Toma de contacto con la Pinarello Dogma F8

Viajamos hasta el Véneto para conocer la nueva arma de Sky. Tras tres temporadas en el mercado le llega la renovación al estandarte de la marca italiana. Nuevos dogmas para lograr un mismo objetivo: llegar hasta lo más alto.
Desde Asolo (Italia): Sergio Palomar / Fotos: Pinarello -
Toma de contacto con la Pinarello Dogma F8
Toma de contacto con la Pinarello Dogma F8

Renovarse o morir, es una de las máximas en el ciclo de vida de cualquier producto y la Dogma, seña de identidad de una histórica como Pinarello no podía quedar al margen de esta ley. Finalizada la colaboración con el equipo Movistar, todos los esfuerzos de la marca se han centrado en cooperar al 100% con los británicos de Sky buscando proporcionar a éstos una máquina capaz de mantener un año más el trono del Tour. No obstante Dauphine, piedra de toque de cara a la cita gala, será la puesta de largo en competición de esta nueva máquina.

Más deportividad

Cuando hace ya dos años probábamos aquella Dogma2 60.1 nos quedamos un poco desubicados ya que no nos encontramos con las características que solemos atribuir a una auténtica bici de carreras. Era una bici en la que echábamos de menos más nervio, más facilidad para salir a los cambios de ritmo, menos peso. De hecho, no dudábamos incluso en recomendarla como apropiada para todos los públicos por su nobleza de conducción. Haciendo caso de las peticiones de los corredores, Pinarello mejoró este modelo añadiendo rigidez y algunos gramos menos al incorporar carbono 65HM1K en la que es la versión actual y aunque la mejora fue evidente le seguía faltando ese punto de “mala leche” que tiene que tener una pura sangre. Así se lo hicieron saber los corredores de Sky a la firma de Treviso quien puso en marcha su maquinaria para proveerles de una bici a la última pero sin dejar de lado la esencia de la Dogma que tantos triunfos atesora en su haber.

Flat Back. Cuando una solución funciona todos la aplican. Esto ocurre con los tubos de perfil truncando que además de aportar aerodinámica, permiten mantener la rigidez y cumplir con facilidad con la proporción 3:1 que impone la UCI a los tubos de perfil.

Pilares básicos

Poniendo en común las peticiones de los ciclistas, varios fueron los puntos donde había que mejorar.  Una bici más ligera, más rígida y con mejor aerodinámica fueron los aspectos más repetidos. Sin embargo en lo referente a la geometría y el tacto de la bici unánimemente se pidió mantener esa nobleza de reacciones que destacábamos como punto fuerte. Por esta razón la nueva F8 mantiene intacta la geometría y el diámetro de 1,5’’ en el rodamiento inferior de la dirección. Sobre esta base tocaba el turno de analizar cómo mejorar el resto de aspectos. Para la rigidez y el peso el proveedor de carbono Torayca dispuso una nueva fibra, elaborada en exclusiva para Pinarello. La T11001K mejora las características de la actualmente considerada como fibra tope de gama, la T1000. Con la materia prima elegida el siguiente paso correspondía a los ingenieros y al software de elementos finitos, capaz de simular multitud de prototipos hasta lograr que los números que determinan cuanto flexa cada elemento ante que fuerza cuadraran con los requerimientos obtenidos del análisis del modelo actual incluido el objetivo de lograr un comportamiento completamente simétrico gracias, aunque parezca una incongruencia, el diseño asimétrico de ambos lados de la bici ya que no soportan los mismos tipos de fuerzas el lado de la transmisión que el contrario.

Full carbon. En la búsqueda del peso más reducido las punteras tanto del cuadro como de horquilla se elaboran totalmente en carbono.

Felina

Sin embargo, esta tarea no se podía hacer a la ligera. Tocaba afrontar otro aspecto esencial en las bicis de competición actuales como era el de lograr la mejor penetración al viento sin que ello mandara al traste todo lo que habían sugerido los ordenadores. Lograrlo es algo sencillo si cuentas con las herramientas adecuadas y aunque Pinarello no las tenía, si contaba con la suerte de que uno de los principales patrocinadores del equipo Sky no era otro que la firma automovilística Jaguar, con sobrada experiencia en este campo por lo que pusieron esta parte en sus manos. El resultado son unos tubos de perfil truncado capaces de mantener los requerimientos de rigidez sin supones un aumento de peso y sobre todo, unas líneas completamente distintas a la Dogma actual.

¿Y funciona?

“Sorprendente”, fueron las palabra de Chris Froome tras el primer test en el que exprimió a tope la F8 tanto subiendo como bajando. No obstante, en esta presentación los chicos de Pinarello dieron la vuelta a la tortilla. Primero, sin conocer ningún detalle técnico para no condicionarnos, nos prepararon una ruta de prueba a los pies del monte Grappa en el que se incluía llano, subidas duras de gran porcentaje, terreno rompepiernas, bajadas reviradas y con asfalto roto, bajadas rápidas, subida tendida, en fin, prácticamente cualquier situación que pudiéramos imaginar encima de la bici. En la ruta contamos con la compañía del propio Fausto Pinarello y del corredor de Sky Bernhard Eisel para quien por cierto, al igual que nosotros, era su primera toma de contacto con la bici. La opinión de todos los que participamos fue unánime pudiéndose resumir en velocidad. La F8 es una de esas bicis en las que no tienes la sensación de ir rápido hasta que te das cuenta que vas subiendo una rampa del 9% con el plato puesto o en la que te pones a bajar por una carretera en la que apenas cabe un coche, con continuas curvas y frenadas, miras hacia atrás y has dejado de ver al grupo. Pinarello ha dado un golpe sobre la mesa rompiendo con un diseño que se arrastraba ya no sólo de las tres últimas generaciones de la Dogma sino de la anterior Prince. Un paso arriesgado pero que en nuestra opinión, viendo los resultados, ha sido plenamente acertado. Ahora sí que contamos con esa viveza y mala leche que pedíamos a la 65.1., cambiar de ritmo o rodar a cuchillo en el seno de un pelotón ahora resultan actos mucho más intuitivos, todo ello, por lo que pudimos intuir en los 80 km que afrontamos, algunos con carreteras de firme bastante irregular, manteniendo una más que aceptable calidad de rodadura. Ya estamos deseando contar con una unidad de prueba para darle guerra en nuestras carreteras.

 Buena onda. Completo rediseño de una de las señas de identidad de las Dogma. La nueva horquilla cuenta con una trabajada aerodinámica capaz de generar en ciertos ángulos de viento incluso presión negativa que ayuda al avance. De la anterior se mantiene la perfecta integración con las líneas de la pipa y se trabaja en el alojamiento del freno que queda aún más resguardado del viento.

 

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...