Tom Boonen: “He conseguido más de lo que pensaba”

La gran estrella del ciclismo belga nos revela tras una distendida charla de más de media hora los motivos por los que ha decidido dejar la bicicleta y hace balance de su carrera profesional, nos desvela su preferencia por los frenos de disco, lo especial que es la París-Roubaix para él y muchos detalles más.
Ainara Hernando -
Tom Boonen: “He conseguido más de lo que pensaba”
Entrevista en profundidad

Tras estrenar su palmarés en su última temporada como profesional, Tom Boonen encara sus últimos meses como ciclista profesional, que terminarán en el Velódromo de Roubaix. “Es el lugar que me vio nacer como ciclista y donde lo voy a dejar”. Dice que tiene “ganas de hacer una vida normal” y avisa de que “no soy ese tipo de corredores que vaya a estar en la parte trasera del pelotón hasta el mes de abril, quiero dar lo mejor de mi en todas las carreras” 

¿Por qué estando bien físicamente has decidido retirarte?

Son varias circunstancias. Quiero estar en el mundo normal más de lo que estoy acostumbrado, planear cosas de futuro. El año pasado no podía parar, tenía un gran nivel y decidí que iba a seguir un año más. Por encima de todo, llevo 16 años como profesional, que son muchos. Estoy algo cansado, no del ciclismo, me gusta andar en bicicleta pero creo que lo mejor es parar ahora que aún esto me gusta, que aún no tengo malas sensaciones y así puedo seguir andando en bicicleta con ganas. Es verdad que podía continuar dos o tres años pero mi sueño es terminar a un buen nivel. Me sigue gustando el ciclismo, los viajes, las carreras pero cada vez es más difícil, mis hijas se hacen mayores. Si le pregunto a mi mujer si mis niñas me echan de menos me dice que no…y es porque no me ven. Quiero estar en casa más tiempo, que papá no esté 200 días fuera. Voy a seguir andando en bici porque me gusta, me encanta la MTB y andaré en bici. El ciclismo es un deporte que te ocupa toda tu vida y ahora quiero hacer más cosas, esquiar por ejemplo.

¿Cómo se ha aceptado esa decisión en la afición belga?

No les gusta pero todo el mundo lo entiende. No tengo 25 años, cumplo 37 al final de este año, es una edad en la que ya puede llegar la retirada, una edad en la que puedes tener más malos días que buenos. Me sigue gustando esto pero para mi es importante estar al tope de mi nivel, eso no es fácil. En los últimos años he tenido mala suerte con lesiones y he tenido que volver a empezar de cero. Pero todo eso me ha ayudado a mejorar como persona y a hacerme el corredor que soy ahora. La última vez ha sido la más dura, desde que me rompí el cráneo pero lo conseguí. Si todo va bien estoy capacitado para competir a un nivel alto.

¿Cómo te estás sintiendo en estos primeros días de competición respecto a tu debut del año pasado?

No se puede comparar porque el año pasado casi no entrené en invierno, empecé en diciembre. Este año en cambio no me he tomado muchas vacaciones, una semana después del mundial de Qatar que estuve sin bicicleta y después volví a entrenar porque sabía que van a ser mis tres últimos meses, no me tengo que preparar para toda la temporada, solo tengo que mantener la forma e ir mejorando a lo largo de las semanas. Los números están ahí, como siempre pero es difícil decir cómo estoy comparando también con los demás rivales de las clásicas. Aunque no me preocupa.

¿Qué tal sienta ganar tan pronto, en San Juan?

La gente olvida todo rápido y ganar siempre es ganar. Estoy muy feliz de haber conseguido ya una victoria en San Juan, eso te hace sentir muy bien siempre, da igual donde sea. Ganar siempre significa lo mismo y lo hago para mi, no para nadie más

¿Si cuando tenías ocho años alguien te dijese que ibas a conseguir todo lo que has logrado lo hubieras creído?

No, seguro que no. Ni siquiera hubiera creído que iba a ser ciclista profesional. Mi objetivo más grande cuando pasé era intentar ganar alguna clásica y he logrado algo más que eso (ríe). No lo hubiera creído nunca, estoy muy feliz y agradecido de haber podido ser capaz de lograr tantas cosas encima de la bici. A veces me he mostrado frágil pero tengo que dar gracias por los buenos días y también por los malos porque al final han sido buenos.

¿Has conseguido todo lo que querías?

Y mucho más

¿Te acuerdas de tu primera París-Roubaix?

Sí, ¡estaba algo decepcionado! Porque antes de un sector de pavés podía ir adelante pero un compañero me dijo que esperásemos, después en los últimos kilómetros estaba muerto…claro que estaba súper contento porque no me esperaba acabar en el podio en mi primera París-Roubaix pero en ese momento la sensación era que me había quedado cerca y que los siguientes años podría luchar por ello. Siempre he amado la París-Roubaix, desde que era amateur, pero desde ese día mi amor por ella fue completo.

¿Cuál ha sido tu mejor día encima de la bicicleta en toda tu carrera?

La París-Roubaix del 2012, aquel día sentía que podía hacer cualquier cosa, y lo hice.

¿Y el peor?

¡He tenido muy malos días! El peor…(lo piensa) Estaba entrenando con Iljo Keisse, estábamos concentrados y cuando volvimos al hotel me metí en la ducha. Solo estábamos nosotros dos. Iljo vino al baño y me dijo que Wouter (Weylandt) se había caído. Vaya, qué pena, pensé. Salí de la ducha y me llamó mi madre, estaba llorando y no sabía por qué….hasta que me dijo que se había muerto. Mira (se señala) se me pone aún la carne de gallina. Ese fue mi peor día como ciclista. Estábamos en medio de la nada, Iljo quería coger el coche y marcharse de allí pero necesitábamos dormir, habíamos hecho 7 horas de entrenamiento, no teníamos fuerzas. Nos levantamos al día siguiente a las seis de la mañana y nos fuimos de allí.

¿Cuál crees que es el legado que dejas?

Lo más importante creo que es intentar motivar a la gente, intentar ser una inspiración, para los niños o para cualquiera. Si encuentran una inspiración en lo que he conseguido ganar, por mis victorias, por cómo me cuido o por cómo he luchado para volver a un nivel alto, eso es lo más importante. Nosotros no somos muy importantes, no vamos a cambiar el mundo pero podemos motivar a la gente para que hagan cosas en vez de estar sentados en el sofá jugando a la Play Station. Salir a la calle y andar en bici o correr a pie, si conseguimos eso para mejorar la vida de la gente, eso es un éxito.

¿Y tu crees que has motivado a la gente?

Sí, mucho y lo sé. Muchos corredores que ahora están pasando a profesionales eran niños cuando yo empezaba a ganar carreras. Muchos vienen y me dicen que yo era su referencia, que querían ser como yo. Kwiatkowski por ejemplo. La primera generación de esos niños es la que ahora empieza a ganar carreras. Empezaron a andar en bici porque iban a ver carreras y yo estaba allí. Es bonito ver eso. Y solo es la punta del iceberg, porque hay muchos niños que corren porque me han visto a mi.

Hablando de las nuevas generaciones, ¿cómo ves a Gaviria?

Tiene un potencial inmenso. Desde que lo vimos corriendo el equipo lo fichó al momento porque sabían de su fuerza. El año pasado tuvo una gran oportunidad para aprender y demostrar cosas en las clásicas belgas. Este año también va a ir a algunas. Creo personalmente, que es difícil que mejore más como sprinter, porque ya es muy rápido, pero si puede crecer en ese tipo de carreras más duras. Puede convertirse en uno de los grandes corredores de clásicas, estoy seguro de eso.

¿Tienes miedo de que cualquier pequeña cosa que pueda pasarte estos meses te eche al traste tu gran objetivo de ganar Roubaix o Flandes? Una caída, o que te pongas enfermo…

No, eso es la vida. Si pensaría eso no comería nada ni haría nada. Son cosas que pueden pasar, son los riesgos que tenemos pero no tengo miedo de eso. Si me caigo o me pongo enfermo intentaré buscar la forma más rápida de curarme. Pero así es esto, si todo te iría perfecto a lo largo de tu carrera, ganarías todo pero no es así. La vida no es un camino plano, hay subidas y bajadas.

¿Cuándo tomaste la decisión de retirarte?

No es que haya sido una decisión difícil de tomar. No tenía aún contrato para la siguiente temporada, muchos equipos empezaron a llamarme, tenía muchas cosas en mi cabeza. Le llamé a mi manager y le dije que era el momento, después de Roubaix de parar. Le pedí que negociara mi contrato hasta abril. Estoy orgulloso de haber decidido que sea así y creo que es la decisión correcta. En algún momento tenía que parar y es mejor hacerlo a este nivel que esperar, esperar y esperar, y ver a ver cómo me va y si voy mejor… Todo el mundo tiene que parar alguna vez y tengo ganas de hacer una vida normal. Es cuestión de tiempo. No hubo ningún problema, tan solo la negociación. En algún momento se me pasó por la cabeza cambiar de equipo y correr dos años más, si hubiera cambiado de equipo habría sido por ese periodo de tiempo. Había dos equipos que estaban interesados en mi. Negociaron eso, hubo tiras y aflojas. Patrick (Lefévere) solo podía ofrecerme un año porque es lo que tiene de contrato él con el patrocinador. A un cierto punto dije vale, es el momento de parar. No me veía corriendo más allá de Roubaix. Quería parar allí, aunque el resultado no sea bueno. Es donde nací como ciclista y donde voy a parar.

¿Te imaginas ese día? ¿Si ganas?

No. No es que no quiero pensarlo pero intento ir día a día. Claro que me veo cruzando la línea de meta, tirando mi bicicleta y diciendo, se acabó pero veremos cómo va. Quizá es emocionante o quizá no pero seguro que será un día bonito. Pero todo el mundo habla de París-Roubaix porque es mi última carrera, como si fuera la más importante. Todas las carreras son importantes, como aquí en San Juan. Cuando vuelva a Bélgica será igual, desde el primer día todas las carreras son importantes y en todas quiero hacerlo bien, estar delante. No soy ese tipo de corredores que vaya a estar en la parte trasera del pelotón hasta el mes de abril, quiero dar lo mejor de mi en todas las carreras.

Te hemos visto ya con los frenos de disco en la Vuelta a San Juan, muchos ciclistas piensan que son peligrosos ¿por qué los llevas?
Porque son mejores. Pasa siempre en el ciclismo, que cuando llega algo nuevo hay polémica, es normal. Con el cambio electrónico también pasó pero era una mejora. Los frenos es algo que no puedes dejar de tener los mejores. Frenan mucho mejor. Es una mejora. Y lo que se habla de la seguridad….cuando te caes, el asfalto es duro, el cuadro de la bici es duro, la cadena también…cuando te caes te haces daño siempre. Es más fácil manejar estos frenos que los normales. Los normales se bloquean antes que estos, la sensación es mucho mejor con los frenos de disco. Mucha gente que está en contra de ellos nunca los ha usado. Que los prueben y luego lo sabrán. Es la primera o segunda generación de frenos de disco y ya son buenos. Dentro de pocos años habrá unos 50 y todos serán seguro mucho mejor, más aerodinámicos, estarán más protegidos…ahora los ingenieros tienen mucho trabajo.

¿Te gustaría ser director deportivo?

No lo sé, nunca puedes decir nunca pero director deportivo no creo. Manager me han dicho de serlo pero creo que necesito algo de tiempo. Es mucha responsabilidad.

Hemos hablado mucho de la París-Roubaix pero no de Flandes, ¿qué relación tienes con ella?

Es diferente. París-Roubaix solo hay una. Pasamos veinte veces por el Kwaremont en la temporada de clásicas durante las diferentes carreras. Flandes es una gran carrera pero no tan especial. Las mismas subidas se hacen en otras muchas carreras. Para el público es algo inmenso pero a mi me gusta más la magia de París-Roubaix que Flandes. Y me gusta ¿eh? No quiero decir que no me guste, pero es más especial la París-Roubaix. Flandes es una carrera más de las que se hacen en Bélgica. Algo más larga pero con las mismas subidas.

¿Qué es lo primero que vas a hacer cuando dejes de ser ciclista profesional?

¡Darme una ducha después de la carrera! Iremos a cenar todo el equipo el domingo por la noche, como hemos hecho siempre aunque perdamos. Y el lunes no sé, no quiero hacer nada especial, solo recuperar de la carrera. No tengo muchas ganas de hacer un gran viaje ni nada de eso, con las niñas además es difícil. Me he pasado la vida viajando y ahora lo que quiero es estar en casa. Viajaremos pero nada grande.

¿Vas a ir a la duchas del Velódromo?

Ahora tenemos los buses del equipo. Nunca me he duchado allí, solo de amateur. 

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...