Giro 09:1ª etapa. La muralla arenosa de Mark Cavendish

El Columbia-High Road cumplió con los pronósticos y se llevó la victoria en la contrarreloj por equipos, dejando al Astana de Lance Armstrong en tercera posición y colocando a Mark Cavendish como primer líder de la carrera
admin -
Giro 09:1ª etapa. La muralla arenosa de Mark Cavendish
Giro 09:1ª etapa. La muralla arenosa de Mark Cavendish

Foto: Tim de Waele 

Se torna provocativa la impotencia de un sobrio buque cuando, vulnerable ante las rocas que disgregan su coraza, encalla en la costa a la que se ha acercado con peligrosidad. Indefenso pese a su rauda estructura. Desvalido ante su propio poder por culpa del abrupto terreno que pretendía dominar y que desquebraja, impotente, el blindaje de la suntuosa embarcación. Hambrienta de reconocimiento popular por la gloria ostentada en un tiempo no muy lejano. Son los pétreos suelos la mejor defensa contra el desvalido ataque de una pujante armada, como lo es la del Astana. Especialista en caminar por pavimentos rocosos. De dificultades someras a las que amenazan con dejarles sin licencia PRO-Tour para la próxima temporada. Terreno pantanoso. De rocas a superar. Ante ellas, pedaladas. Pero les falta aún a los chicos de Johan Bruyneel aprender a caminar sobre tierra. A derribar murallas de arena. Disolubles en apariencia. Raudas en sus entrañas. Es ésa la defensa del Columbia-High Road. Arenosa. Adaptada al Lido veneciano por el que fraguaron la victoria en la contrarreloj por equipos que abría el Giro de Italia.


Fueron precisamente los hombres de Bob Stapleton los encargados de dar la salida a la edición centenaria de la 'corsa rosa'. El Columbia-High Road fue castigado por el azar cuando les tocó en suerte saltar a la palestra en primera posición. Casi de incógnito para las cámaras que esperaban la llegada de Ivan Basso y Lance Armstrong, reencontrados con ellos mismos en su espacio natural, la de una gran vuelta por etapas. Así, a escondidas, Marco Pinotti y Michael Rogers, los dos grandes especialistas del equipo amarillo en contrarreloj levantaron las primeras tapias de defensa a base de arena cercanas al Palazzo del Cinema, donde cada año la mostra veneciana despliega todo su glamour al mundo. De cine. Así fueron los primeros kilómetros del equipo norteamericano. Acompasados a su propio ritmo, los relevos de los peritos en contrarreloj dieron paso al velocímetro de Mark Cavendish. El británico aceleró el cuentakilómetros en la construcción de su propia defensa. Isleño experimentado. Pocos son los conocedores de la estratagema protectora de los pedazos de tierra en medio del mar. Como Man, su parapeto. Lugar de ensayo. Lo trasladó hasta el Lido para marcar ya en el punto intermedio el tiempo referencial para las 21 escuadras, todas, restantes por tomar la salida. Trece minutos y 29 segundos. Inamovibles.


Como la inglesa, también Venecia se defendía de los ataques gracias a las murallas arenosas que cubren las costas más cercanas a los 119 trozos terrenosos que confluyen la ciudad de los canales. Trinchera de murallas soterradas. Bajo el agua del mar adriático que cubre el Lido,el Columbia, madrugador en su salida, laboró cuando la marea se encontraba en reposo. Baja. Compactos hasta meta. Exultantes. Pararon el reloj en 21 minutos y cincuenta segundos y fue con el frenazo de Mark Cavendish cuando las olas desataron su rabia para provocar la ascensión de la marea. Entonces ya nadie podía apreciar las murallas defensivas del Columbia. Ni el Garmin-Slipstream, hipotecados a esta primera etapa del Giro de Italia. Los nueve segundos de retraso en el punto intermedio no les hicieron bajar los brazos, pero Christian Vandevelde y sus capataces solo pudieron reducir otros tres. Fatídicos. Cavendish, oculto entre las carpas sonreía en silencio mientras visionaba los primeros resortes de su criba. Daño infligido también para el Rabobank de Menchov, que se quedó a 38 segundos. Despedazado por el desconocimiento del caminar sobre arena.


Cervélo, discreto

El mismo camino llevó Carlos Sastre y el Cervélo. Discretos. No pasaron del undécimo puesto, mejor resultado que el del Caisse d' epargne, decimocuartos, y el del Xacobeo-Galicia, afligido ante la ausencia de Ezequiel Mosquera. Los de Álvaro Pino se dejaron un minuto y 19 segundos en meta cuando el Liquigas del exultante Ivan Basso se colocaba al acecho de Denis Menchov. Con pensamiento solo en la clasificación general, Pelizzotti y Quinziato buscaron taladrar la muralla del Columbia. Inquebrantable. Al tiempo, Lance Armstrong se levantaba de la silla para amarrar su bicicleta. Directo a la rampa. Sabor añejo del pasado. Gloria. El buque del Astana se consignó, enfilado para atracar cercano al Lido y rodar así la primera gran película del Giro de Italia. Prepararon artillería pesada. Levi Leipheimer. Chris Horner. Chechu Rubiera. Acostumbrados todos a pasear sobre piedra. Sin constancia de la diferencia de terreno. Arena impenetrable.


Se acercaron al tiempo del Columbia-High Road en el punto intermedio. Seis segundos de desventaja. Recuperables en los doce kilómetros restantes por el buque insignia del Giro. Encallaron. En meta ni siquiera mejoraron el tiempo del Garmin y Armstrong, primero en cruzar, se tuvo que conformar con el tercer puesto. Sonrojado. Pero no de vergüenza. Esfuerzo y sudores. Acompañados de suspiros. Su cadencia no es la misma que cuando arrasaba en las contrarreloj. El ciclismo de aquel 2005 que dejó difiere notablemente del actual, donde las estrategias defensoras priman sobre un intimidador palmarés. Cavendish exhalaba. Nadie más que él conocía las murallas atrincheradas bajo el mar de Venecia. Las del Columbia-High Road que ya se abrazaba en pleno. Triunfo de equipo. El de los peones de la arena. Constructores de trincheras movedizas. Triunfantes. Las que dieron a Cavendish, isleño británico la primera 'maglia rosa' del archipiélago italiano. ainara@ciclismoafondo.es



PASA A LA PÁGINA SIGUIENTE PARA VER LA CLASIFICACIÓN DE LA ETAPA

Te recomendamos

La adaptación, la mejora que buscas en tu rendimiento, se produce con la recuperación...

Velocidad, rigidez, peso contenido y un funcionamiento exquisito son las característi...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Cargar con todo lo necesario para practicar tu deporte favorito y disfrutar al mismo ...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La nueva Quartz Aero Disc de BH es una auténtica bici todoterreno para afrontar rutas...