Giro 09: 15º etapa. Palabra de Ivan Basso

El italiano del Liquigas dinamitó a los favoritos con un ataque en Cassale, pero la lejanía del puerto acabó traicionándole y Leonardo Bertagnolli se llevó la victoria
admin -
Giro 09: 15º etapa. Palabra de Ivan Basso
Giro 09: 15º etapa. Palabra de Ivan Basso

Fotos: Tim de Waele

Encolerizaba Di Luca sus palabras, venenosas como acostumbra a entonar su voz, en el monasterio que lleva su apellido por denominación, San Luca. Se saltó el protocolo de silencio religioso, de respeto cristiano por el prójimo en la meta de la decimocuarta etapa del Giro. "¿Dónde están los Liquigas? Dijeron que iban a atacar y no lo han hecho". Irritado ante la pasividad de los verdes. Ivan Basso, resguardado en la guarida del equipo criticado lo escuchó. Enmascaró aquellas palabras de promesas aún sin cumplir. Prontas cuando las lanzó al viento, cazadas con disimulo por un Di Luca impaciente y decepcionado en el monasterio donde no pudo impedir la victoria de Simon Gerrans por la pasividad de los hombres que prometieron espectáculo y entonces no lo regalaron. Pero Basso, de verborrea diligente, poco dado a la polémica y entrecruce de declaraciones, cumplió con el juramento que hizo volar con promesas entre micrófonos. De palabra. Los dos años de castigo por su implicación en la Operación Puerto le han convertido en expeditivo y cumplidor. Pero esas bases infundadas no le han restado su carácter temerario. Racional y valiente a la vez. De locos.

 

Solo así podría entenderse su audaz embestida en el Monte Cassale, con la subida al Trebbio aún pendiente y casi cincuenta kilómetros que añadir a las piernas. En un ciclismo como el del siglo XXI, conformista con engrosar el grupo donde se distinguen los tintes del liderato. Y, más aún, con una escapada de bloque delantera que saboreaba la miel de un triunfo tan pasajero como de transición. Y todo ello, claro, jalonado con el pensamiento del futuro más cercano, ese que apesadumbra a los ciclistas con el eminente sobreesfuerzo de un mañana, el de Monte Petrano, que se antoja caprichoso si el destino interpone un derrumbamiento del cielo. Demasiados factores juntos para afligir a cualquier ciclista. A Ivan Basso no. Lo había prometido. Y su palabra se hizo hecho. Como el viento donde la lanzó en la pintoresca Florencia, encarnó los valores de la capital toscana para renacer ante sí mismo y frente a la cincuentena de kilómetros que se esparcían, castigadores, frente a él hasta Faenza.

 

Fue una visión utópica la del varesino, que en su lunático intento de vuelco arrastró consigo a Stefano Garzelli, otro de esos perturbados ciclistas del ayer. A los que poco les importa lo que queda por delante si el presente, fructífero es, como en su caso, provechoso. Juntos provocaron la esquizofrenia de Danilo Di Luca que, como un rayo, saltó en su búsqueda. A por la palabra cumplida y deseosa de ser reivindicada. Menchov Se adosó a su rueda, constante, para establecer cuarenta segundos de retraso con respecto al cumplidor líder del Liquigas. Sufrían Armstrong y Leipheimer, que conectaron en el rápido descenso para encarar el fugaz alto de Trebbio, mientras Sastre calculaba su táctica, demarradora del quinto puesto por el que se bate con Basso. Por delante, camuflados entre el terreno rodaban los supervivientes de la escapada numerosa que se había formado y donde el valiente Héctor González, Pablo Lastras y Dani Navarro no podían seguir con el ritmo de Leonardo Bertagnolli, Serge Pauwels y Marco Pinotti, escondidos ante el ataque de Basso y el apego de Garzelli.

 

Cervélo frena a Pauwels

Como si de un cementerio de muertos vivientes se tratara, la pareja de valientes recogía cadáveres durante el ascenso al Trebbio. Andriy Grivko, Matteo Montaguti e incluso el compañero de Basso, Gorazd Stangelj caían, imposibilitados, ante el ritmo de palabra e intento de quema mientras Sastre dosificaba las fuerzas de Menchov, en soledad por la desaparición de sus compañeros, y acercaba más a Ivan Basso. "He estado donde tenía que estar en cada momento", señalaba después el ganador del Tour del 2008. "He librado una etapa muy importante". Se traba solo de eso. De pasar el día sin apuros. Ciclista moderno y regulador. Por miedo escénico y puro planteamiento táctico tuvo que sacrificar a Serge Pauwels cuando el abulense ya olisqueaba la neutralización de Basso y su joven compañero llenaba de ilusión el zurrón que compartía con Bertagnolli, cabeceros a menos de 15 kilómetros para el final. No. Otro día será. Órdenes del jefe.

 

Por sacrificio soberano presionó el freno. "Teníamos que defender el puesto de Sastre". Averiguaba sus palabras entre una mirada reveladora de ambición contenida. "Estoy decepcionado pero tengo que hacer lo que mi equipo me pide". Obligación. Tuvo que apalancarse Pauwels a Marco Pinotti, Lars Ytting Bak y Marco Marzano, perseguidores de Leonardo Bertagnolli, solo ya en cabeza, casi perceptible, pero sabiondo en eso de luchar contra mareas para volar solo hasta la meta. Ha sido así como ha transcurrido su vida ciclista. Vuelos de flor en flor. Del Saeco donde dio sus primeras pedaladas como profesional pasó al Cofidis, para volver a su país de origen de la mano del Liquigas. Allí conquisto en 2007 el alto de Garate, que le encumbró en la Klasika de San Sebastian. Saltó después al Amica Chips para recalar, días antes del comienzo del Giro en un desmoralizado Serramenti tras el positivo de Davide Rebellin. Su hueco lo cubrió Bertagnolli. El del dorsal y el del objetivo: la etapa que ya ha anotado a su palmarés el mismo día en que Ivan Basso cumplió su palabra atacante. Valeroso. ainara@ciclismoafondo.es

PASA A LA SIGUIENTE PÁGINA PARA VER LA CLASIFICACIÓN DE LA ETAPA

Te recomendamos

¿Qué le pedimos a un casco? ¿Seguridad, comodidad, aspecto atractivo, ventilación, bu...

La adaptación, la mejora que buscas en tu rendimiento, se produce con la recuperación...

Velocidad, rigidez, peso contenido y un funcionamiento exquisito son las característi...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La nueva Quartz Aero Disc de BH es una auténtica bici todoterreno para afrontar rutas...