Fotos: IV Ciclomarcha Carlos Sastre

Con apenas cuatro ediciones en su haber, la Carlos Sastre ya se ha convertido en una clásica del verano gracias sobre todo a una cuidada organización y a un recorrido atractivo y apto para todos los públicos.
admin -
Fotos: IV Ciclomarcha Carlos Sastre
Fotos: IV Ciclomarcha Carlos Sastre
1200 fueron los participantes que tomaron la salida en esta nueva edición de la ciclomarcha que lleva el nombre del ganador del Tour, ahora convertido en un cicloturista más. 
Un día radiante acompañó a los cicloturistas por un precioso recorrido que transcurre a lo largo del curso alto del río Alberche y las faldas de la Sierra de Gredos.  122 km con un terreno duro y rompepiernas, pero lo suficientemente asequible para ser disfrutado incluso por aquellos menos entrenados al carecer de puertos y pendientes de gran entidad. 
Con puntualidad comenzaba la prueba. El primer tramo, picando hacia abajo, se realizó a gran velocidad buscando la localidad de Navalacruz donde se encontraba el ascenso homónimo. Quizás la subida más complicada de la prueba, con una parte final, como se dice en el argot, de las que se agarran. 
Tras el mismo, sin apenas descanso, una corta subida hacia Cepeda de la Mora nos lleva al primer avituallamiento ubicado en esta localidad. Desde este punto tenemos un tramo llano en un entorno agreste junto a un recién nacido río Alberche. Ideal para recuperar fuerzas antes de alcanzar San Martín de la Vega del Alberche donde comienza la tercera dificultad del día. El alto de Barajas. Apenas 6 kms de suaves pendientes, pero como diría Perico en las retransmisiones televisivas, de estos sitios con campo magnético. Parece que no es duro, pero la bici se niega a avanzar. Merece la pena el esfuerzo ya que la cima nos regala unas esplendidas vistas de la Sierra de Gredos y el pico Almanzor, antes de continuar dirección a Navarredonda de Gredos donde un breve ascenso nos lleva hasta el parador nacional de esta localidad. Lugar histórico donde se redactó nuestra carta magna hace ya nada menos que 35 años.
Volvemos a descender buscando regresar al valle del Alberche en una vertiginosa bajada que nos lleva a la venta del Obispo, donde la carretera vuelve a tornar hacia arriba buscando el pequeño pueblo de Hoyocasero y el segundo avituallamiento de la jornada. Si llegamos a este punto, podemos afirmar que tenemos la marcha casi completada. Un tramo sube y baja, a media ladera, nos ofrece unas fantásticas vistas de la sierra, antes de descender de este privilegiado balcón hacia Burhogondo y Navaluenga. Ya solo nos quedan 9 kilómetros de dureza marcados por el ascenso a San Juan de la Nava. Un puerto sin demasiada dificultad sobre el papel pero que, con los kilómetros acumulados, a algunos les parece todo un primera. 
Finalizamos tras casi cuatro horas de pedaleo de nuevo en las calles del Barraco con una sensación de satisfacción tras una fantástica jornada de ciclismo dispuestos a degustar la excelente paella y como no unas yemas de Ávila mientras nos reencontramos con los compañeros con los que comentamos los avatares de la jornada. 
Está claro que la gente de la Fundación Victor Sastre, organizadora de la marcha y el propio Carlos, han sabido imprimir una personalidad propia a este evento lo que sin duda les augura un gran futuro. El camino ya está abierto.
 
Podéis ver algunas fotos de la marcha en la siguiente galería.
 
 
Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...