Vincenzo Nibali: “Empiezo a tener la forma de mis mejores días”

El italiano reconoce que otros años no estaba tan concentrado a estas alturas de la temporada.
Ainara Hernando desde Omán / Fotos: ASO -
Vincenzo Nibali: “Empiezo a tener la forma de mis mejores días”
Tour de Omán 2016

Las intenciones se ven desde el primer día. Basta atender a una mirada. Vigilar un gesto. El de Vincenzo Nibali lo dice todo. En la primera ascensión del Tour de Omán que acaba en descenso hasta la meta, el Tiburón fue el primero en mover el árbol. Con él pocos quedaron. Dumoulin, Bardet, Pozzovivo, Van Avermaet, Jungels…Su ataque descalabró a Richie porte, que desde entonces viaja pedaleando por Omán más dentro que fuera de la carrera. Todo lo contrario que Nibali. Al día siguiente, en el repecho de Al Quriyat solo Boasson Hagen le superó. “Era el único que en una subida así me podía ganar. ¡Yo no soy explosivo! Soy un escalador”.

Donde él se mueve como pez en el agua, o mejor dicho, como tiburón en el agua, es en la montaña. La de Omán le llamaba y él no ha fallado. “Es una buena victoria”, reconoce. Y lo es porque no solo es suya, si no de todo un Astana que se ha mostrado aguerrido e imbatible. “Hemos probado a atacar pero era muy difícil hacer la selección”. Se equivocaron con los desarrollos. “Un 39 X 29 como hemos montado, era demasiado duro. Hemos cometido ese error porque con los dos kilómetros que se ha alargado el puerto respecto al año pasado, la subida cambia totalmente”.

Por eso el Tiburón reconoció que “he buscado subir tranquilo y esperar a los últimos 200 metros. Agnoli y Grivko han trabajo mucho en al inicio de la subida, después Scarponi en la parte central y con Fuglsang hemos tratado de movernos a dos bandas. Primero él y yo al final”. Jugada maestra. Nibali ha vuelto a ganar en la Montaña Verde como hace cuatro años. “Entonces era más joven, tenía menos experiencia. Aquella vez ataqué al principio y me hice toda la subida solo. Hoy se necesitaba tener los nervios más calmados y esperar al final”.

Vincenzo Nibali solo ha tardado dos carreras en conseguir su primera victoria de la temporada. Debutó en Argentina donde “empecé a estar bien. Sufrí solo una o dos etapas pero aquí empiezo ya a tener la forma de mis mejores días”, asegura. Su primera gran cita no llegará hasta la Tirreno-Adriático, “por eso espero acabar bien este Tour de Omán, recuperar fuerzas en casa y pensar en la carrera de los dos mares”. Ese será su camino en el asalto del Giro de Italia, el gran objetivo del año para el italiano.

Es eso precisamente lo que lo ha cambiado todo. “En los últimos años que pensaba en el Tour empecé mucho más despacio la temporada y eso no me lo hacía pasar bien porque dentro de mi siempre tenía las ganas de hacer algo más. No era fácil y lo pasaba mal. En cambio empezar así y con un peso más decente, hace que sea más fácil luchar por la victoria”.

Cuenta que “mentalmente, si sabes que tienes que ir al Tour empiezas más tranquilo y quizás también un poco menos concentrado. Igual eso es un error. En cambio, comenzar así la temporada, hace que la cabeza se relaje más. Sabes que estás bien preparado, que has hecho un buen comienzo y es más fácil gestionar toda la temporada”.

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...