FOTOS. Tour 2011. 1ª etapa: La ley del Tour sacude a Contador

Sucumbe a casi un minuto y medio en la general por una caída que le retrasó. Andy Schleck también se fue al suelo pero fue repescado. Los pronósticos no fallaron, y Philippe Gilbert se llevó el triunfo y el primer amarillo
admin -
FOTOS. Tour 2011. 1ª etapa: La ley del Tour sacude a Contador
FOTOS. Tour 2011. 1ª etapa: La ley del Tour sacude a Contador

Fotos: Tim de Waele
En el ciclismo, en el Tour más aún, hay leyes escritas, palpables con las manos las que tocan un libro gordo repleto de reglamentos por cumplir. Avituallamientos vetados en la parte final, posición y adelanto de los coches de equipo en carrera, los protocolos tras la etapa...Y luego están las otras, las que nadie ha puesto letras ni ha hilvanado en frases para convertirlas en conjeturas y fruto de discusión pero que todo ciclista sabe, aprecia y se percata nada más subirse a la bicicleta. Lo ha sentido mejor que nadie Beñat Intxausti. 25 años, un lustro como profesional y en ese aniversario A la vez debutante en el Tour de Francia. A por el carnet ciclista, una guerra de la que ha salido ya en la primera etapa, con el codo derecho magullado por una caída con 65 kilómetros en las piernas. Es la ley del Tour, la que no esta escrita y dicta, inequívoca la nerviosidad de la primera semana de carrera, el toque de trompeta para que todos los líderes estén delante. Y claro, con ellos, adosados como cemento al ladrillo que edifica un triunfo los gregarios que los aúpan al cielo. Tensión. Es la ley.

Enganchón a diez de meta
"Todos queríamos ir delante y mira lo que ha pasado, esta vez ahí ha sido la caída", se lamentaba David Arroyo. Lo que había pasado estaba tallado a fuego en el código del Tour. Una carretera estrecha, diez kilómetros para el final y un espectador distraído, mirando hacia el lado contrario del que venían los ciclistas. Un corredor del Astana no pudo esquivarlo, se enganchó con él y los escasos dos metros que separan una figura con la otra entre las doscientas unidades de un pelotón ya agrupado, pues Jéremy Roy, Lieuwe Westra y Perrig Quemeur, los valientes insensatos que se atrevieron con el soporífero arranque del Tour en forma de fuga, ya estaban cazados. , provocaron la desgracia. Montonera. Magulladuras y dolores. Heridas. No fue lo peor, pues apenas una treintena de ciclistas salieron bien colocados. Ahí erradicaba la fatalidad, el dolor más profundo posicionado en una colocación pésima, la de Alberto Contador que, inexplicablemente no estaba entre las figuras delanteras del grupo cuando se produjo el incidente.

Tampoco Samuel Sánchez. Los únicos de los favoritos. Pasaron el corte sin desplumarse Cadel Evans, Gesink, Leipheimer y Horner, Ivan Basso y Jurgen Van den Broeck. Todos. También los Schleck. Todos menos Contador y 'Samu'. La carrera siguió, como debía ser aunque de eso aún no hayan leyes escritas ni éticas, aún el peltón no sabe como definirse tras el Tour del pasado año marcado por el 'fair play'. En éste parece que nada de eso habrá. Sálvese quién pueda.

Inicio atípico
El Tour empezaba con aire dispar en esta edición. Desde 1977 solo en una ocasión se había arrancado con una etapa en línea. Fue la de 2008, en Plumelec, donde Alejandro Valverde dentelleó la subida para vestirse de amarillo. También subida en ligera pendiente. Hasta entonces todo habían sido prólogos y por eso, por el afán de innovar, para abrir el abanico de ganadores se apostó por la etapa en línea con otro final explosivo, de esos en los que hoy por hoy solo dos ciclistas están capacitados para ganar. Uno, el mismo Alejandro Valverde de Plumelec que ahora ve el ciclismo por televisión, sentado en el sofá esperando a que pasen los días, contando las horas para volver a subirse a la bicicleta el año que viene. El otro es Philippe Gilbert, que volvía al Tour que no pisaba desde el 2008. Y lo hacía, el regreso, en gran parte para ganar esta etapa y vestirse con el primer amarillo. Todo calculado sin margen a la sorpresa que el Tour pretendía quitando el prólogo para que no ganara el de siempre, Cancellara. Rabia en la bestia suiza que se manifestó en la subida final, atacante y bravucón como siempre. Él también quería.

Quiso y no supo que su líder Andy Schleck, después de embrollo de cadenas, cuadros y ruedas en el que se vio atrapado Contador impotente mientras los segundos le caían, también tuvo un percance y se acabó reenganchando al grupo de Contador. Dos caídas muy diferentes, como los dos ciclismos que Andy y Alberto ponen en escena. Como sus dos destinos, futuros y pasados. Están enfrentados en todo. Parte con ventaja el luxemburgués en frescura, ya consabida por no correr, disputar y desgastarse en el Giro ni en ninguna otra carrera del calendario, en equipo, tremendamente superior, y ahora, también en tiempos porque aunque entraron juntos en meta, el incidente de Andy fue en los últimos tres kilómetros y ahí la ley, la escrita dice que el ciclista queda repescado con los tiempos del pelotón, el que llegó tras Gilbert, un Evans de pegada magnífica en el repecho final, Hushovd y Rojas, que fue cuarto. Más lejos, muchísimo más está Alberto Contador. Un minuto y veinte segundos que en la contrarreloj por equipos que él y el Saxo Bank inaugurarán por al debacle de la primera etapa puede aumentar aún más frente a las prestaciones del poderoso Leopard de los Schleck. Y todo, en solo dos etapas.

PINCHA AQUÍ PARA VER TODAS LAS FOTOS DEL TOUR DE FRANCIA

  

 
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Históricamente pocos patrocinadores del mundo del ciclismo se han implicado en la est...

Sabemos que no decís "no" a un reto y más si os puede llevar hasta la Garmin Titan De...

Hablamos de bici, entrenamiento y nutrición con uno de nuestros grandes triatletas, F...

Proporcionar una posición cómoda sobre la bici y una gran absorción de las irregulari...

Mejoras en la aerodinámica, rendimiento y diseño a un nuevo nivel...

El sillín mítico, SLR evoluciona con una versión ultra ligera que se mantiene como la...