El Alto de la Jarosa

Una de las subidas más desconocidas de la Sierra de Guadarrama
admin -
El Alto de la Jarosa
El Alto de la Jarosa

Aunque resulte increíble, de vez en cuando descubrimos algún rinconcito nuevo de Madrid en nuestras salidas ciclistas, alguna carretera, algún puerto o algún lugar con encanto especial donde, por alguna extraña razón, nunca habíamos transitado con nuestras maquinas de dos ruedas. Precisamente eso me ocurría con el lugar donde hoy nos centramos: el Alto de la Jarosa.

Para situarnos, indicar que este puerto se encuentra ubicado en plena sierra de Guadarrama, partiendo de la localidad homónima y compartiendo inicio con el conocido alto de El León. Hasta hace unos pocos años estábamos hablando de una pista de tierra que, desde Guadarrama, nos permitía alcanzar la cuerda de Cuelgamuros (célebre por ser el lugar donde se encuentra el Valle de los Caídos) para adentrarnos en los pinares de Peguerinos, lugar habitual de rutas en bicicleta de montaña. Sin embargo, en la actualidad, una fina capa de asfalto áspero cubre el trazado de esta pista convirtiéndola en ciclable a nuestras monturas de carretera con el aliciente de encontrarse cerrada al tráfico rodado.
 
Así llevaba esta ascensión en mi lista de asuntos pendientes hasta que, por fin , he decidido hincarle el diente. Vamos a comenzar nuestra ruta de aproximación en la localidad de Soto del Real desde donde nos dirigimos hacia Manzanares el Real y Cerceda, a través de una de las carreteras mas populares entre los ciclistas madrileños, de esos sitios donde siempre te encuentras alguien en bici llueva, nieve, haga sol o viento.

En Cerceda nos desviamos hacia Becerril de la Sierra y Collado Mediano en una zona de agradable rodar que nos permite ir preparando las piernas para la dura ascensión que nos espera.

Ya en las calles de Guadarrama, para encontrar el comienzo de la ascensión no tenemos mas que seguir la calle principal en dirección al alto del León hasta encontrar a la izquierda un cartel que nos indica: Embalse de la Jarosa. Como referencia, indicar que se encuentra un poco antes de llegar al desvío hacia la cercana localidad de Los Molinos.

Los primeros metros son de suave pendiente, aún por las calles de la localidad serrana. Poco a poco, según abandonamos el casco urbano, comenzamos a transitar entre urbanizaciones, a la par que la carretera cobra inclinación paulatinamente. Delante de nosotros aparece un impresionante viaducto sobre el que transcurre la autovía A6, coincidiendo con la inclinación máxima de este primer tramo, que se va a mantener unos cientos de metros en porcentajes duros, en torno al 7% u 8% hasta alcanzar el embalse de la Jarosa.

Ahora la carretera se torna llana en unos kilómetros de agradable rodar en los que rodeamos el embalse hasta un área recreativa. Tras superar la barrera que impide el paso a los vehículos motorizados comienza realmente la salsa de esta subida.

Una primera rampa de bienvenida para ayudar a las piernas a cambiar el chip del falso llano anterior, seguida de una pequeña bajadita nos van a depositar ante una durísima rampa de 700m al 15% de media y con puntas del 18% a lo que tenemos que sumar el asfalto roto y rugoso que hace de nuestro avance una labor penosa. Sin embargo, no nos desanimemos, esta es sin duda la parte mas dura de la ascensión. Tras la misma tenemos un breve descansito antes de afrontar otra serie de rampas duras en lo que es la tónica de esta subida. Rampón, descanso, rampón, descanso.

La subida transcurre en un entorno sumamente agradable que mitiga el sufrimiento. Estamos rodeados de un denso pinar que de poco en poco nos deja apreciar la panorámica de lo que llevamos ascendido.

Tras uno de los descansos de la subida, las rampas duras desaparecen y llegamos la parte final que en una suave pendiente nos va a depositar en el punto culminante de la ascensión en una zona donde los pinares van dejado paso a los prados de montaña. Un artesanal cartel de madera, cortesía del forero BuruM de Altimetrias.com sirve para dejar constancia de nuestra ascensión en un lugar idílico con una excepcional panorámica sobre la sierra madrileña. Han sido casi 11,8 km de ascensión para vencer los 463 m de desnivel con los que cuenta esta subida.

Tras recuperar fuerzas y reagruparnos, el descenso lo realizamos por la otra cara que cierra el bucle y que nos va al comienzo del tramo llano en el que rodeábamos el embalse. Esta cara tiene similar dureza aunque quizás sea un poco mas constante en sus rampas, otro día la probaremos. El único inconveniente es el asfalto roto que nos obliga a extremar las precauciones en la bajada.

De vuelta al pueblo, emprendemos la vuelta hacia Soto del Real con un pequeño bucle hacia la cercana localidad de Cercedilla, aunque bueno, eso es otra historia.

Galería relacionada

El Alto de la Jarosa

Te recomendamos

La compañía estadounidense aceptó el reto de conseguir una versión de su bici escalad...

¿Qué sillín Syncros necesitas? Comparamos dos opciones de precios populares para cicl...

La marca alemana SKS, referente en bombas, herramientas y accesorios, estrena los Spe...

Diseñadas en la alta competición, adaptadas para todos los ciclistas...

Salimos a rodar con el Ventral Air SPIN de Poc, un casco cómodo y ventilado para hace...

Un modelo desarrollado en colaboración con el equipo del actual Campeón del Mundo que...