Prueba: MMR Adrenaline evo-d

Los que hemos practicado BTT sabemos perfectamente sus ventajas, no nos tienen que convencer. Los frenos de disco suponen una evolución clara y han llegado para quedarse.
Sergio Palomar / Fotos: Rafa Gómez -
Prueba: MMR Adrenaline evo-d
Prueba: MMR Adrenaline evo-d

Viendo las dantescas imágenes del descenso Stelvio en el  Giro de Italia de este año, con nieve, firme mojado y los corredores ateridos en una cima que raspa los 3.000 m de altitud no podemos sino reafirmarnos en que los frenos hidráulicos de disco son un paso adelante en seguridad más aún cuando las ligeras llantas de carbono y su peculiar capacidad de frenada parecen coparlo todo. Sin embargo, hasta ahora pocas eran las marcas que se habían atrevido a lanzar al mercado un cuadro preparado para este nuevo sistema en algo que no fueran bicis de concepto gran fondo. Por una parte resulta obvio por cuanto la UCI aún no permite su utilización en competición, aunque también es cierto que los rumores cada vez más claros apuntan a que muy pronto llegará la autorización.

MMR no ha dejado pasar la oportunidad de ocupar un buen puesto en la parrilla de salida y partiendo de la base de su fantástica tope de gama Adrenaline SL y tomando algunos conceptos del modelo Rakkish 29 SL de BTT que utiliza su equipo de competición, han construido un modelo 100% deportivo equipado con frenos de disco. Esta definición no sólo se refiere a que las cotas de la bici estén orientadas a una gran agilidad y a colocar al ciclista en posición de ataque, también es necesario que se acompañe de unos valores de rigidez que permitan exprimirla a tope o que hagan posible dibujar con detalle las trazadas por muy alta que sea la velocidad. En una bici montada con discos este parámetro cobra especial importancia por cuanto cualquier roce entre pastilla y disco es inadmisible, algo que ya hemos visto ocurrir en algún cuadro. Incluso alguna marca como Trek, para curarse en salud ha decidido incluir ejes de cierre pasantes en las ruedas y cuadro.

La Adrenaline no necesita salirse de los estándares y se muestra no sólo ágil y reactiva sino que aguanta perfectamente las fuertes frenadas sin descomponerse ni mostrar comportamientos extraños además por supuesto de carecer de cualquier atisbo de roce cuando la retorcemos en rampas duras. Sin duda un buen punto de partida que permite a MMR avanzarnos como serán probablemente las bicis de los pros en ¿un par de años?

Referencia

Una gama de bicis bien pensada, cabeza bien fría para crecer pasito a pasito y un equipo de apasionados por este deporte con gente de la talla de Chechu Rubiera o su última incorporación Aida Nuño, son algunos de los ingredientes que han situado a MMR como una de las marcas a tener en cuenta dentro del panorama nacional y quién sabe si su evolución no les llevará pronto fuera de nuestras fronteras. También es destacable la aportación al deporte, apoyando con ganas el ciclocross y siendo en parte responsables del nuevo auge de la modalidad del barro en nuestro país o con su potente equipo de BTT con nombres como Carlos Coloma o Luis Pasamontes a la cabeza. El camino está trazado y permaneceremos atentos porque seguro que poco a poco MMR va a ir dando que hablar.

El futuro está claro para MMR y en él las bicis de competición con frenos de disco tienen un lugar destacado.

Imperturbable

Cuando comparamos imágenes de una Adrenaline convencional y de esta versión para frenos de disco inmediatamente reparamos en el aumento de sección de todos sus tubos, especialmente patente en la horquilla y en los tirantes. Todo lo necesario para asegurar que la bici va a soportar las intensas torsiones que generan los frenos hidráulicos. De hecho, el triángulo trasero forma un conjunto continuo desde que nace en la confluencia con el tubo superior y de sillín hasta llegar al pedalier, en un diseño heredado de su modelo de BTT en el que destaca la zona angulada de las punteras pensada no solo para albergar los soportes de freno en su parte interior sino para que la fuerza de la frenada se reparta por la estructura. Evidentemente el aumento de las secciones tiene un pero, la absorción global se resiente respecto al modelo convencional, lo que pudimos comprobar rodando por carreteras rotas, mientras que a cambio tenemos una rigidez inapelable.

Bajo control

Y llegamos al meollo de esta bici, los discos hidráulicos de Shimano. No entraremos en los detalles técnicos como la ergonomía casi idéntica a unas manetas Ultegra mecánicas o la especial atención del diseño a controlar la temperatura de funcionamiento de los mismos con aletas refrigeradoras en discos y pastillas. Lo importante es la sensación de seguridad y dominio de la bici que nos han transmitido. La exprimimos en las reviradas bajadas de la Polar Gran Fondo La Mussara, con multitud de curvas de esas que se cierran y te obligan a corregir en plena trazada. La plena conciencia de la fuerza exacta que estamos aplicando nos deja usarlos sin ningún miedo en curvas mientras que previo a la entrada en curvas podemos retrasar al máximo el punto de frenada conscientes de que tenemos toda la potencia y modulación que necesitamos. Como punto criticable el peso que añaden aunque podríamos rebajar los más de 8 kg que pesa esta bici recurriendo a un grupo Dura-Ace Di2, perfectamente compatible gracias a la tecnología E-Tube.

Pegados al suelo

Hemos hablado de la rigidez necesaria para contener la frenada que es capaz de aportar el sistema hidráulico y como parte del conjunto las ruedas son actores principales. En este caso Shimano aporta un modelo ideado específicamente para trabajar con sus frenos. No son ligeras, dejando la báscula en 1.795 g aunque a cambio cumplen perfectamente con la tarea de aguantar los envites provenientes de las pinzas de freno, mostrando a su vez un apoyo en curva sólido. Eso sí, en las subidas nos veremos penalizados con su peso extra aunque el bajo perfil de llanta nos permita conservar un punto de agilidad que limita sus inconvenientes. También las nuevas gomas Schwalbe One aportan seguridad con su espléndido agarre, sin embargo, creemos que no han pensado en la potencia extra de frenada en su diseño y tras la prueba mostraban claros síntomas de desgaste en su blanda banda de rodadura, tanto delante como detrás.

Geometría

Genética 100% de competición es lo que ha buscado MMR en esta bici. Muy corta entre ejes y agresiva de dirección, se deja llevar con agilidad en bajadas realmente reviradas sin que afecten demasiado las cada vez más habituales vainas de 410mm que sacrifican un punto de maniobrabilidad en pos de mayor espacio para la rueda. Esta medida tiene por el contrario un efecto apaciguante que se agradece cuando la velocidad es alta aportando el necesario punto de aplomo y estabilidad. Encima de la bici echamos en falta un poco más de espacio arriba acortada la horizontal por un tubo de sillín más vertical de lo habitual y sobre todo tratándose de un enfoque puramente deportivo.

Tubo superior (1)

555mm

Ángulo de sillín (2)

73,5º

Ángulo de dirección (3)

73º

Tubo de sillín (4)

485mm

Vainas (5)

410mm

Entre ejes (6)

988mm

El juicio

Cuando nos preguntan sobre nuestra opinión acerca del nuevo sistema de frenado, muchos se extrañan con la contundencia de nuestra respuesta. En el muchas veces inmovilista mundo de la carretera, aunque suponga que tocará cambiar de bici, algo que aporta tanta seguridad no puede ser desdeñado así a la ligera. Como siempre ocurre todo dependerá de si se acaba imponiendo su uso en competición, por el efecto imitación que tiene sobre el ciclista de la calle. Los argumentos están ahí aunque todavía hay algunos hándicaps a superar como en el caso de esta Adrenaline, el peso del conjunto. Pocos profesionales aceptarán una bici de más de 8 kg. Tampoco debemos olvidar que estamos hablando de nivel Ultegra y que estamos seguros, viendo los productos de BTT, que Shimano guarda algún as en la manga a la espera de la autorización del uso en competición de los frenos de disco.

Puntuación

8,7

Estabilidad

8,5

Frenado

10

Comodidad

8

Cicloturismo

8

Competición

9

 

Llevar una bici al límite nunca fue tan fácil gracias a la confianza de poder parar cuando queramos.

MMR Adrenaline evo-d

Cuadro

Cuadro

Adrenaline Evo-D - Carbono UD

Horquilla

Adrenaline Evo-D

Tallas

S, M, L, XL

Colores

Carbono

Transmisión

Bielas

Shimano Ultegra 50/34

Desviador

Shimano Ultegra Di2

Cambio

Shimano Ultegra Di2

Mandos

Shimano ST-R785

Cadena

Shimano CN-6800

Ruedas

Ruedas

Shimano RX-31

Casete

Shimano Ultegra 11-25

Cubiertas

Schwalbe One 700x23

Frenos

Shimano BR-R785

Componentes

Manillar

Ritchey WCS

Potencia

Ritchey WCS

Tija

XCR SL

Sillín

Selle Italia SLS

Cifras

Peso Total

8,260 g

Precio

3.799 €

Distribuidor

Sport Lifestyle, S.L., sls@slsbikes.com

Página Web

MMR

 

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...