Entrevista Víctor Sánchez

En el número 365 de CAF conocimos la enorme afición a la bici y al ciclismo de Víctor Sánchez del Amo, ex futbolista de élite y actual entrenador del Deportivo de La Coruña. Enfrascado en la pelea por eludir el descenso de categoría del conjunto gallego, a continuación tenéis la segunda parte de aquella extensa charla. Aviso para poco amigos del balón: el contenido de este ‘teaser’ es eminentemente futbolero.
Miguel Ángel Chico / Fotos Rafa Gómez -
Entrevista Víctor Sánchez
Entrevista Víctor Sánchez

DE CHAVALES JUGÁBAMOS AL FÚTBOL MONTADOS EN LAS BICIS. Había auténticos malabaristas en mi pandilla, capaces de pasar el balón entre las ruedas para cambiárselo de lado. 

HAY QUE CONCIENCIAR A LOS CONDUCTORES. Incluiría clases prácticas de montar en bici en el curso para sacarse el carnet de conducir. Así todo conductor probaría a rodar en bicicleta y comprendería el riesgo que conlleva esa actividad. Así estarían mucho más atentos cuando conduciendo se encontraran con un ciclista en la carretera.

SIEMPRE HE TENIDO DESTREZA PARA LOS DEPORTES. Además del fútbol, fui campeón de tenis de Getafe con diez años. Materia prima para destacar en los deportes había, pero no sé si hubiera llegado muy lejos en el ciclismo.

ESTOY ORGULLOSO DE MI CARRERA COMO FUTBOLISTA. Sobre todo porque fue una trayectoria en línea ascendente. Estar en la cantera del Real Madrid, ir subiendo equipo por equipo en las categorías inferiores hasta un momento clave: nunca había pensado que podía llegar a ser futbolista profesional.

MI SALIDA DEL REAL MADRID NO FUE MUY LÓGICA. Desde la dirección deportiva me hicieron ver que no iba a contar con minutos en la siguiente temporada, algo que tampoco era muy lógico mirando mi trayectoria de las dos temporadas anteriores con más de 70 partidos jugados con el primer equipo.

NO ME PUEDO QUEDAR CON UN ÚNICO TÍTULO. Es como si le preguntas a un ciclista qué Tour de los que ha ganado prefiere. Siempre es muy especial la primera vez que celebras un título, se te queda grabado. Mi primera Liga con el Real Madrid en mi primer año como jugador de la primera plantilla me marcó. Subido a La Cibeles, que entonces nos dejaban, con La Castellana y la Calle Alcalá inundadas de madridistas cantando y celebrando es un recuerdo imborrable.

GANAR LA LIGA CON EL DEPORTIVO DE LA CORUÑA FUE UNA PASADA. Con lo difícil que es competir contra los todopoderosos Real Madrid y Barcelona, que te triplican el presupuesto, arrebatarles una Liga fue un gran éxito. O la celebración con aquella afición, los gallegos son gente súper cariñosa. La famosa final de Copa del ‘Centenariazo’ en la que derrotamos al Real Madrid en el Bernabéu es una muestra de la mentalidad ganadora que teníamos aquel grupo de jugadores del Depor.

EN LA COMPETICIÓN DE ÉLITE HAY MUCHOS MOMENTOS DE DECEPCIÓN. No se puede ganar siempre. Hay días que no lo haces bien y otros que aunque sí lo hagas bien, el rival te supera.

ME HUBIERA ENCANTADO PARTICIPAR EN LA FASE FINAL DE UN MUNDIAL O UNA EUROCOPA. Me quedé siempre en las fases de clasificación. No siento envidia de la generación actual. Al revés, orgulloso y agradecido a ese grupo de jugadores que nos han llevado tan alto. Antes que profesionales somos aficionados y esa parte es la que sale cuando ves a la selección española levantar la Copa del Mundo.

CADA ENTRENAMIENTO CON VALERÓN ERA UNA LECCIÓN DE FÚTBOL. Aparte de ser un cielo de persona, era una delicia jugar con él. Tenía una inteligencia, una técnica, una visión de juego, un control del ‘timing’ del pase y de los tiempos, únicos. Además definía fácil, iba bien de cabeza...

LA LESIÓN DE ÁLVARO BENITO ME MARCÓ. Fuimos compañeros desde pequeñitos e hicimos muy buenas migas. Debutó con la selección sub-21 en Las Palmas, salió en la segunda parte y a los cinco minutos se rompió la rodilla. Esa lesión retiró del fútbol a un jugador que hubiera hecho una carrera tremenda porque lo tenía todo. Como es un fenómeno, recondujo su trayectoria con la música y ahí está triunfando.

GUARDO UN BUEN RECUERDO DE TODOS LOS ENTRENADORES. Me acuerdo de muchos de la cantera del Real Madrid: Luis Palmero, Antonio Quiroga... Y luego Capello, Jupp Heynckes, Irureta, Nando Yosu, Gustavo Benítez o Víctor Muñoz.    

¿SI HAY ALGUNA ALEGRÍA SIMILAR A MARCAR UN GOL? Similar no sé, porque la vida nos da momentos de muchísima felicidad. Cuando eres padre y desarrollas todas las emociones que van ligadas surgen sentimientos desconocidos de enorme intensidad, pero marcar un gol es un momento de éxtasis. Los grandes goleadores como Messi o CR7 no se emocionan tanto de lo acostumbrados que están. Yo no jugaba en una demarcación que me permitiera marcar muchos goles, así que los celebraba de una manera increíble. En este sentido, y como anécdota, tengo una camiseta con esta leyenda: ‘Yo vi marcar un gol a Mauro Silva’.

TRATÉ DE OFRECER MI RESPETO A LOS DEMÁS Y LO RECIBÍ DE VUELTA. En algunos campo te silban más que en otros y los jugadores de banda somos el primer foco de las aficiones rivales ante cualquier frustración por el resultado, pero es comprensible.  

LA ÚNICA VEZ QUE ME EXPULSARON SALÍ A HOMBROS. Fue en Grecia en un derby Panathinaikos-Olympiakos, que allí son casi como un título. Ganábamos 1-0 por una acción mía que desvió un defensa y acabó en su portería. Ya tenía una amarilla cuando en el descuento un rival se iba solo, pude hacerle falta y evidentemente era tarjeta. Me retiré del campo ovacionado y al final me sacaron a hombros. En Grecia necesitan regular tanta pasión para que no acabe en violencia.  

CON ALGUNOS RIVALES HAY PIQUE. Es normal porque tú estás compitiendo a tope y tu rival también. Se arrastraban los piques porque en el fútbol hay duelos y en esos uno contra uno saltan chispas. Aunque lo que pasa en el campo se queda allí, la memoria te trae recuerdos de partidos previos cuando vuelves a enfrentarte al mismo lateral, interior o el jugador que sea.

ME GUSTA QUE MIS HIJOS SEAN DEPORTISTAS. Eso no quiere decir que deseo que acaben siendo profesionales. Si así lo deciden ellos estaré encantados de ayudarles, pero no les fuerzo a nada. Hay que educar en la creatividad y no desde los corsés de las frustraciones de los padres. Mi hijo juega al fútbol porque le apasiona, pero también monta en bici, juega al tenis... Y la niña es artista como su madre, aunque tiene unas condiciones espectaculares para el deporte.

EL FÚTBOL ESTÁ EN EVOLUCIÓN, PERO PRIMAN EN EXCESO LAS CUALIDADES FÍSICAS. En mi época había muchos más jugadores capaces de interpretar el fútbol por sí solos y de tomar decisiones dentro del campo. El fútbol era mucho más libre porque ahora los jugadores salen abrumados con tantas cuestiones tácticas e instrucciones previas.  

LOS NIÑOS DE HOY NO TIENEN LA SUERTE DE JUGAR EN LA CALLE. Ahí es donde buena parte de los chavales de mi generación incorporamos habilidades fundamentales para desenvolvernos luego con soltura en los campos de fútbol. Entonces no teníamos entrenadores ni padres. Nos debíamos poner de acuerdo para hacer los equipos, para arbitrar, para acabar el partido... y esa toma de decisiones permite desarrollar mucha personalidad e independencia. 

EL POCO TIEMPO LIBRE QUE ME DEJA MI TREMENDA AFICIÓN AL DEPORTE ES PARA LA FAMILIA. Voy con mi mujer al cine con cierta frecuencia y me agrada leer, aunque últimamente he dejado la lectura por placer por libros de trabajo, la mayoría de fútbol en inglés para mantener vocabulario. Siempre que es posible llevo a los peques al colegio, me gusta disfrutar de ellos porque van creciendo. Para mí es un hobby acompañar a mi hijo a sus entrenamientos o a mi hija a sus clases de funky. Y si se puede se saca un ratito para dar una vuelta en bici con los críos. 

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...