Entrevista a Pablo Lastras. “18 temporadas ¡y quiero seguir!”

18 temporadas en la élite del ciclismo, 39 años, y Lastras sigue siendo un ejemplo de ganas e ilusión por la bicicleta. Pablo encarna en su figura todos los valores de sacrificio, entrega y generosidad que ha de representar un ciclista, por ello se ha convertido en el espejo en el que se miran todas las jóvenes promesas que se están formando bajo el amparo del Movistar Team.
Ainara Hernando -
Entrevista a Pablo Lastras. “18 temporadas ¡y quiero seguir!”
Entrevista a Pablo Lastras. “18 temporadas ¡y quiero seguir!”

¡Y vamos a por la 18ª!

Sí, 18 temporadas como profesional, ¡y quiero seguir! La duda era el año pasado, que me propuse o dejarlo o llegar hasta la vigésima. Tuve algunos problemas, yo pienso que más que de motivación, eran de serenidad como persona. Y lo superé. Me siento útil para el equipo y por eso he decido seguir, y no una más. Hasta lo que venga. Es cuestión de adaptarse a la edad y a las exigencias del equipo que son muchas, la M (Movistar), es muy bonita pero detrás tiene mucho peso

¿Te ha hecho más fuerte superar esa falta de serenidad que cuentas que has sufrido el pasado año?

Si, y sobre todo adaptarme a un nuevo puesto dentro del equipo. No estoy para ir con Alejandro y Nairo, ellos son los mejores del mundo, hay que estar súper preparado y yo ya me noto por edad sobre todo que tengo cierto agotamiento. Pero sí estoy para hacer un calendario alternativo como bien demostré el año pasado y por eso me he animado, para ir con ese programa de carreras que es muy jugoso, está lleno de opciones y sobre todo para enseñar a los chicos mucho. La mayoría de las carreras que hacemos son sin pinganillo y hace falta gente que les guíe, gente de la que se fíen sobre todo. Indicarles los cruces, el viento cómo sopla, darles consejos…Hay unos ocho o nueve corredores que van con Nairo y Alejandro y hay otro equipo que somos otros ocho y yo me siento que no soy el último de esos, con lo cual, me siento todavía útil. Si me vería el último de ese grupo entonces sí que sentiría que estoy de vuelta, que tengo que dejarlo. Porque quiero que me recuerden con un legado, como un corredor con raza. Por lo que hizo y no como aquél quien el último año van arrastrándose, protestando por todo y quejándose siempre malhumorados. No.

En 18 temporadas encima de la bicicleta, con mucha experiencia, con toda la visión e inteligencia qué tienes ¿cómo se puede llegar a perder la serenidad? ¿Cuanto de importante es mantenerla?

En realidad fue el periodo desde que me rompí la clavícula en la Vuelta del 2013, se me juntó con cosas que sucedieron en mi vida. Fue solo ese invierno. No perdí la calma ni desparramé ni hice nada pero ese invierno pasaron cosas por mi cabeza y por mi vida. Y pensé. Nada más.

¿Qué importancia tiene mantener esa serenidad?

Muchísima, para saber gestionar todo y tener ganas de entrenar, de cuidarte, irte a dormir y dormir. Tener ganas de sufrir. Esa es la serenidad del deportista. He coincidido con corredorazos mejores que yo que se han perdido porque no han tenido oportunidad de pasar a profesionales y otros porque no han sido tan constantes y cabezones como yo. A mi eso es lo que me ha hecho superarme y llegar a hacer cosas que antes ni pensaba, ser constante y muy trabajado. Y muy cabezón. Esa ha sido un poco mi fuerte para ser mas longevo.

¿Cuál será tu calendario esta temporada?

Me gustaría hacer el Giro como plato fuerte. Ahora estoy cubriendo huecos y cogiendo ritmo. Pienso que hay opciones de que pueda correr el Giro, es lo que me seduce. Y si no, calendario hay muchísimo y oportunidades voy a tener. En la segunda parte de la temporada, haré como el año pasado: Austria, Eneco Tour, Polonia…Ahora no sé si me iré para Tirreno o a las clásicas belgas. Sí que haré una concentración en altitud, en Navacerrada o en Sierra Nevada. Dependerá de si los compañeros se van a Granada, entonces iré con ellos.

Esfuerzo, sacrificio, constancia,…así 18 años ¿cómo se renuevan las ilusiones cada inicio de temporada?

Porque tengo ganas de sufrir. No tengo ninguna necesidad tengo las necesidades básicas cubiertas, no vivo con lujo pero vivo de p. madre…y porque quiero seguir sufriendo. Y cada año me marco metas y objetivos alcanzables

¿Cuál es el de 2015?

Esta apuntado en una nota lo iré desvelando. Lo he escrito en una nota que publiqué pero con los objetivos tapados.

¿Hay alguna victoria en esos objetivos?

Si, hombre claro, soy viejo pero no soy tonto, ¡todavía valgo!

¿Qué es lo que mantiene esa chispa que te hace sentir tan vivo?

Superarse entrenando. Yo lo veo, voy con los chicos de mi grupeta, que a día de hoy entreno con mas ganas gracias a ellos. En cada serie o puerto me esfuerzo más gracias a eso. Los últimos 100 metros los preparo como si fuese el final de una carrera donde me estuviese jugando la victoria. Pienso eso cada vez que me toca ese pequeño esfuerzo donde ya vas muerto. Es la diferencia del ganador y el perdedor y eso es lo q entreno cada día

¿Y retomar la rutina cada primero de enero no cuesta a pesar con todos los años que llevas?

Para nada, qué va, estas deseando que llegue. ¡Estas hasta las narices! Acaba el periodo de navidades y estas deseando cuidarte, te lo pide el cuerpo. Además ahora cada año lo enfoco como si fuera mi último. Prefiero que me recuerden como que lo dejo por la puerta grande que de una manera mediocre porque no reprocharme nada. Todavía no lo he dado todo en mi vida deportiva, quiero mas

¿Y Eusebio Unzue qué te dice?

¡Me dice que hasta que me canse!

Además de ser un corredor de peso, ¿te has convertido con los años en el director de equipo en carrera?

No, para nada, el director es el director y yo soy corredor. Igual se fían un poco más de mi pero nada más.

Pero sí te has convertido en referente para los corredores jóvenes del equipo

Sí, a día de hoy sí y además les llevo enfilados, con lo cual yo también tengo que ser un ejemplo. Por ejemplo, con uno de los que al principio chocaba era Andrey (Amador). Tiene un potencial que no lo sabe ni él y con el paso del tiempo se ha dado cuenta de que se ha hecho mayor, que ya es casi de los veteranos del equipo y de que ha pasado de ser un chavalillo a uno de los pesos pesados del equipo en poco tiempo. Y dice que de los consejos que le daba al principio me decía, ¡y tu qué sabes viejito! Pues al final se ha dado cuenta de que tenia razón

¿Qué les dices a los nuevos valores que han llegado ahora?

Que se cuiden y que entrenen bien. Además te preguntan. Marc Soler por ejemplo, siente mucha curiosidad y eso es bueno. Se preocupan.

¿Qué futuro les ves? ¿Cuál de ellos crees que tiene más proyección?

Jesús Herrada. Y Lobato tiene un don, es un corredor por explotar. Beñat (Intxausti) es un corredorazo y este año tiene que ser súper importante para él, de dar el paso. Jon Izagirre, Jesús Herrada y Rubén Fernández ahora mismo para mi son el futuro del ciclismo español. Y son ganadores, los tres

¿Pero no crees que estando en Movistar se ven demasiado supeditados a tener que trabajar para los líderes y que eso puede cortar su progresión?

No, están en la mejor escuela, aprendiendo cómo se corre una Paris-Niza, una Tirreno o la Vuelta al País Vasco y el Tour. Muchas veces queremos ir más rápido de lo que el motor o el cuerpo está biológicamente preparado. Hay que ir poco a poco. Hay gente que explota a los 24 y otros a los 28. Está comprobado que es un deporte de resistencia y hay que darles tiempo. Están en el mejor equipo y un buen campeón se hace tirando del carro, en los grupetos. La escuela que ellos tienen al afrontar una grande no la tienen en otro equipo.

¿Pueden ser el relevo de Contador y Valverde?

No, no se pueden comparar. Son diferentes. Van a ganar muchas cosas pero estamos muy mal acostumbrados. Llevamos una época desde Freire, Samu, Contador, Purito, Alejandro… cuando que vayan no es que dejen un vacío, será una transición. Como cuando Indurain lo dejó y a Olano, le cayó mucho peso. Abraham  consiguió hacer muchas cosas grandes por este deporte y se empezaron a ganar clásicas, carreras fuera de España, vueltas de una semana…

¿Entonces no crees que vaya a haber un gran vacío?

Creo que los jóvenes harán cositas. Yo confío muchísimo en ellos. Llámame ingenuo o enamorado

¿Es Juanjo Lobato el nuevo Óscar Freire?

Tiene un don pero no lo sé. No me gusta comparar. Es normal que lo hagan y en ese aspecto tenemos un vacío sin Óscar. ¿Y si Lobato solo gana una Milán-San remo, que ya es la leche?

¿Y el próximo Pablo Lastras quién va a ser?

¡Puede ser cualquiera! Si tiene ganas de sufrir. Es así de fácil.

También va a haber un vacío en esa figura. La del hombre entregado al equipo

Es una especie en extinción. Es difícil el puesto ese, desde que dejó Chente, ahora Ivan Gutiérrez…, es un puesto difícil.

La labor en la sombra que nadie ve

Es así pero es mi puesto, he nacido para ello. Yo no pensaba conseguir lo que he conseguido en el ciclismo, sobre todo en cuanto a victorias, y aguantar tantos años de profesional. No pensaba cuando empecé de chavalillo en convertirme en un referente.

¿Y cuando te dicen eso, que eres un referente qué piensas?

Es un compromiso grande, agota, créeme. Mentalmente es duro, agota. Creo que es por las exigencias de todo el mundo, de la familia, de tu pareja, de tu empresa, de tus compañeros, de tus amigos,…y las mías propias. Agota. Como he dicho antes, la M es muy bonita pero pesa, agota.

¿Y sientes ese agotamiento?

No lo he sentido aun..

En lo que también eres una especie en extinción es en ser un ciclista fiel a una estructura desde que fuiste profesional

Creo que soy el último que queda, sí. Tuve la oportunidad de irme a otro equipo en 2003 y no lo hice y ya no lo voy a hacer, lo tengo clarísimo. Eusebio me tiene estima y creo que me la he ganado. Y no ha sido en la carretera, ha sido teniendo mucha comunicación con él, porque al principio chocábamos mucho por mi forma de ser y mi carácter. Pero me di cuenta de que las cosas no eran así y a partir de entonces aprendí muchísimo más como ciclista. De mis últimas victorias, en la Vuelta a Andalucía del 2008 y la vuelta a España, la culpa la tiene Eusebio. Estoy convencido.

¿Después de la bici qué hay?

No lo he pensado pero no me da miedo. La gente me viene preguntando desde hace tiempo y me dicen que me vaya preparando. Lo único que he hecho este invierno es ir a Aigle a sacarme el titulo de director. Lo conseguí, por tenerlo, de momento y aprendí mucho de reglamento y de regulación en carrera. ¿Qué hay después de bajarme de la bici? Sinceramente, me gustaría ser bombero, ¡todo el mundo lo sabe! Y esto de sacarme lo del titulo es porque creo que le tengo que devolver al ciclismo algo de lo que a mi me ha dado, que ha sido toda mi vida. Me lo he sacado por eso. Me gustaría tener un equipo continental propio. Un grupo de chavales jóvenes que ya han elegido ser ciclistas y yo les puedo exigir y sobre todo, les quiero enseñar. Y que cuando pasen a un equipo profesional sientan que han tenido una buena escuela, que no le tengan que mandar ni gritar. Que sepan lo que tienen que hacer.

¿Entonces no te ves siguiendo la estela de Chente o de Arrieta, de ser director del Movistar?

No. No le he preguntado tampoco, pero si surge no me veo. Tiene que ser duro ese paso, nunca se lo he preguntado a Arri y a Chente  y mira que son amigos y jefes pero no les he preguntado nunca cómo es la línea a la hora de tener que mandarte o tener que exigirte, o regañarte.

¿Eso de devolverle al ciclismo algo por todo lo que te ha dado es en cierto modo una responsabilidad que sientes?

Todos tenemos que hacer algo. Para mi es un ejemplo lo que hacen Valverde, Contador, Sastre o Mate con sus fundaciones y equipos pero más que responsabilidad sería un orgullo. Si lo hago, lo haré de corazón.

¿Cómo ves a Nairo Quintana?

Puede ganar el Tour si libra bien las etapas del pavé. Sabe lo que quiere. Creo ha crecido más del golpe de la Vuelta y la lesión, que de ganar el Giro. Y mucho. Y eso es bueno. Va a tener el mejor escudero que es Alejandro y el mejor equipo, que es Movistar

¿Y a Valverde cómo lo ves en este año que será su primero sin los galones de jefe en el Tour?

Es el mejor del mundo, un gran líder que tiene la capacidad de trasmitir, es un ejemplo de superación. Se le ha pasado la oportunidad de ganar el Tour pero tiene otros objetivos y sabe cuál es su rol. Es un gran líder y saca partido a su equipo, trasmite y tiene ansias de superación. Se cuida muchísimo, para mi es un ejemplo porque sabe cuidarse como nadie pero también disfrutar.

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...