Giro 2010. 12ºetapa: Réplica rabiosa de la patronal

Filippo Pozzato se alzó con la victoria después de que Vinokourov, Basso, Nibali, Scarponi y Garzelli se unieron en la tachuela de Potenza Picena, a una decena de kilómetros de la meta y llegaron a Porto Recanati con diez segundos de ventaja sobre el resto de favoritos, los que fueron grandes beneficiados de la numerosa escapada
admin -
Giro 2010. 12ºetapa: Réplica rabiosa de la patronal
Giro 2010. 12ºetapa: Réplica rabiosa de la patronal

Ya lo advierte su nombre: Potenza. Hay que tenerla para superarla, para agarrarse a ella con uñas y dientes, hasta con clavos si hace falta con tal de no hundirse, de no quedarse atrás, de no perder el rastro de cadáveres y tumbas, cada día en una casa por equipo entendido del este tan espectacular como loco Giro que partía de la Ciudad de los Ángeles italiana entre catacumbas infernales. Orcos de castigo en forma de frases asesinas, críticas todas, infundadas en la escapada de l'Aquila que provocó el terremoto entre los grandes 'capos' de la carrera. Enfocadas todas, subliminales y sin perdón hacia el Liquigas de Ivan Basso y Vincenzo Nibali. "La culpa es de ellos", los señalaban con el dedo acusador. "Y de los hombres vestidos de directores que no supieron dirigir la carrera". Hervía la rabia. Orgullo herido que se fue cociendo al sol entre Pescara, la California italiana, como se la conoce en el país transalpino, y Porto Recanati, muelle éste de estuario para el desencadenamiento de todas las furias, de toda la cólera. Irritada en Potenza Picena por Stefano Garzelli y secundada por Michele Scarponi, Ivan Basso, Vincenzo Nibali y Alexandre Vinokourov. Olla a presión a 12 kilómetros de Porto Recanati.


En el embarcadero de la soleada localidad de Macerata se escribió la réplica rabiosa de la patronal del Giro de Italia. Diez segundos apenas. Intrascendentes. Pero acompañadas de una pesada losa psicológica. La de los 'capos' del Giro dejando atrás a los sublevados por la numerosa escapada entre la lluvia que no fueron capaces de darles seguimiento y menos de tirar perdigones a su caza para neutralizarles en el final de una tachuela de tercera categoría y con más de una decena de kilómetros hasta la meta. Toque de atención clamoroso para Evans, colérico y perdiendo las formas cuando los nervios afloraron. Con Sastre, ardiente recuperado y principal referencia en la general. Con un Cervélo que trabajó para anular la fuga de los jerarcas pero no fue suficiente. Con una David Arroyo esta vez desaparecido, sumido en el rodar, casi por inercia en el que marchaban los despistados.


Colaboración entre los favoritos

Delante mientras, otra etapa sucedía. Toda una contrarreloj por equipos puesta en escena. A relevos acompasados, casi perfectos entre Scarponi, Garzelli, Nibali y Vinokourov. Rivales siempre pero unidos esta vez por una buena causa. Se unieron a los caudillos Thomas Voeckler, presentimiento de diana y declaración de intenciones las del francés que no pasó a un relevo y marchó siempre haciendo de parte trasera de la fuga, Marco Pinotti, Filippo Pozzato...Con tantos italianos, esta vez, la duodécima, no podía escaparse la primera victoria nacional que animara el orgullo patrio. Nadie mejor que la bandera 'tricolore' elegante y refinada del estiloso 'Pippo' para inaugurar la cuenta.


Otro de los que apenas entregó pedaladas para añadir segundos a la trasera de la etapa. No le interesaba a Pozzato entonces. Solo Nibali, caníbal en el mordisco y Garzelli y Scarponi en armonía perfecta de sincronización añadían segundos al gran grupo. Estabilizados en la decena, el Garmin, que se había pasado toda la jornada trabajando para echar abajo a Kaisen, Krivtsov y Flens, los tres fugados que prometían una jornada de siesta, desaparecieron cuando llegaron las complicaciones. Entonces entró Valerio Agnoli a la cabeza. Espía en la escapada camino de l'Aquila y convertido en freno de mano. Entonces Evans enloqueció, culpa de la tensión acumulada, de las fuerzas flaqueantes. Culpa verse azotado por la cruda realidad, la que le dice que su maillot arco-iris está solo contra todos. Sin equipo, sin pedaladas protectoras.


Daniele Righi, otra ancla molesta como Agnoli le rozó y exacerbó a Evans. Sulfurado le devolvió el toque, pelea sobre ruedas mientras la contrarreloj por equipos de los jerarcas seguía su paso fusionado. Se relamió Vincenzo Nibali, enérgica arrancada la del tiburón del estrecho. Dentellada con olor a victoria que atrapó Vinokourov en recto central. Yuxtapuestos para el tesoro de los 20 segundos de bonificación más el dulce sabor de la victoria. Sobró espacio. Filippo Pozzato ondeaba su bandera ya, la primera tremolada italiana. Diez segundos después, con los oídos sordos por el toque de atención llegaban Carlos Sastre, Cadel Evans y David Arroyo. Sin oídos pero con la respuesta rabiosa de la patronal anotada. No hay nadie muerto en este Giro al que le queda toda la montaña por venir.




PINCHA AQUÍ PARA VER LAS FOTOS DEL GIRO DE ITALIA 2010






Debate sobre el Giro de Italia en nuestro foro


Opina en el blog





PASA A LA PÁGINA SIGUIENTE PARA VER LAS CLASIFICACIONES Y LAS IMÁGENES DE LA ETAPA


</font />

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Proporcionar una posición cómoda sobre la bici y una gran absorción de las irregulari...

Mejoras en la aerodinámica, rendimiento y diseño a un nuevo nivel...

Sabemos que no decís "no" a un reto y más si os puede llevar hasta la Garmin Titan De...

El sillín mítico, SLR evoluciona con una versión ultra ligera que se mantiene como la...

La Ronde Van Vlaanderen vivirá otro momento legendario durante los primeros días de s...