Querer no es poder, una reflexión de Sergio Palomar

Nuestro compañero, y director de la Revista Bicisport, nos recuerda que no se puede afrontar un reto para el que no estamos preparados, por mucho que los “motivadores” se empeñen en prodigar mensajes de esfuerzo a través de las diferentes plataformas sociales.
Sergio Palomar -
Querer no es poder, una reflexión de Sergio Palomar
Querer no es poder, una reflexión de Sergio Palomar

Me vais a permitir llevar la contraria a todos esos motivadores que pululan por ahí y que tanto daño están haciendo. Como cada primavera/verano he participado en multitud de marchas para poder acercároslas a través de las páginas de Bicisport. Me voy a quedar con Lagos de Covadonga, una prueba que tiene la peculiaridad de que, al finalizar en alto, es necesario desandar por el mismo camino cruzándote con los participantes que aún afrontan la subida final. Además es una marcha que no resulta especialmente dura por sus números, tanto kilometraje como desnivel, contenidos.

Sin embargo las escenas que vi durante el descenso me parecieron sencillamente dantescas de ciclistas caminando y completamente reventados a muchos kilómetros de meta. Está muy bien eso del espíritu de superación y sacrificio que transmite el deporte, pero creo que en el mundo de la inmediatez en el que vivimos la gente no lo aplica bien llevados por esos lemas que nos animan a buscar el límite en vez de sugerirnos que para afrontar un reto hay que entrenar, trabajar duro y pasar muchas miserias.

Sinceramente, esa gente que vi en Lagos, por mucho que les llene alcanzar la cumbre tras ¡más de tres horas sólo en este puerto! -datos de la clasificación-, no estaban preparados para estar ahí. Nunca pasa nada hasta el día que pasa y vienen los lamentos.

Recuerdo hace unos años que estaba inscrito a la Quebrantahuesos y, a última hora, decidí hacer la Trepariscos porque, por mí estado de forma, prefería disfrutar 3 horas que arrastrarme más de siete. No tardaron en lloverme las críticas de aquellos de ocho o más horas. Cómo me gusta decir, cuando el ritmo no lo decides tú sino que lo hace la carretera, esto de pedalear deja de ser divertido.

Por favor, tened un poco de cabeza y sed realistas con los objetivos que os planteáis. A veces simplemente, por trabajo, condición física o cualquier otro aspecto no se puede. Y si os planteáis un reto, sed consecuentes con todo el trabajo y la disciplina que ello conlleva. El día D no deja de ser el final de un largo proceso en el que no hay más que recoger lo sembrado. Nos vemos en la carretera.

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Esta vez Joaquín Calderón cambia la bici de carretera por una Yamaha Niken, la moto o...

La bici escaladora es la protagonista de la gama de carretera más completa de la hist...

Esta moto de tres ruedas fue elegida por ASO como vehículo oficial de apoyo en el Tou...

Históricamente pocos patrocinadores del mundo del ciclismo se han implicado en la est...

Toda la energía a través de tus pies...

El sillín mítico, SLR evoluciona con una versión ultra ligera que se mantiene como la...