CRI Campeonatos de España: El disparadero ya apunta al Tour

Alberto Contador se impuso en la prueba contrarreloj de los Campeonatos de España certificando su mejoría en la modalidad con un golpe de efecto que le llena de moral antes de encarar la ronda gala
admin -
CRI Campeonatos de España: El disparadero ya apunta al Tour
CRI Campeonatos de España: El disparadero ya apunta al Tour

Fotos: Rafa Gómez

Tomaba tiempos Johan Bruyneel, cronómetro en mano, cuando su pupilo más aventajado, Alberto Contador, apenas había asomado su rostro por Santillana del Mar, pie y base de las Cuevas de Altamira donde el belga, apostado como si de un camaleón casi camuflado se tratara, alternaba su mirada concentrada en su reloj personal con el de la meta de la prueba contrarreloj de los Campeonatos de España. Comparaba los tiempos con los que marcaban, fatídicos, los jueces de los segundos que exprimía Contador con cada magistral zancada. Sonreía Bruyneel entre dientes. Lo tenía. Pero callaba y escondía la satisfacción. Contador encaraba el último repecho, a menos de tres kilómetros para el final dinamitando marcas. Lo tenía en su mano. "Hay que esperar", repetía Bruyneel con cara de pillo mientras comparaba su reloj con el de la meta en que el centenar de aficionados congregados apostaban sus gritos a la llegada del madrileño. Ellos le veían ya ganador. También el propio Contador. Frenó el reloj de Johan Bruyneel en una hora, seis minutos y cuarenta segundos.

 

Relumbraba entonces la miraba del técnico belga. Un ápice de brillantez en el rostro  que atestiguaba la confirmación de lo obvio, del crecimiento de un ya de por sí desarrollada aptitud para convertir en oro todo aquello que toca. También la contrarreloj de los Campeonatos de España. "Ahora sí", decía Bruyneel. Cómplice sonrisa. Abierta y sin tapujos. Fue el prolegómeno del último disparo adiestrador de Alberto Contador antes de viajar a Mónaco. El madrileño dejó sin opciones a los tres corredores que salieron después que él, los grandes favoritos para anotarse el título. Ni Luis León Sánchez, campeón en 2008, ni Rubén Plaza, ni el profeta Ivan Gutiérrez, todos con las referencias de Contador, fueron capaces de rebajar su magnífica marca. Y todo después de que Paco Mancebo les retara sellando el mejor tiempo a batir tras los exigentes 47 kilómetros de repechos y duras subidas que se trazaban entre Torrelavega y Altamira. El del Rock & Racing, como Bruyneel, permaneció hasta la conclusión de la prueba cercano a la meta. Y al podium. Lo acarició por medio minuto.

 

Medio minuto a Luis León

Fue, casualidades, el mismo, abultado, que le alejó a Luis León Sánchez de repetir el triunfo que consiguió en Talavera de la Reina. Casi inviable, impensable para el propio murciano del Caisse d'epargne, consciente de la imposibilidad de la reválida ante el portento de Alberto Contador. Solo pudo superarle en el punto intermedio del kilómetro 27, donde Luis León se aventajó por solo un segundo a un Alberto Contador que le costó adaptarse a su propio ritmo. "Los repechos de la primera parte no eran muy aptos para mí", reconocía. Allí no se puede alzar y mecerse sobre la bicicleta a estilo propio. "Pero me han dado las referencias y he visto que han sido buenas", ganador prematuro. "Era la victoria que me faltaba". Ahora apuesta por las repeticiones, como la del Tour. En ellas deberá poner en práctica toda esa mejoría que ha experimentado a lo largo de la temporada y con la espectacular bicicleta que han diseñado en exclusiva. Para un líder único. En la ronda gala "las cronos serán totalmente diferentes y con rivales distintos", avisaba.

 

Repetirá, no obstante con Luis León Sánchez, segundo y optimista ante su rendimiento frente al portento de Contador. Con él se fundió en un cálido abrazo en el 'backstage' de los Campeonatos de España mientras esperaban la llegada de Rubén Plaza, tercero y acumulador de todos los colores posibles de las medallas excepto el oro. Otro año más el valenciano se quedó sin victoria. No se dejó caer entonces Bruyneel por los aledaños del podium, entre alegrías y felicitaciones para el nuevo maillot rojigualda, el que apunta al mejor contrarrelojista del país. Poco tardó Alberto Contador en cubrir su cabeza con la gorra personalizada del disparo de gracia con el que celebra cada una de sus ya múltiples victorias. Entre sonrisas, como las de Bruyneel, cómplice. Pícaro el madrileño con el bordado de su gorra. El brazo, propio, del disparo que apunta ya a los Campos Elíseos de París. ainara@ciclismoafondo.es

PASA A LA PÁGINA SIGUIENTE PARA VER LA CLASIFICACIÓN COMPLETA DE LA CONTRARRELOJ DE LOS CAMPEONATOS DE ESPAÑA

Te recomendamos

Un estudio genético en la revista Nature encuentra que podría haber un nuevo subtipo ...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Cargar con todo lo necesario para practicar tu deporte favorito y disfrutar al mismo ...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La incorporación de los frenos de disco a las bicis más rápida del pelotón sigue impa...

Porque Mojácar tiene que estar en esa lista de Grandes Fondos que recorrer antes de m...