FOTOS. Giro de Italia 2011. Del inframundo de la tierra a los volcanes de Orvieto

La etapa de tierra deja más polémica que lucidez en la jornada que Peter Weening se alzó con el triunfo y la 'maglia rosa' y Nibali atacó a Contador en el descenso del Fighine, pero el madrileño pudo sobreponerse y, como el resto de favoritos, entrar compactos, juntos y enteros en Orvieto.
admin -
FOTOS. Giro de Italia 2011. Del inframundo de la tierra a los volcanes de Orvieto
FOTOS. Giro de Italia 2011. Del inframundo de la tierra a los volcanes de Orvieto

Fotos: Tim de Waele
Orvieto es una plataforma elevada entre las colinas de la Toscana, la tierra más mística, más romántica y más maravillosa de Italia. Una roca que se quedó colgada del piso por la explosión de los volcanes. Así, escupiendo fuego esta el mundo del ciclismo. Arde con la seguridad de los ciclistas como incógnita desde que Wouter Weylandt se mató en el Passo del Bocco hace tres días. Desde Orvieto, la roca en medio del infinito paisaje verde se ven las colinas de la Toscana, los viñedos y los cipreses. En el paladar, un sorbo de 'chianti'. En los dientes, una 'bistecca fiorentina'. Sabores de la Toscana más casta. Pura. Eso es lo que quiere el ciclismo. Proeza, epopeya y gesta. Y humanidad a la vez. Ciclistas que se retuercen en rampas aptas para practicar la escalada tras 200 kilómetros de etapa y que, al mismo tiempo de ser héroes, sean limpios. Puritanos. En Orvieto, el ciclismo volvió a la vida después de la desgracia. La música volvía a sonar y con ella llegaba el 'sterrato', los tramos de tierra tan espectaculares como peligrosos. Tan esperados hace unos días como inoportunos de repente.

Por los 19 kilómetros de tierra, suspiros y nervios, y tensión se contenía la respiración contenida. Más como medida de supervivencia que por el miedo pues la polvareda apenas dejaba ver, imposibilitaba respirar a ochenta kilómetros a la hora. Nibali, un gustazo de ciclista que tan pronto se mete en el podium del Giro siendo gregario de Basso, con el dorsal tomado cinco días antes y sin saberlo, gana la Vuelta a España a golpes de inteligencia o ataca en el descenso del Poggio en la Milán San Remo, se encendió también bajando la Crocce di Fighine. Le soplaron sus compañeros que por arriba, en la pancarta de la tachuela de tercera con suelo de tierra Alberto Contador había pasado retrasado y el tiburón -así le llaman sus 'tifosi', que cada vez son más- sacó los dientes. Caníbal. Sabe que si quiere ganarle este Giro al madrileño tiene que ser cuesta abajo y no espera al Zoncolan o a los Dolomitas. Ni siquiera al Etna, su casa. El ansia le puede.

En el tobogán del Fighine, entre piedras y polvareda surgió el tiburón más hambriento. Maestría y belleza mezcladas en un ataque soberbio. Sólo él podía ver lo que había por delante pues era él quien levanta la tierra a su paso. Tiburón hambriento. Sabía que poco podía a hacer a casi treinta kilómetros del final y con los favoritos reagrupándose por detrás pero miró a su zaga y nadie le seguía. Se creció. Abrió la boca y mordió el polvo pero no importaba. Arriesgó Nibali hasta el límite, "quería probar las ruedas", decía cruzada la meta bromeando. Lo que de verdad buscaba era catar las piernas de Contador, meterle miedo en el cuerpo para lo que llega, pues del Giro solo se habla y escribe de la montaña y la dureza pero todo lo que sube, tiene que bajar, concibe Nibali aferrándose a la esperanza de llevar a los confines a Contador.

Ahí, al punto del desequilibrio llegó el italiano del Liquigas al rozar el borde de la carretera. Entonces decidió dejar de arriesgar. Con el descenso acabado pronto el 'Squalo' fue neutralizado por Garzelli, Scarponi, Menchov, Sastre, Purito. Y Contador. Todos juntos tras el peligro de la tierra. Del invento que el año pasado Zomegnan propuso en la genial etapa de Montalcino. El orbe se convirtió en barro. Nada de polvo. Solo fango para regresar a la época de los héroes con la cara borrada por el lodo. Ciclismo en blanco y negro con pedaladas hacia atrás. Pero el ciclismo no es así ya. Como la vida, aunque lento, evoluciona. Pero sigue dando sustos. Como el de Weylandt días atrás, otra vez el Giro se quedó sin respiración. La tierra. Cayó Tom Slagter a diez kilómetros del final cuando intentaba coger un bidón a un auxiliar del Euskaltel. Se despistó al estirar la mano y no llegó a ver que su rueda rozaba con la del ciclista que llevaba delante. Afilador y al suelo. Silencio de nuevo en el Giro. Vuelco al corazón hasta que se vio al holandés del Rabobank moviendo los brazos. Tranquilizando a la familia ciclista.

Para entonces su compañero Peter Weening ya volaba hacia la victoria de etapa y el rosa de Orvieto. A su ataque no se pudo reprender a pesar de las erupciones de Michele Scarponi primero y David Arroyo después en el explosivo final. También lo intentó Mikel Nieve. Tarde. El resto de favoritos no dejaron de mirarse. Scarponi a Contador. Contador a Nibali. Todos juntos después de salir del inframundo de las tierras de la Toscana al amparo del volcán de Orvieto.



PINCHA AQUÍ PARA VER TODAS LAS FOTOS DEL GIRO DE ITALIA





- Las etapas





- No los pierdas de vista

PASA A LA PÁGINA SIGUIENTE PARA VER LAS CLASIFICACIONES COMPLETAS


Te recomendamos

Te invitamos a que vivas una jornada en Madrid con el equipo de pruebas de MOTOCICLIS...

Diseñadas en la alta competición, adaptadas para todos los ciclistas...

Salimos a rodar con el Ventral Air SPIN de Poc, un casco cómodo y ventilado para hace...

Un modelo desarrollado en colaboración con el equipo del actual Campeón del Mundo que...

Lo último en tecnología para proteger y optimizar el rendimiento del ciclista: así so...

Con los hermanos Simon y Adam Yates, Esteban Chaves y Matteo Trentin como grandes ref...