Entrevista en exclusiva a Anna Sanchis

"Por primera en vez en mi carrera, salgo a entrenar pensando que este es mi trabajo”.
Carlos Faba -
Entrevista en exclusiva a Anna Sanchis
Entrevista en exclusiva a Anna Sanchis

Con motivo de la presentación del Wiggle-Honda viajamos hasta Cison de Valmarino, en el Norte de Italia, donde el nuevo equipo de Anna Sanchis instaló su campamento base con la intención de afinar la forma de cara al inicio de temporada. En plena región prealpina, la zona no invitaba a otra cosa que no fuera a rodar sobre la bicicleta disfrutando de las sinuosas carreteras entre valles y puertos que rodeaban al Hotel Castel Brando donde nos alojamos, un espectacular castillo que data en su actual forma del S.XVIII. Allí, durante más de una hora, nos atendió amablemente con su inagotable sonrisa la corredora referencia del ciclismo español, Anna Sanchis.

 

Es la primera vez que te reúnes con todos los miembros del Wiggle-Honda, ¿Cuáles son tus sensaciones y sentimientos tras el fichaje por uno de los equipos más potentes del pelotón femenino internacional?

La llamada del Wiggle-Honda fue la demostración de que había valido de algo todo lo hecho hasta ahora. Sinceramente, cuando se pusieron en contacto conmigo estaba pensando en dejar la bici. Me encontraba un poco cansada, no tenía la cabeza en su sitio y estaba pensando en dejarlo porque veía que el futuro estaba muy negro. Es cierto que después me costó decidirme porque en Bizkaia-Durango eramos una gran familia y dejarla atrás iba a ser duro pero al final tengo que pensar como ciclista, en mejorar, en mi futuro, en mis resultados y Wiggle-Honda era la mejor opción sin duda

Suponemos que es todo un sueño hecho realidad poder competir en un equipo grande y correr   las mejores carreras del calendario junto a las mejores ciclistas del mundo, ¿No es así?

Estar en un conjunto grande, al lado de grandes corredoras era el objetivo porque ahora mismo no me veo preparada para líder un equipo yo sola. En el Bizkaia-Durango lo hacía pero la mentalidad era distinta. Aquí salimos a ganar todas las carreras con Giorgia Bronzini o Linda Villumsen por lo que es una forma de afrontar las carreras completamente distinta. Yo quería estar en un equipo así para poder correr junto a estas corredoras y quizá después, en unos años, ser yo la que esté delante.

Nueva temporada, nuevo equipo e imaginamos que diferente mentalidad en un estructura muy distinta a las que habías estado anteriormente,  ¿Cómo has afrontado tu paso al Wiggle-Honda?

Nada tiene que ver con lo vivido anteriormente. Aquí se sale a ganar en cada carrera, la mentalidad es completamente distinta. En Bizkaia nuestro objetivo era intentar colarnos delante, acabar y aquí de salida las miras se sitúan en el triunfo independientemente de que después se consiga o no. Y a parte, la estructura del equipo es completamente diferente, en Bizkaia nos teníamos que preocupar nosotras por ayudar a nivel organizativo, a gestionar el material mientras que aquí me lo dan todo hecho.

¿Cómo se fraguó tu fichaje por el Wiggle-Honda?

Ellos se pusieron en contacto conmigo. Yo ya le había comentado previamente a Giorgia Bronzini –doble campeona del mundo-, ya que tenemos buena relación tras haber coincidido en el Safi en 2009, la situación del Bizkaia y ellos necesitaban una escaladora pues todas las chicas tenían un perfil más orientado a rendir bien en las clásicas, son corredoras de un perfil más rodador, sprinters y querían alguien que echara una mano a Linda en los puertos. Por lo que cuando plantearon la posibilidad de fichar a una escaladora en seguida pensaron en mí.

¿Has hablado ya con la directora, sobre cuál va a ser tu rol dentro del equipo, tu calendario?

La primera parte de la temporada correré algo menos por mis alergias y porque son casi todo pruebas de un día que no son mi especialidad. Aprovecharé para estudiar y poder hacer mis exámenes en mayo y a partir de junio que vienen las carreras más duras, las vueltas por etapas, y es cuando yo me siento mejor y puedo estar a mí mejor nivel, haré prácticamente todo el calendario.

Mi objetivo es estar siempre al lado de Linda Villumsen, que ganó el Tour el año pasado así que en principio mi principal cometido será ayudarla. Además la experiencia me dice que siempre hay momentos para brillar a nivel personal por lo que la meta es estar a su lado y teniendo en cuenta que ella va a estar arriba, si lo consigo, yo también estaré delante.  

En 2008, con tan solo 21 años, fuiste séptima en el Giro, y  luego debido a las lesiones has tenido muchos problemas y no has podido volver a estar tan arriba, ¿Crees que este año puedes volver a recuperar esas sensaciones?

Yo creo que sí que voy a volver a estar delante en el Giro de Italia. Es la carrera que mejor me viene ya que siempre tiene largos finales en alto y una vez superados los problemas de lesiones y con las condiciones propicias en el Wiggle-Honda para estar solo centrada en la bici creo que estaré entre las primeras de nuevo.

El 2008 fue muy especial porque había estado lesionada unos meses antes, sin poder andar, sin poder moverme por una lesión de rodilla y tenía tan claro que quería ir a los juegos, era mi sueño desde pequeña, que en cuanto estuve recuperada empecé a entrenar, muy mentalizada, deje a un lado mis estudios, y conseguí hacer una temporada magnifica y después comenzó un largo suplicio de lesiones con una fractura de cadera, tres operaciones de rodilla y una lesión en la mano que me han tenido lastrada estos últimos años.

¿Te ha cambiado mucho la mentalidad con el paso al Wiggle-Honda?

Este pasado año fue muy duro porque aparte de correr tenía que ocuparme de muchas cosas. Buscaba proveedores de material, organizaba viajes, tenía que sacar adelante yo, junto al resto de miembro, el equipo mientras que aquí todo es distinto. Cuando me llamo Rochelle Gilmore –directora del equipo-  lo único que le pedí fue poder estar tranquila, poder centrarme en correr, en pasármelo bien encima de la bici porque el año pasado no estaba disfrutando.

Tengo cubierta mis necesidades económicas entre la  beca que recibo del Proyecto FER más lo que me da Wiggle, asi que lo que yo necesito es un equipo que me de tranquilidad y donde solo tenga que pensar en ganar o en ayudar a ganar a mis compañeras a hacerlo. Y esto provoca que, por primera en vez en mi carrera, salgo a entrenar pensando, “este es mi trabajo”. Nunca me lo había planteado así y ahora lo estoy viendo de otra manera. Necesitaba que me cambiara la mentalidad y creo que estoy en el sitio adecuado para hacerlo.

Sabemos que compaginas la bicicleta con tus estudios de medicina, ¿este fichaje te ha hecho apostar definitivamente por la bici por lo menos durante un tiempo?

Cuando recibí la llamada de Wiggle ya me había matriculado y me había gastado una dineral, por lo que yo les dije que me gustaría hacer al menos algún examen e intentar compaginarlo. Así que lo otro que le pedí a Rochelle fue que me dejara preparar algún examen. En el equipo no han puesto problemas y estoy alucinada con las facilidades que me están dando para que estudie.

Han llegado hasta el punto de preguntarme, “¿Esta fecha te viene bien o tienes que estudiar?”. Sé donde estoy y si tengo que correr lo haré pero no quería estar fuera de casa desde Marzo a Septiembre así que estoy muy contenta porque el equipo y yo nos hemos entendido muy bien.

Hemos visto que has estado promocionando a través de tus redes sociales la posibilidad de acudir a Rio 2016, que es tu gran objetivo, así que suponemos que hasta entonces aguantaras encima de la bicicleta.

Mi objetivo es y era llegar a Rio, pero hay momentos difícil, en los que ves que no hay salida y no hay futuro. El año pasado de verdad que acabe mal, necesitaba un paroncito o cambiar de aires y mira me salió el cambio de equipo al Wiggle-Honda. Es en lo que pienso cada día, en volver a unos juegos olímpicos y sacarme la espinita de 2012 donde no pudimos estar por falta de recursos económicos.

En España no hay muchas chicas capacitadas para coger puntos y las tres o cuatro que lo podemos hacer tenemos unas características muy específicas y similares. No tenemos una sprinter que pueda meterse entre las primeras en un grupo de 20 así que para clasificarnos para la olimpiada necesitábamos viajar a Sudamérica, Libia o Sudáfrica, donde podríamos haber puntuado ya que eran carreras que se adaptaban bien a nuestras características y a las que no suelen acudir las dominadoras del calendario europeo y es algo más fácil. La falta de recursos impidió que pudiéramos viajar y no tuvimos opción de conseguir esa plaza, así que he puesto en marcha un crowfunding apoyado en donaciones populares para evitar que está situación vuelva a darse.

¿Tu entorno ha determinado mucho que hayas acabado dedicándote a la bicicleta? Tu padre fue ciclista, tu madre tenía una tienda de bicis…

Cuando nací mi madre estaba siempre conmigo en la tienda, me tenía en brazos y le decía a los clientes. “Sujetame a la niña y te centro la rueda”. Yo me he criado entre bicicletas. Cuando tenía 5 años vino el presidente del Club Ciclista de Xativa y me dijo, “¿Quieres correr en bici? Y yo le dije, “a ver enséñame como es la ropa, a ver si me gusta o no”, que yo ya era muy presumida. Y al principio todo era juego…

¿Cuándo te diste cuenta que la bici podía ser tu futuro?

La verdad que no me di cuenta. Vas subiendo escalones, superando categorías, ganando carreras hasta que un día llegue al Europeo que se corría el mismo día que empezaba el Giro y en la última subida me quede en cabeza junto a otra ciclista. Al final quede séptima en el sprint pero dije, ¿Qué hago yo aquí?, no me lo podía creer. Además por la tarde empezó el Giro y estaba con las mejores y pensé, "no sabía que yo podía estar tan adelante". Supongo que fue ese momento en el que me di cuenta de que podía llegar lejos. Luego las lesiones que os contaba me han lastrado mucho y no he tenido la oportunidad de volver a estar a ese nivel pero yo creo que esta temporada las condiciones están todas a mi favor para volver a estar delante.

¿Te has visto obligada a renunciar a muchas cosas por la bicicleta? Porque además de estudiar medicina tocas el violonchelo y la bici es un deporte muy sacrificado, que exige mucha dedicación, cuidarse mucho…

Tuve que elegir entre la bici o el violonchelo. Vi que para el violonchelo se necesita la misma dedicación que para la bici o más. Además con las caídas, los dedos magullados, era imposible compaginarlo. Entonces ahí fue la primera elección que hice. Y luego en cuanto a la vida social también he tenido que renunciar a mucho porque no llevo la vida de una persona normal o de una chica de mi edad. Y me da pena porque a veces veo a mis amigas y yo no estoy en el mismo rollo que están ellas pero bueno, al fin y al cabo es lo que he elegido. Yo tengo mis amigos de la bici, es diferente. Hay veces que es un poco duro, pero ahora con la edad que tenemos nos comprendemos mejor, cuando eres más pequeña es más conflictivo, tus amigas no entienden porque no sales y yo era como un bicho raro. Ahora la gente se ha calmado un poco más y ya me entienden.

¿Qué crees que le hace falta al ciclista femenino para dar un paso adelante y mejorar sus condiciones generales, permitiendo que sus deportistas pueden vivir de él?

Es una situación complicada. Es la pescadilla que se muerde la cola y es un círculo difícil de romper. Necesitamos chicas en España que tengan nivel para estar delante. Este año, Ane Santisteban y yo estamos corriendo fuera, Irene San Sebastián (Bizkaia-Durango), que lo está haciendo muy bien en las carreras de un día, también está destacando pero necesitamos más. Así que según allá más nivel, habrás más carreras, habrá más equipos y será más fácil atraer patrocinadores, pero creo que a día de hoy lo más importante es subir el nivel general de las chicas y que haya alguien que verdaderamente este delante y arrastre un poco a todas las demás.

¿Crees que sería una buena medida para darle mayor relevancia al ciclismo femenino que las chicas corran antes que los chicos al menos las carreras más importantes del calendario World Tour?

Esa sería la medida. Ya está la infraestructura montada, ya están las cámaras, ya está el público. En Flecha Valona y Flandes lo hacen así, las chicas salen de un punto, los chicos de otro, nosotras solemos hacer unos 100 kilómetros menos, pero terminamos en el mismo lugar. Se necesitaría algo más de infraestructura pero no es lo mismo que tener que organizar una carrera de chicas de cero en otro punto.

Este modelo también se está empezando a seguir en Valencia a un nivel modesto. En España hay muy poca gente que sepa vender el ciclismo femenino a pesar de que cada vez hay más chicas que montan en bici cada vez, que tengo una tienda y sé lo que digo. No es igual que los chicos, pero cada vez hay más chicas a nivel de cicloturismo y cuando yo competía en cadetes a lo mejor había 10 chicas y ahora las carreras tienen 50 o 60 participantes

Supongo que uno de los objetivos de la temporada para tí será el Mundial de Ponferrada aunque quizá le falte algo de dureza para adecuarse a tus características.

Yo no soy corredora de carreras de un día aunque eso no quita que en un circuito que se adapte bien a mis características no pueda llegar a hacerlo bien. Por ejemplo, puede que este año por ser el Mundial en España lo preparemos algo más y coja algo de peso en el final de temporada si el circuito resulta no ser muy duro, ya iremos viendo.

Para terminar, ¿Que te gustaría sacar de esta temporada en el Wiggle-Honda? ¿Tú principal objetivo?

Disfrutar y aprender. No me marco un objetivo claro deportivamente hablando porque hay muchas cosas nuevas para mí. Nunca he estado trabajando para otra gente, nunca he corrido al lado de una gran ciclista que opte a ganar una gran vuelta, así que el objetivo es aprender al máximo y a ver si dentro de poco o este mismo año puedo estar yo delante.

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...