Bingen Fernández, del manillar al volante

El vasco se estrena esta temporada como director en el Garmin-Transitions después de catorce años como ciclista profesional
admin -
Bingen Fernández, del manillar al volante
Bingen Fernández, del manillar al volante

Después de catorce años como ciclista profesional, cuesta ahora tener que dar órdenes. Habituado a aceptarlas, a ser teledirigido en cada pedalada y someterse a las reglas estipuladas por los jerarcas, generalmente de mayor edad que los ciclistas. Ahora es él quien se ha convertido en superior. En parte por culpa de la edad. Con 37 años, a Bingen Fernández, las piernas le dijeron basta. El cuerpo no quería volver a sentirse ciclista pero la mente quería seguir dando pedales. Por eso se limitó a cambiar de mando. Del manillar al volante. Y de color, del rojo del Cofidis, su casa desde el año 2002, al naranjado y azul del Garmin-Transitions. "Ahora el ciclismo lo veo más lejos", asiente. Pero lo sigue viendo.

 

"Eres ya toda una eminencia, tenemos que mirarte de forma diferente y hacerte más caso que antes", bromeaban con él Aitor Pérez Arrieta y Aitor Galdós, ciclistas del Footon-Servetto y del Euskaltel-Euskadi respectivamente, un día antes de comenzar la Volta a Catalunya, de camino a Barcelona. Él, tímido como acostumbra, se limita a esbozar una sonrisa que adivina el entusiasmo sostenido ante su nuevo cargo. Sigue siendo el mismo que en 1996 se vestía como ciclista profesional con el Euskadi, que seis años más tarde emigraba a Francia y que hace apenas seis meses anunciaba su retirada con un palmarés inédito. Por estrenar. Su labor siempre ha sido la de peón del ciclismo. Bogador de la regata que tiene su puerto en Bermeo, donde vive. Ahora se ha convertido en patrón de la regata.

 

"No sientes igual las carreras. Cuando un corredor ataca, antes lo sentías, el cambio de ritmo, el intentar llegar hasta la posición delantera. Ahora te lo tienes que imaginar", relata Bingen Fernández. La memoria, todavía reciente de su pasado como ciclista ayuda a esbozarlo, pero reconoce que todavía "cuesta dar órdenes, no sale de forma automática". Sobre todo a los ciclistas con los que ha compartido pelotón hace menos de un año. "A los más jóvenes es más fácil dárselas, a los neoprofesionales que se estrenan este año. Me hacen más caso", confirma. Aún así, "primero tengo que pensar lo que voy a decir y luego cómo voy a hacerlo". Aún no se habitúa.

 

Objetivo, aprender

"Es un ciclismo totalmente diferente, parece un mundo que nada tiene que ver con ser ciclista". Ahora maneja el volante en vez del manillar. Pisa el acelerador y toca el freno en vez de darle a los pedales. "Tengo menos dolor de piernas" pero más de cabeza", bromea. Ser director da mucho más trabajo que ser ciclista pero es cuestión de habituarse", dice. De rodarse como bogador de la trainera del Garmin-Transitions. En esa adaptación, Bingen Fernández se ha construido una meta particular: "aprender". Lo suyo es como acudir a la escuela para educarse en ser profesor. Debutó en el Tour del Mediterráneo y la Vuelta al Algarve. Tras la Volta a Catalunya, "estaré en el GP Miguel Indurain y la Vuelta al País Vasco". Estar. Ya no menciona el verbo correr.

 

De la mano de Matthew White, ex compañero en el Cofidis y de quien recibió la llamada para formar parte del cuerpo técnico del Garmin, y de Lionel Marie, otro de los directores de la escuadra, Bingen construye su nuevo camino al volante del equipo estadounidense. "Es una formación joven  pero con muchas ganas de hacerlo bien", afirma tajante. "Se ha perdido a una figura muy importante como Bradley Wiggins después de haber hecho cuarto en el pasado Tour pero tenemos un grupo compacto con Christian Vande Velde, David Millar y Tyler Farrar como puntas", explica.

 

"Tienen una buena mentalidad, siempre piensan en ganar y, si no se consigue, en hacer el mejor puesto posible. El resto son corredores jóvenes venidos de la escuela holandesa y que saben lo que es el ciclismo. Vienen muy preparados", detalla. Igual que él. Catorce años de carnet ciclista se han ganado la renovación, ahora con plaza en un coche. "Era una oportunidad que no podía dejar pasar", justifica, cuando Jonathan Vaughters le tentó en la pasada edición del Tour de Francia, la que supuso su debut en la ronda gala después de más de una década como remero del Cofidis. Ahora le toca a Bingen Fernández capitanear. "Para ser el mejor director posible",concluye.

Te recomendamos

La adaptación, la mejora que buscas en tu rendimiento, se produce con la recuperación...

Velocidad, rigidez, peso contenido y un funcionamiento exquisito son las característi...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Cargar con todo lo necesario para practicar tu deporte favorito y disfrutar al mismo ...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La nueva Quartz Aero Disc de BH es una auténtica bici todoterreno para afrontar rutas...