Fotos Subida a Urkiola: Igor Anton se hace leyenda

El ciclista de Galdakao culmina la gran labor del equipo naranja con una victoria incontestable y resucitadora para el Euskaltel-Euskadi
admin -
Fotos Subida a Urkiola: Igor Anton se hace leyenda
Fotos Subida a Urkiola: Igor Anton se hace leyenda

Fotos: Oskar Matxin 

"Eskerrik asko denoi". Muchas gracias a todos, en euskera, el idioma del Euskaltel-Euskadi. Lo articulaba por el pinganillo Igor Anton después de volver a la vida, de respirar el aliento que casi le faltó en el Santuario de Urkiola. Casi. Sin respiración. "Por poco", comentaba después, con ojos de pillo. Los mismos que vieron a un kilómetro para la conclusión su momento. La oportunidad de culminar con éxito el gran trabajo del hasta entonces moribundo Euskaltel. Aunque naranjas, vestían de procesión el negro, de luto en Durango. Quisieron pasar de incógnito y refilón. Sin querer hablar con nadie, sin apenas ganas de pedalear. Las fueron encontrando, la motivación y las ganas conforme se exprimía el primer ascenso a Urkiola y lograron mantener las diferencias con Lluis Mas y Jairo Salas, del Colombia es Pasion. Verdugo controló a los escapados y revolucionarios que intentaron asaltar el trono del Euskaltel antes de la última ascensión, donde se resolvió la carrera.


Entre tirones vagó Igor Anton. A escondidas. Los primeros demarrajes de Beñat Intxausti, espléndido quinto puesto el del joven del Fuji-Servetto, dejaron a Anton y David Arroyo, las dos ruedas referenciales temblando. Ficticio. Querían engañarse el uno al otro mientras Verdugo y Alberto Fernández de la Puebla provocaban con su trabajo el alejamiento de Joaquim Rodríguez del grupo cabecero. Un favorito menos. Xavier Tondo, Patrik Sinkewitz, Freddy Montaña y el propio Intxausti aguantaban. Con ellos, sufriendo para engañar, Arroyo y Anton. El talaverano del Caisse d'epargne fue el primero en destapar su verdadera y magnífica condición física con un ataque a cinco kilómetros para la conclusión. Le faltó calcular al dorsal uno, conocedor de la conquista del monasterio vizcaíno como nadie después de arrasar en 2008. Pronto se le pegó a la rueda Freddy Montaña. Luego vendría Anton, agazapado en la brillante forma que no pudo demostrar en el Tour de Francia.


A un kilómetro para al conclusión y en medio de la anarquía por los continuos tirones de Intxausti, Anton quiso convertirse en leyenda. Apostado en una cuneta, más de una década atrás, un chaval de Galdakao fue testigo de la victoria del Chaba Jimenez en Urkiola. "Yo fui a ver a Pantani, porque era mi ídolo y aunque no ganó, me fui muy contento a casa", recordaba. Ese chico que idolatraba y se ha convertido ya en mito de Urkiola gracias a un ataque de poca demora. Abriéndose paso entre los centenares de aficionados apostados a lo largo de toda la ascensión marcó territorio frente a David Arroyo, descolgado y Xavier Tondo, un punto por debajo. No miró atrás Anton. Solo arriba, a lo que restaba. Lo peor. El último desnivel reventador. Fue cuando se acercó hasta el Sntuario de Urkiola, a 500 metros de la meta que ya le miraba cuando giró. Testigo desde la lejanía fue Xavier Tondo de la reconversión en leyenda de Igor Anton, resucitado. Le costó recuperar el aliento varios minutos, boca abajo. Saboreaba triunfo. Dedicado. "Al equipo, por todo lo que ha trabajado por mi y a Mikel Astarloza, por lo mal que lo esta pasando", decía Igor Anton, el nuevo mito de Urkiola. ainara@ciclismoafondo.es

PULSA AQUI PARA VER LAS FOTOS DE LA SUBIDA A URKIOLA

PASA A LA PÁGINA SIGUIENTE PARA VER LA CLASIFICACIÓN COMPLETA

</strong /></a /></< />

Te recomendamos

Un estudio genético en la revista Nature encuentra que podría haber un nuevo subtipo ...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Cargar con todo lo necesario para practicar tu deporte favorito y disfrutar al mismo ...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La incorporación de los frenos de disco a las bicis más rápida del pelotón sigue impa...

Porque Mojácar tiene que estar en esa lista de Grandes Fondos que recorrer antes de m...