Prueba: Trek Domane 6.2

Después de rodar con ella durante más de 2.000 kilómetros por las carreteras más diversas, os contamos todo sobre la tecnología y el comportamiento de esta bicicleta.
Pablo Bueno -
Prueba: Trek Domane 6.2
Prueba: Trek Domane 6.2

Todos los fabricantes importantes disponen de algún modelo que, perteneciendo a la alta gama, en la que se mantiene el espíritu más deportivo, buscan en la comodidad y eficiencia en la conducción su mejor reclamo. De esta manera podemos descubrir en todos los catálogos bicicletas que ofrecen una postura de conducción más erguida y cómoda, utilizando alguna solución tecnológica estructural para absorber vibraciones y aportar confortabilidad a la montura. Specialized, con su Roubaix, Cannondale, con la Synapse o Giant con el modelo Defy, son algunos de los ejemplos de esta familia de bicicletas deportivas para uso más civilizado.

Hasta ahora, cuando decidías poner tu punto de mira en una bicicleta Trek de altas prestaciones debías buscar entre las diferentes propuestas de la gama Madone. Se trataba de máquinas con geometría bastante radical en la que se buscaba la posición más aerodinámica y se sacrificaba una parte importante de su confort en busca de la mejor transferencia de fuerzas y de una respuesta instantánea a nuestros cambios de ritmo.

Desde la competición

Curiosamente ha sido desde el mundo de la competición desde donde han llegado las soluciones que han hecho posibleel desarrollo de esta gama de bicicletas a las que Trek ha denominado "Endurance Race". Ha sido el mismísimo Fabian Cancellara quien, con vistas a mejorar su rendimioento en pruebas como la Paris-Roubaix o en el Tour de Flandes, ha pedido un cuadro que le permitiera poder disponer de tracción y comodidad sobre los adoquines.

  • Para lograr este cometido en Trek han trabajado en dos conceptos:
  • -Rótula IsoSpeed: es la unión elástica (mediante un elastómero) en la inserción de los tubos de sillín y horizontal con el final de las vainas traseras. También a la horquilla se le ha aplicado el concepto IsoSpeed, logrando una mejor absorción vertical gracias a la nueva curvatura de las vainas, pero incrementando en un 30% su rigidez para ofrecer la máxima estabilidad lateral.
  • -Power Transfer Construction:  todos los elementos del cuadro implicados en la transferencia de fuerza del pedaleo han sido sobredimensionados, desde el tubo de dirección asimétrico (más grueso en su parte inferior), hasta el perfil oversize de las vainas, pasando por un eje de pedalier BB90

Si lográsemos filmar la unión de los tubos citados (sillín, horizontal y vainas) con una cámara de alta velocidad, podríamos descubrir que, al someter a un traqueteo intenso el cuadro de una Domane, veríamos que el tubo del sillín pivota de manera aislada al de los otros dos, ofreciendo una especie de amortiguación suplementaria a toda la estructura de la bicicleta.

Pero como en Trek contemplan el diseño de una bicicleta en todo su conjunto, en el montaje de las Domane se ha modificado el mullido sillín y la cinta de manillar -con inserciones de gel en la zona superior- para ayudar a que la comodidad sea aún mayor.

Estructura y geometría

Desde hace dos décadas la empresa de Waterloo utiliza el método exclusivo de fabricación de cuadros OCLV (Optimum Compactation, Low Void), gracias al cual se pueden fabricar estructuras de carbono totalmente homogéneas. Una vez compuesta la esctructura de un cuadro, antes de someterlo al endurecimiento con resinas y calor, se somete a todos los tubos a una compactación valiéndose de unos depósitos interiores de aire a presión, con lo que se eliminan posibles burbujas o irregularidades en la estructura final.

Las medidas del cuadro son determinantes de la confortabilidad de conducción: el tubo de dirección es un poco más alto de lo normal y la distancia entre ejes más larga de lo habitual (vainas de 42 cm), soluciones que permiten adoptar una postura más erguida y dotan al cuadro de una mayor estabilidad lineal y mejor absorción de impactos en la rueda posterior (vainas largas) que, unido a los elementos IsoSpeed antes descritos,  conforman uno de los conjuntos más cómodos del mercado actual. Y todo ello sin perder un ápice de eficiencia en lo que a la transferencia de fuerzas se refiere.

GEOMETRÍA EN TALLA 52

Todos os preguntaréis que, ¿por qué si se puede fabricar una bicicleta con una capacidad dinámica tan elevada no es la que utilizan en todo momento los profesionales? La respuesta es sencilla: la Domane nunca podrá batir récord de peso mínimo, y la posición aerodinámica se ve perjudicada por la longitud de un tubo de dirección bastante generoso.

Y no podemos pasar por alto otros detalles de muy buen acabado, como son la inclusión de sensores en la horquilla y vainas que permiten transferir datos de velicidad y cadencia a los ciclocomputadores Bontrager, el guiado interno de todos los cables de cambio y freno o la inclusión del guía cadenas 3S que evita que la cadena se salga contra el cuadro cuando cambiamos bruscamente al plato pequeño.

Muchos kilómetros con la Domane

La bicicleta que podéis ver es las imágenes adjuntas ha sido creada por nosotros mismos a partir del programa Projectone de Trek, por lo que el color es totalmente corporativo. Para conseguir un producto lo más equilibrado posible, evitandio que se disparase la factura final, decidimos incluirle unas sencillas ruedas Bontrager RXL (compatibles con tubeless) y el grupo Ultegra Di2 electrónico, aunque todos estaréis pensando que un Dura-Ace Di2 le hubiera sentado mejor: se trataba de acercarnos a la realidad de todos los bolsillos.

La bicicleta la hemos utilizado durante más de 4 meses antes de pronunciar nuestro veredicto y nos ha acompañado a los Alpes, los Pirineos, a los montes de Galicia, a Sierra Nevada, ha sido nuestra bici de entrenamiento en todos los puertos de la Sierra de Madrid… por lo que podemos pronunciarnos sobre su comportamiento con cierta autoridad.

Pedalada a pedalada

La sensación de comodidad es patente desde el primer momento y, si bien cuesta un poco acostumbrarse a llevar el manillar más alto de lo habitual, luego lo echas de menos cuando utilizas otra montura con una geometría convencional. Lo más importante, a nuestro juicio, es la enorme estabilidad que ofrece la Domane en cualquier situación, pudiendo sentenciar con rotundidad que es de las mejores en la bajada de puertos con asfalto en malas condiciones. Las ruedas "normales" (llantas de aluminio y perfil bajo) ayudan bastante en la percepción de comodidad y confort, haciendonos recobrar la confianza en las apuradas de frenadas tras un par de años de conducir bicicletas con llantas de carbono, de frenada un tanto comprometida.

En las ascensiones nos encontramos con una bicicleta peculiar: al ser tan larga entre ejes y disponer de unas vainas de 42 cm (lo normal en esta talla sería entre 39 y 40 cm) el pedaleo de pie no es demasiado efectivo, siendo más aconsejable utilizar un ritmo machacón sobre el sillín, aunque, llegado el momento, se puede pedalear en pie con total eficiencia.

Pero, lo que muchos os estaréis preguntando, es cómo se comporta el artilugio que permite esa capacidad amortiguadora de este cuadro (IsoSpeed). A priori no vayáis a pensar que se trata de una bicicleta que cuando pasas un bache lo elimina de la carretera y la reacción que provoca es "algodonosa". Lo baches se notan y te descomponen el cuerpo si son repetidos e intensos, como en cualquier bicicleta. Pero, para que comprendáis más claro el funcionamiento del IsoSpeed, vamos a repasar otros conceptos. Al rodar sobre el asfalto con una bicicleta de carretera, en la que no existe ningún elemento elástico importante, salvo las cubiertas hinchables, el ciclista recibe impactos y vibraciones procedentes del asfalto. Los "impactos" tienen una naturaleza muy concreta: producen una onda de alta intensidad y de baja frecuencia. Por otro lado las "vibraciones" generan ondas de baja intensidad y de muy alta frecuencia, hasta el punto de crear resonancia mecánica en la estructura de la bicicleta que, en último extremo, son transferidas al ciclista. El sistema IsoSpeed apenas logra filtrar los impactos (para eso se utilizan las horquillas telescópicas y los amortiguadores en la rueda trasera de las bicis de montaña, por ejemplo) pero, tiene una gran capacidad para absorber vibraciones. Aunque pueda sonar exagerado la realidad es que, si un ciclista está sometido a vibraciones durante muchos kilómetros, padecerá fatiga prematura. Las micro-vibraciones llegan hasta el tejido muscular (músculos en fase de trabajo intenso) y, al acumularse, producen cansancio y dolor. La verdadera virtud del cuadro de la Trek Domane se percibe cuando, tras varias horas de pedaleo, aún sigues disfrutando de una cierta sensación de confortabilidad: en un aliado silencioso del ciclista.

 

 

Cuadro

Carbono OCLV Serie 600

Horquilla

Trek IsoSpeed

Tallas

44, 47, 50, 52, 54, 56, 58, 60, 62

Bielas

Shimano Ultegra 50/34

Casete

Shimano Ultegra 11-28

Desviador

Shimano Ultegra Di2

Cambio

Shimano Ultegra Di2

Mandos

Shimano Ultegra Di2

Cadena

Shimano CN-6800

Frenos

Shimano Ultegra

Ruedas

Bontrager Race X Lite TLR

Cubiertas

Bontrager R3 Plus

Manillar

Bontrager Race Lite Iso Zone

Potencia

Bontrager RXL

Tija

Trek Ride Tuned

Sillín

Bontrager Affinity 3

Peso total

7,435 kg

Precio

5.978 € (consultar)

Web

www.trekbikes.com

 

Galería relacionada

Trek Domane 6.2

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...