La Sierra del Cadí, el Pirineo desconocido

Nada mejor para pasar un fin de semana completo que pedalear por una de las sierras más tranquilas de nuestra geografía, disfrutando de toda la majestuosidad de los Pirineos, pero sin padecer las fuertes pendientes de algunas de estas montañas.
Pablo Bueno -
La Sierra del Cadí, el Pirineo desconocido
La Sierra del Cadí, el Pirineo desconocido

Situada entre las comarcas del Solsonés, el Berguedá y el Alt´Urgel, la Sierra del Cadí, unida a las montañas que encierran el pintoresco Parque Natural del Moixeró, es una de las grandes desconocidas de nuestra geografía. Por esa misma razón la afluencia de vehículos es mínima, pudiendo disfrutar de cientos de kilómetros de carreteras solitarias donde enlazar los más bellos itinerarios cicloturistas.

Rodeados de gigantes

Pero, para los más empeñados, también se pueden realizar ascensiones limítrofes con mayor entidad. Si nos desplazamos hacia la Comarca del Berguedá podemos escalar al Col de Pal (comienza en Bagá y se asciende hasta 2.080 m), La Creueta (comunica Castellar de N´Hug con La Molina, cumbreando a 1.900 m.) o los Rasos de Peguera (se inicia en Berga y llega a los 1.890 m. en la estación de esquí); si, por el contrario, rebasamos la frontera occidental, en la misma población de Adrall, encontraremos la carretera que atraviesa el Puerto del Cantó (1.725 m) camino de la célebre población Pallaresa de Sort. Esto es sólo una muestra ya que, no hay que ser demasiado observador, para descubrir que Andorra se encuentra a muy pocos kilómetros y Ordino, Arcalis, La Rabassa, Pal o Envalira (el puerto asfaltado más alto del Pirineo) están a un tiro de piedra.

A la vista de tantos encantos resulta evidente que una escapadita de unos cuantos días a la Sierra del Cadí estará plenamente justificada.

Pistas y carreteras

El mismo encanto que imprime a esta zona carácter y privacidad, se vuelve en su contra cuando intentamos encontrar información detallada de las vías que la surcan. Hay carreteras que, sobre el mapa, así se reflejan, y al llegar al lugar te encuentras con una pista de tierra llena de guijarros, o caminos cartografiados como senda de herradura que sobre el terreno se descubren como una carretera recién asfaltada de firme impoluto. Nosotros habíamos trillado con anterioridad el Cadí con la bicicleta de montaña (actividad muy recomendable en la zona) y ya conocíamos esta peculiaridad, así como los itinerarios válidos para rodar con la bici de carretera pero, si no estás muy seguro de la actualización de la cartografía que utilizas, no te salgas de nuestras propuestas para evitar sorpresas inoportunas.

Si te sirve de consejo el mejor itinerario que puedes realizar es el correspondiente al tramo Seu d´Urgell/Tuixen, una recién asfaltada pista forestal que, a través de las pintorescas localidades del Ges y Fornols, nos introduce en el corazón de la Sierra del Cadí.

Publicidad

Coll de Boix

Para iniciar esta bellísima ascensión hay que abandonar la carretera C14, Lérida-Andorra, a escasos 2 kilómetros de haber dejado atrás Coll de Nargó (circulando en dirección Seu d´Urgell). Después de girar a la derecha nos encontramos en la carretera local L-401 bordeando el extremo norte del pantano de Oliana.

Los tres primeros kilómetros son muy suaves pero, poco a poco, se incrementa la pendiente hasta llegar al barrio de Perles, aunque en ningún momento se rebasa el 6,5% de inclinación. La carretera ahora serpentea a media ladera atravesando varios túneles de pequeña traza y, rebasado el kilómetro 10, al salir de Alinya vuelve a inclinarse ahora con un poco más de intensidad, pero sin rebasar el 7% de pendiente. La llegada al Coll de Boix es muy suave, rodeados por un paisaje espectacular.

Si continuamos de frente, hacia el Coll de Jou (1.480 m.), nos separan 17 kilómetros de St. Llorenç de Morunys, recorriendo una carretera plagada de toboganes, donde el desnivel negativo es la tendencia.

Publicidad

Coll de Jou Este

Desde las mismas calles de St. Llorenç de Morunys se inicia el ascenso más duro de los descritos en este reportaje, son 9 kilómetros mantenidos a lo largo de los que la pendiente media supera el 6%.

El primer kilómetro discurre entre chalets por las afueras de St. Llorenç y, coincidiendo con la aparición de varias curvas encadenadas, la pendiente se eleva hasta el 8%, para decrecer posteriormente hasta el 6% y mantenerse así hasta la cumbre.

La vertiente oeste del Coll de Jou es muy suave y no merece nuestra atención, pero la ascensión desde Solsona (cara sur), aunque no es demasiado dura, puede ser otra alternativa ya que en 25 kilómetros superamos un desnivel de 780 metros (3,2% de pendiente media) con alguna zona complicada.

Publicidad

Coll de Port Sur

Esta es la subida más "montañera" que se puede realizar en la zona ya que, a los 18 kilómetros de longitud, le debemos añadir un entorno totalmente alpino entre rocas y pinares.

En el mismo centro de St. Llorenç de Morunys tomamos la carretera que se dirige a Tuixén, padeciendo durante el primer kilómetro varias repentinas rampas con pendiente superior al 8%. Los 4 kilómetros posteriores son bastante llanos, incluso con tendencia al descenso, pero, al llegar a la población de La Pedra, se inician las fuertes rampas que no nos abandonarán hasta la misma cumbre. En cualquier caso nunca se rebasa el 8% de pendiente y lo entretenido del paisaje, combinado con el divertido trazado, amenizan el itinerario.

En el tercio final del puerto dejamos a nuestra izquierda la ascensión a la estación de esquí del Port del Comte; una alternativa muy interesante para realizar un anillo y regresar a St. Llorenç de Morunys descendiendo a través del Coll de Jou.

Publicidad

Coll de Port Norte

Es la vertiente más umbría de este collado y, por lo tanto, la más aconsejable cuando el sol aprieta.

Tuixén, una de las poblaciones más representativas de todo el Cadí, situada en el fondo del valle tallado por el río Lavansa, nos sirve como punto de partida hacia el Coll de Port. La carretera es muy estrecha y describe infinidad de curvas en su trazado, por lo que a cada tramo vamos cambiando de paisaje.

Los dos primeros kilómetros son casi llanos, inclinándose poco a poco hasta situarse en un 6% de pendiente media casi hasta el final.

Al llegar al punto más alto de este paso de montaña podemos continuar por una variante que sale a nuestra derecha, cerrada al tráfico rodado y en mal estado de conservación, por la que accedemos hasta un plató superior que dispone de un excepcional paisaje.

Publicidad

Port del Comte Sur

Esta corta ascensión nos permite comunicar el Coll de Jou con la urbanización del Port del Comte, desde donde podremos ascender aún más hasta la base de los remontes mecánicos que dan servicio a los esquiadores.

Son 7 kilómetros de los cuales sólo el segundo y el quinto tienen la entidad de puerto, por lo que este recorrido lo podremos completar en menos de 30 minutos.

En plena temporada de esquí está carretera está muy frecuentada y es mejor evitarla.

Publicidad

Port del Comte Norte

Recorriendo estos 5 kilómetros se pueden enlazar el Coll de Port con el Coll de Jou, completando un circuito de anillo, con salida y llegada en St. Llorenç de Morunys, de unos 50 kilómetros de longitud, alternativa muy interesante para realizar una primera toma de contacto con los puertos de la zona.

Esta corta subida esa bastante complicada ya que, aunque sobre el papel, con la resolución detallada por kilómetros completos, no se perciben desniveles espectaculares, en la práctica nos encontramos con algún que otro murete de escasa longitud que supera el 10% de pendiente.

Publicidad

Coll de La Trava

Para realizar la medición del puerto hemos tomado como kilómetro "cero" el puente sobre el río Segre, en las afueras de La Seu d´Urgell.

Como se puede observar sobre el papel, se trata de un auténtico puerto de montaña, de 17 kilómetros de longitud, que destaca por las rampas del 11% de pendiente que encontraremos en las inmediaciones de El Ges.

La característica principal de esta subida es la irregularidad en la aparición de los desniveles, lo cual nos permite gozar de infinidad de zonas de descanso y así poder mantener un ritmo vivo a lo largo de toda la subida.

Una vez superado el Coll de Banyeres podemos continuar por la misma carretera, en dirección a Tuixen, atravesando la pintoresca población de Fórnols. Entre La Seu d´Urgell y Tuixén hay una distancia de 40 kilómetros.

Publicidad

Galería relacionada

Sierra del Cadi

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...