David de la Cruz, ciclista por casualidad

«Hace dos años no conocía absolutamente nada del ciclismo»
admin -
David de la Cruz, ciclista por casualidad
David de la Cruz, ciclista por casualidad

De pequeño, cuando aún la mayoría de edad no firmaba en su carnet de identidad, cuando pasaba horas y horas en el Bar Combi de su Sabadell natal, soñaba con ser atleta profesional, con ganarse la vida corriendo, volando con sus piernas, saltando rías, evitando obstáculos. Sus límites le decían que no era ese su deporte, que sus virtudes no se ajustaban con su atletismo querido, que su físico estaba hecho para otro escaparate. Las lesiones, su entrenador también, le mandaron directo al spinning. Pero él, chico de deportes de épica, de sufrimiento, de emoción, de tensión, se plantó, se saltó las clases y acabó en una tienda de ciclismo, comprándose una bicicleta de carretera. Sin saberlo, sin haber hecho nunca un guiño a los pedales, estaba dando el primer paso para convertirse en ciclista.

Comenzó a usar esa bicicleta para ir al supermercado en el que trabajaba. Hasta que un día pinchó. El pinchazo que marcaría su futuro. Cuando fue a arreglarle, preguntó al vendedor que si había alguna opción de probar en el ciclismo. Le invitó a que saliese un día con el Club Ciclista Trujillo. Lo hizo. Al día siguiente, después de trabajar, con su malla de atleta, con su camiseta de atleta, con sus zapatillas de atleta, sin casco, allí se presentó, dispuesto a demostrar lo que él creía que valía, el nivel que no pudo ofrecer corriendo, la calidad que su cuerpo contenía. Aguantó la salida, una ruta complicada, y sorprendió a sus nuevos compañeros, los que le facilitaron material, los que apostaron por él y le enviaron al Club Ciclista Sant Boi. De ahí al ECP. Del ECP al Caja Rural. Y a la Volta a Catalunya. A compartir pelotón con Alberto Contador, con Denis Menchov, con Carlos Sastre. En 2011, el sabadellense David de la Cruz, de sólo 21 años, afronta su segunda temporada como ciclista profesional.

Llegó al ciclismo de casualidad y ahora, en su segundo año como profesional, debuta en una carrera Pro Tour. Además, en casa. ¿Cómo se siente?

Muy ilusionado. Me cuesta creerlo. Miro dos años atrás y veo que no conocía absolutamente nada del ciclismo. Nunca había tenido ningún contacto con este deporte, ni por familia, ni por compañeros. Y verte en tan poco tiempo aquí, es algo que te llena, que te motiva para seguir trabajando.

Antes de subirse en una bicicleta, corría 3.000 obstáculos, aunque alguien que le conoce bastante dice que no se le daba muy bien...

Hay que ser realistas. Yo en el atletismo nunca hubiera podido dedicarme de manera profesional. Me cuidaba y entrenaba como el que más, pero donde no hay, no hay. Encima, con el añadido de muchas lesiones. Todo eso me hizo pasarme a la bicicleta. De momento, aquí va todo mejor.

Quería ser atleta y ha acabado siendo ciclista. ¿Por qué terminó dando pedales?

Todo fue a raíz de una lesión. En mi último año, en 2007, tuve muchas lesiones y mi entrenador me recomendó que hiciese spinning, pero tampoco lo veía muy claro, así que un día vi una bicicleta de carretera y me la compré. Por cosas de la vida, acabé arreglando esa bicicleta en una tienda y preguntando si había alguna opción de probar. Y ellos me pusieron en contacto con mi primer equipo. Todo fue rodado. Ahora me pongo a pensar y han sido muchas casualidades. Estoy contento.

Algunos le llaman Jan Ullrich, por su parecido con él, ¿pero con qué corredor, en activo o ya retirado, se siente más identificado?

No tengo ningún modelo, ningún corredor con el que pueda decir que me siento identificado. Sí que alguna vez alguien me han hablado de Jan Ullrich, pero no llegué a verlo a él en activo. Por la manera de  ir en la bicicleta, sí que me han dicho que me parezco a él. Si te soy sincero, no tengo la suficiente cultura ciclista como para decir con qué ciclista me siento identificado

¿Cómo fue el paso del ECP al Caja Rural? ¿Quién del equipo navarro se puso en contacto con usted?

Todo fue a raíz de que entrené con Joaquim Rodríguez. Él les dio muy buenas referencias de mí. En principio, el Caja Rural me quería para el equipo amateur, pero gracias a las referencias de 'Purito', al final me ficharon para el equipo de Continental. Les gusté, me renovaron y aquí continúo.

2010 fue su primer año de adaptación. ¿Qué le ha sorprendido del profesionalismo?

Como bien dice la palabra, que es muy, muy profesional. Hay una diferencia muy grande con el campo amateur. También se va más rápido e impresiona mucho ir con esa gente que ves por televisión o en las revistas y ahora vas pedaleando con ellos. Al ser mi primer año en Continental, corres más carreras amateurs y tampoco acabas de decir, 'ostras, he corrido tantas carreras con pros', pero este año sí que veo que es diferente. Tengo mucha ilusión y mucho respeto por las figuras que van en el pelotón.

Cuando preparaba su estreno como profesional en la Vuelta a Andalucía, un coche le arrolló y le mandó al hospital. A pesar de este accidente, ¿qué resumen hace de su primera campaña?

No fue la temporada que yo había soñado. Tuve bastante mala suerte, muchos accidentes. El primero, me dejó un poco mermado, aunque luego pude dejarme ver en alguna etapa y ayudar al equipo. En la Vuelta a León también hice algún buen puesto. Y el otro que me marcó fue la caída que tuve en el Tour del Porvenir, una carrera que preparé con mucha ilusión y a la que creo que llegaba bien. Fue una caída fuerte que me mandó para casa. Por suerte, pude sacarme la espina ganando el Campeonato de España de Persecución Individual, así que, más o menos, contento. A ver si este año la suerte acompaña, van mejor las cosas y hago algo interesante.

Y en 2011 ya debuta en el Pro Tour. ¿Qué espera de la Volta? ¿Qué objetivos tiene marcados?

Objetivos no puedo marcarme a nivel individual porque estás supeditado a lo que diga el equipo. Mi objetivo principal es hacer el trabajo que me manden lo mejor posible y que estén contentos y  pueda seguir siendo ciclista y aprendiendo lo máximo que pueda.

Correr en casa es especial. Supongo que levantar los brazos aquí sería como un sueño...

Correr en casa es muy especial, con tu gente, por las zonas en las que entrenas. Los momentos previos a esta carrera los he vivido de una manera diferente, con mucha ilusión. Levantar aquí los brazos, para mí sería como levantarlos en el Tour. A ver si hay suerte, pierdo un poco de tiempo y puedo coger una fuga que tenga margen y pueda llegar. Estar luchando por una victoria de etapa sería... la 'ostia'.

Esta temporada tiene como compañero a Iñigo Cuesta. ¿Le ha dado algún consejo ya?
Iñigo es una fuente de información muy importante. Se nota que lleva muchos años en esto y tiene una ilusión que llama la atención, no por la edad que tiene, sino por el que tiempo que lleva en el ciclismo. Parece un chico joven. Está muy atento con los jóvenes. No sólo por mí, también con Bravo, Arturo Mora, Higinio... Siempre nos da consejos, si tenéis que ir allí, si tenéis que ir allá. Intenta protegerte en carrera. Es muy buen fichaje de cara a enseñarnos a nosotros.

Se define como un corredor para vueltas, que va bien para arriba, que se defiende en crono. Si pudiera elegir, ¿se quedaría con la Volta o le gustaría otra en especial para conseguir su primer triunfo como profesional?

Si pudiera ganar en la Volta sería muy, muy interesante. Respecto al tema de cómo me considero, aún creo que estoy por definir bien, pero sí que creo que sirvo para las vueltas. Cada día veo que me acostumbro mejor, que en la montaña puedo estar ahí, que no hago cronos desastrosas. Si algo soy, creo que es un corredor para vueltas.

¿A favor o en contra de los pinganillos?

El pinganillo tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. No creo que quiten el espectáculo. Hoy (por ayer), igual si no hubiera habido no hubiera llegado la escapada. Los pinganillos están muy bien por la seguridad, para avisar de ciertas cosas. No son nada malos para el ciclismo.

¿Cuáles son las siguientes citas del calendario en las que les veremos?

Si no hay ningún cambio, en principio, corro la Volta a Catalunya, el Gran Premio Miguel Induráin, Castilla y León y Vuelta a Asturias.

Te recomendamos

¿Qué le pedimos a un casco? ¿Seguridad, comodidad, aspecto atractivo, ventilación, bu...

La adaptación, la mejora que buscas en tu rendimiento, se produce con la recuperación...

Velocidad, rigidez, peso contenido y un funcionamiento exquisito son las característi...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La nueva Quartz Aero Disc de BH es una auténtica bici todoterreno para afrontar rutas...