Fotos.Giro 09: 17º etapa. Franco Pellizotti bloquea a Sastre

Se distanció de los favoritos en las primeras rampas del Blockhaus tras una maniobra excelente del Liquigas y consiguió aguantar hasta la meta donde Di Luca acortó distancias con Menchov y Sastre se despidió de la lucha por el podium
admin -
Fotos.Giro 09: 17º etapa. Franco Pellizotti bloquea a Sastre
Fotos.Giro 09: 17º etapa. Franco Pellizotti bloquea a Sastre

Fotos: Tim de Waele 

Resultó convertirse, como en los añorados tiempos antaños, lejanos en la reformada memoria ciclista pero cercanos en el tiempo que marca la historia, apenas tres años sin ser aún cumplidos desde su última victoria en el Tour de Francia, Lance Armstrong en punto referencial y examinador de fuerzas durante la corta y explosiva etapa, o subida, que eran sinónimos en la decimoséptima etapa del Giro. Las piernas a las que no podía dar relevo el americano eran las ágiles, mordedoras de segundos y sentenciosas. Buena señal sobrepasarle cuando, minutos después del ataque que mediatizó la subida, fundía las burbujas chispeantes que le habían catapultado, cuan líquido agitado antes de ser desencorchado por las primeras rampas del Blockhaus. Dosificaba después sus esfuerzos ante el doblaje de Pellizotti primero, y Di Luca, Basso y Menchov después. Testados por las fuerzas del americano. Manifiesto distintivo de la buena forma que celebran como gala de alto standing cada vez que los puertos, agonizantes ya en la corsa rosa, hacen acto de presencia. No fue en cambio, para Sastre, buen augurio que el americano rodara a su lado, pernicioso en cuanto a vaticinios. Profecía endiablada del cielo al que el abulense no lograba dar caza. Caprichoso éste con Di Luca, el Abruzzo que jugaba en casa pero se quedó sin premio ante el bloqueo al que le sometió el táctico Liquigas y la victoria colmada de soledad gloriosa de Franco Pellizotti.


Acertaron los verdes en la denominación para colmar, triunfantes, la etapa que desazonados buscaban desde los ya lejanos Dolomitas. Premio sin esfuerzo hasta que se aliaron con el Blockhaus, el monte bloqueado por la nieve que tuvo que reducir su propia distancia por los copos caídos y la imposibilidad de las cámaras de alcanzar los más de 2000 metros de altura donde se corona, certera, la leyenda que engrandeció a José Manuel Fuente, el Tarangu en 1972, cuando consiguió derrocar al imbatible Eddy Merckx. Fue quizá por el ilusionismo dado de una victoria casi impensable, que Vincenzo Torriani, patrón hechicero de la corsa rosa, reeditó los mapas para colocar en medio de la bota italiana al renombrado Blockhaus. La misma vía por la que los borbones construyeron los caminos, perecederos aún hoy con asfalto rugoso que los actualiza, en el tiempo, para superar la montaña abruzza, carretera que eligió Pellizotti, como si de alemán reconstructor se tratara. Fueron ellos quienes levantaron fortificaciones durante la Segunda Guerra Mundial por encima de los mismos cimientos borbónicos.


Así, conflicto internacional entre italianos, Di Luca, Pellizzoti y Basso, soviéticos, Denis Menchov y aliados en apariencia neutrales Carlos Sastre, se libró el combates segundo también éste, tras el golpe de Monte Petrano y el posterior día de descanso. Mortificador para los guerreros de constancia,como Sastre y servicial para los hirvientes guerrilleros, como Di Luca. Encarnó la armada transalpina a la perfección la denominación echa suya de la subida. Bloqueo. Cuando Félix Cárdenas, último superviviente de la escapada que se formó en los rápidos kilómetros que discurrieron por terreno llano, imán de las cuestas de la única ascensión del día, agonizaba, Sylvester Szmyd, soldado incansable, avanzó sin coraza visible como reconocedor de terreno. Estratega. La suya fue una bala de fogueo, prueba ante el inminente y detonador tiroteo que esperaba, apostado entre los favoritos. No tardó Pellizotti en soltarse la melena, tímido. Sus rubios rizos se hicieron perceptibles en todo el grupo, cada vez más corto en unidades, consecuencia directa de sacrificio.


Ocho segundos para Di Luca

Apocado pero proverbial, el del Liquigas logró lo mínimo para alcanzar lo máximo. El bloqueo de Smzmyd dio sus frutos. Sastre temblaba e intentaba acercar posiciones. Esfuerzo en vano del que después pagó una cara factura. Nada es gratis en la guerra. Armstrong, creciente, atacó a Di Luca y Menchov, vigilantes de sí mismos. Otra lucha. Carácter canalla el del americano, que centró a todas las cámaras ante su pedalear, perezoso pero rentable. Pellizotti, mientras, exacerbaba. Su medio minuto de ventaja no le sirvió para atraer los objetivos. Desconcertado, echaba la vista atrás. No había ataques. Los líderes estaban juntos. Pero una nube de cámaras le perseguía al a vez que taponaba la figura de Armstrong, mínima después, cuando Danilo Di Luca orquestó el primer ataque para colocar el delirio en la meta que le esperaba ver triunfante. Decenas de abruzzos gritaban su nombre en el hotel Mamma Rosa para auparle por delante de Pellizotti. Pero el bloqueo del Liquigas pudo esta vez con el instinto asesino del 'killer'.


Mientras, Armstrong no logro hacerse un sitio entre el líder del LPR, Menchov, Basso y Garzelli, consistencia frente a la apatía solitaria de Pellizzotti, aventajado y espigado en sí mismo. Sastre partía en dos las ilusiones del podium y allí, enclavado entre Simoni y Masciarelli encontró su hueco el norteamericano, testador de fuerzas allá por donde dejaba su sello de presencia. Mal augurio para el abulense del Cervélo, inanimado y con resignación ante la esperanza que, bloqueada, no podía tornar en realidad. Apretaba sus dientes Di Luca, designio transparente del sufrimiento al que quería someter a Menchov, y atacó de nuevo para soltar a Garzelli, resistente. Insolente comparativa entre el torbellino del LPR y Pellizotti, en apariencia atrancado, pero en distancia vencedor. La explosividad torbellina de Di Luca tuvo, no en vano, un pequeño reconocimiento traducido en segundos. Ocho son los que ha restado a Menchov después de sentenciar su aliento en la meta del Blockhaus, la misma a la que Sastre, bloqueado, llegó casi dos minutos después que Pellizotti, el glorioso solitario. ainara@ciclismoafondo.es

PASA A LA SIGUIENTE PÁGINA PARA VER LOS APUNTES Y LAS CLASIFICACIONES COMPLETAS DE LA ETAPA

Te recomendamos

La compañía estadounidense aceptó el reto de conseguir una versión de su bici escalad...

¿Qué sillín Syncros necesitas? Comparamos dos opciones de precios populares para cicl...

La marca alemana SKS, referente en bombas, herramientas y accesorios, estrena los Spe...

Diseñadas en la alta competición, adaptadas para todos los ciclistas...

Salimos a rodar con el Ventral Air SPIN de Poc, un casco cómodo y ventilado para hace...

Un modelo desarrollado en colaboración con el equipo del actual Campeón del Mundo que...