en la frenada, poco modulable incluso para ruedas de carbono, entrando a mitad del recorrido de la maneta mucha potencia de golpe, característica que se acrecienta en condiciones de mojado. Una peculiaridad a la que nos acostumbramos, pero que afea un poco este juego de buenas ruedas. Otro aspecto donde la marca ha decidido ajustar el precio es en el cuadro de mandos. A cargo de FSA, se recurre a componentes de aluminio de la gama media. Robustos, pero no especialmente ligeros.

A BLOQUE

La Ikon es de esas bicis que desde el minuto uno te piden guerra, en las que te gusta aguantar el plato grande. Sin embargo, no penséis que es la típica rodadora que en cuanto la sacas del llano y las subidas tendidas pierde enteros. Nos ha gustado por lo completa que resulta y para nada se descompone cuando toca afrontar un ascenso de gran porcentaje poniéndonos de pie y balanceándola con ganas. En ese comportamiento equilibrado está su gran virtud.

El triunfo de la lógica. Funcionamiento de tope de gama a cambio de unos pocos gramos de más, hacen del Ultegra una suculenta golosina.

Únicamente le pediríamos un punto más de absorción de vibraciones, ya que la experiencia por nuestros recorridos en las irregulares carreteras de Segovia le han sacado su vena más machacona, por lo que quienes piensen utilizarla para fines puramente cicloturistas deberían tener en cuenta que se trata de una bici exigente. Debemos tener claro que no se trata del objetivo buscado. La meta es una bici rápida en la que no se desperdicie nada de potencia. Una máquina para salir fácil a los palos o con la que poder esprintar con plenas garantías. Si asumimos como propios esos fines, encontraremos en la Ikon una aliada ideal, tanto por posición y manejo como por prestaciones para no desentonar a la hora de rodar con el cuchillo entre los dientes. Todo ello sin la necesidad de tirar la casa por la ventana ya que gracias a los múltiples montajes que Olympia nos ofrece sobre este mismo cuadro, podemos tener una Ikon perfectamente ajustada a nuestras necesidades partiendo desde los 2.399 euros de la versión equipada con Shimano 105 y ruedas Mavic Aksium.

OLYMPIA IKON

CUADRO

- Cuadro: Carbon Monocoque HPMS system

- Horquilla: UD - Carbon Monocoque

- Tallas: S, M, L, XL

- Colores: Carbono/rojo, carbono/negro, blanco/amarillo, blanco/azul

Transmisión

- Bielas: Shimano Ultegra 50/34

- Desviador: Shimano Ultegra

- Cambio: Shimano Ultegra

- Mandos: Shimano Ultegra

- Cadena: Shimano Ultegra

Ruedas

- Ruedas: Miche Supertype 358RS

- Casete: Shimano Ultegra 11-28

- Tubulares: Tufo S33 Pro

- Frenos: Shimano Ultegra

Componentes

- Manillar: FSA Omega compact

- Potencia: FSA SL-K

- Tija: Olympia

- Sillín: Selle Italia SL

Cifras

- Peso Total: 7,370 kg (sin pedales)

- Precio: 4.144 €

- Distribuidor: Olympia España - info@olympia-cycles.com

- Página Web de Olympia 

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...