FOTOS. Tour de Romandía: Y apareció Castroviejo

El vizcaíno ganó el prólogo y es el primer líder. Gorka Verdugo, undécimo
admin -
FOTOS. Tour de Romandía: Y apareció Castroviejo
FOTOS. Tour de Romandía: Y apareció Castroviejo

"Está bien, pero ya de estar ahí..." Esa fue la frase, esas fueron las palabras, que Jonathan Castroviejo, vizcaíno de Getxo, pronunció nada más terminar la Tirreno-Adriático, cuando volvía a casa después de destrozar las leyes de la lógica en San Benedetto del Tronto. Casi nadie esperaba su explosión. Explosión de calidad, de nivel, de mucho nivel. El chico de Igor González de Galdeano había volado, había sido más rápido que Gesink, más rápido que Evans, más rápido que Larsson o Zabriskie, dos expertos en eso de ir contra el reloj. Quedó octavo, a 25 segundos de ese ser de otro planeta que un día nació en Berna. De aquello ya hace más de un mes, y Castroviejo, que mañana dejará los 23 para cumplir 24, hoy ha escrito la página más hermosa de su corta vida deportiva.

Y todo porque al joven vizcaíno le dio por adelantarse un día su regalo, su más preciado regalo de cumpleaños. Uno con el que soñaba, que anhelaba. Uno en forma de prólogo del Tour de Romandía. "Tendremos doble celebración", dijo el protagonista. Celebración porque ganó a todos. A especialistas como David Millar, quinto, como Alexander Vinokourov, noveno. A otros chiquillos prometedores, como Taylor Phinney, la joya estadounidense de 20 años, que quedó segundo, marcando casi idéntico tiempo, en el mismo minuto, en el mismo segundo, separados por centésimas. Ganó a Leigh Howard, tercero, la representación de la fábrica de la potencia, de la velocidad, del HTC-HighRoad. Ganó también a su compañero Gorka Verdugo, que a punto estuvo de colarse en el top 10. Otro de naranja, éste más veterano, en su mejor versión. "Sus referencias me han valido y me han sido muy importantes en el desenlace final", explicó el de Euskaltel-Euskadi tras cruzar la meta.

Ganó Castroviejo. Ganó porque fue el mejor. Nadie hubo en Martigny superior a él. Fueron 3.500 metros que quedarán para siempre marcados en su memoria. Su mejor día. El más feliz. Cuando consiguió una victoria perfecta. Perfecta como previa de su cumpleaños. Perfecta para decorar su palmares, para rellenar de alegría y motivación su moral, su cabeza, sus brazos, sus piernas, todo su cuerpo, el que quiere seguir luciendo durante el Tour de Romandía del que ya es líder.

PINCHA AQUÍ PARA VER LAS FOTOS DE LA PRÓLOGO DEL TOUR DE ROMANDÍA

PASA A LA PÁGINA SIGUIENTE PARA VER LAS CLASIFICACIONES COMPLETAS

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Rafa se impone tras más de cuatro horas de partido en el Open USA y se quedá a sólo u...

El cacao en polvo te permite disfrutar de las ventajas del chocolate sin remordimient...

Un neumático todo tiempo, como por ejemplo el Bridgestone Weather Control A005, está ...

Hablamos de bici, entrenamiento y nutrición con uno de nuestros grandes triatletas, F...

Llega un momento en la actividad de cualquier ciclista en el que es necesario hacer d...

Sabemos que no decís "no" a un reto y más si os puede llevar hasta la Garmin Titan De...