5º etapa: El viento a favor frena a Valverde

Levi Lepheimer gana la CRI y se coloca líder en una jornada donde ninguno de los favoritos falló
admin -
5º etapa: El viento a favor frena a Valverde
5º etapa: El viento a favor frena a Valverde

Fotos: Tim de Waele

Conduce por la izquierda. Como los bólidos rápidos. Está acostumbrado a ese lado, cuando acelera con su Mercedes por las autovías murcianas. En Ciudad Real, en cambio, lo hizo a lomos de una Pinarello, la que puso en apuros al Astana de Contador. Le gustan los coches rápidos. Y las bicis.  Alejandro Valverde contuvo el aliento del autobús de Johan Bruyneel en los últimos kilómetros de la contrarreloj que marcaba el primer examen de la Vuelta a España cuando nueve segundos, amenazaban con dejar en un discreto segundo plano la espectacular progresión de Levi Leipheimer en la última parte de la etapa. Pero el viento, a favor, en los 20 kilómetros finales del día, se alió con el americano. A Valverde lo frenó.

 

Había salido lanzado. Comiendo terreno a base de dentelladas, de fuertes golpes con plato grande. Con el viento en contra. Pero por la izquierda. Pisando el pie del acelerador. Rugió su motor por la llanura manchega cuando la ventolera le azotaba el rostro, impasible y pétreo. Sin movimientos. Al igual que Sastre. Que Contador. Y que Igor Antón. Ninguno falló. Todos tenían en mente la superioridad con la que Denis Menchov mató la carrera el año pasado en Zaragoza. Terminó con las expectativas de todos. Y Sastre no quería que Contador fuera su bestia negra. No desde la quinta etapa.

 

El abulense salió aguerrido. Compacto. Pero no tomó la vía rápida. La suya no es una carrera acelerada. Es pausado. Pero constante. Se movía de un lado a otro de la carretera. Primero a la derecha, algo más lento. Después, acelerón por la izquierda. Echaba la vista a sus pedales. A sus ruedas. "¡Corre!", le decía con la mente. Consiguió refugiarse del viento en contra y en el primer punto intermedio tan sólo se dejó 36 segundos con Alberto Contador. Era la guerra anunciada. Pero, poco después atravesó la pancarta del kilómetro 11 Alejandro Valverde. Por la izquierda, claro. Once segundos perdidos con Manuel Quinziato, al que nadie, ni siquiera Leipheimer, desbancó del primer lugar.

 

Progresión de Leipheimer

Valverde no se desvió. Su carril era el izquierdo. A toda velocidad. Mientras tanto, Alberto Contador tiraba de pintura. Apenas se movía del arcén. Siguió la estela de la línea continua, que le deslizaba por la explanada, camino de Ciudad Real. En el segundo punto intermedio se colocó con 24 segundos perdidos respecto a su compañero Levi Leipheimer y aumentó distancias con Carlos Sastre. 45 segundos de desventaja para el abulense. Bailó sobre su bicicleta. No era día para balancearse. Sin repechos, ni rampas. Sastre se pegó al sillín y no se movió. Así hasta meta, donde recuperó cuatro segundos con Alberto Contador. Primer examen superado.

 

El que apunto estuvo de suspenderlo fue Leipheimer. En el segundo punto intermedio no fue capaz de pasar del tercer puesto. Pero, como buen contrarrelojista, hizo un pacto con el viento. Lo cambió a su gusto. A su favor. Alejandro Valverde había pulverizado marcas en el kilómetro 28. Superaba a Alberto Contador en 15 segundos y en un minuto Carlos Sastre. Con Leipheimer quedó retrasado en tan sólo nueve. El viento en contra le supo a gloria. Se colocaba líder virtual de la carrera. Avistó a Erik Zabel. El alemán también le vio. "Al llegar cerca de él, su coche se ha apartado", rememoraba Valverde.

 

Zabel le clavó los ojos, se alzó sobre sus pedales con fuerza y consiguió mantener las distancias. "Igual me ha venido bien no haberle doblado y tenerle como referencia porque quizá me hubiera venido abajo", añadió el murciano. El viento había cambiado de dirección. Ahora era favorable. Pero le detuvo. La ventisca estaba ya del otro lado del océano Atlántico. De Levi Leipheimer. Recuperó un minuto y quince segundos en los últimos 20 kilómetros de etapa. Utópico. De oro. Dejó a su compañero Alberto Contador a 49 segundos, a Carlos Sastre a un minuto y medio y a un impresionante Sylvain Chavanel, que finalizó segundo, a doce segundos.

 

Valverde se tuvo que conformar con la quinta posición en la etapa, lo que le hace auparse hasta la tercera de la general, después de haber rozado el maillot oro. El viento en contra no le es impedimento. Tampoco ya las largas etapas contra el reloj llanas. Solo cuenta rodar por la izquierda, para tener mayor concisión al pisar el acelerador. Y es que, los últimos kilómetros, Valverde los hizo pegado al borde derecho de la carretera, que llevaba su nombre escrito en oro, pero que el viento lo borró, para pulir las siglas de Levi Leipheimer. ainara@ciclismoafondo.es




- Clasificación de la 5º etapa


- Clasificación general



¡GANA UNA MERIDA TARGET 6!

 

Te recomendamos

Diseñadas en la alta competición, adaptadas para todos los ciclistas...

Salimos a rodar con el Ventral Air SPIN de Poc, un casco cómodo y ventilado para hace...

Un modelo desarrollado en colaboración con el equipo del actual Campeón del Mundo que...

Lo último en tecnología para proteger y optimizar el rendimiento del ciclista: así so...

Con los hermanos Simon y Adam Yates, Esteban Chaves y Matteo Trentin como grandes ref...

Velocidad, rigidez, peso contenido y un funcionamiento exquisito son las característi...