Giro 2010: Estruendo guitarrero de Bradley Wiggins

Prólogo sin grandes sobresaltos para abrir el Giro, con Evans a dos segundos del rosa, Vinokourov a cinco y Sastre a 25, tan solo dos segundos peor que Ivan Basso
admin -
Giro 2010: Estruendo guitarrero de Bradley Wiggins
Giro 2010: Estruendo guitarrero de Bradley Wiggins

Bradley Wiggins es un tipo singular. Pocos quedan como él en el pelotón. Frío, arisco y distante a primera vista, de esos a los que un niño, papel y bolígrafo, cámara expectante de fotografías con sus ídolos en mano, no se acercaría de primeras. Puertas adentro aparenta similar. Seriedad y concentración al máximo. Inglés de pura cepa, como todas las veces que le cuelgan banderas para visionar su nacionalidad. Pero nada de eso es cierto. Ni el origen, belga en reazlidad, ni el temperamento de hierro que engaña. Solo cuando coge una de las muchas guitarras eléctrica que posee en sus viviendas de Manchester y Girona se convierte en 'Brad', en sí mismo. Es entonces cuando llega el estruendo de las cuerdas. Guitarrero. Le va la marcha. Por eso se apuntó a este Giro de montaña salvaje. "Viene a disputarlo", decían sus directores antes de que Wiggins se subiera a la rampa de salida de la prólogo en Amsterdam. Afinó las cuerdas Wiggins, ajustaba zapatillas y calcetines sentado a los segundos de subirse a la bicicleta. Entonces ya era 'Brad' el alocado guitarrero.


Mejor tiempo de Bookwalter

Concierto épico el suyo sobre los poco más de ocho kilómetros por los que el Giro de Italia descorchó su primera ampolla. Una prólogo entre un lívido goteo de agua, casi invisible, que no refrigeró a los corredores gracias al fervor de la población holandesa que echó a la calle a las 700,000 bicicletas que los 750,000 habitantes de la capital holandesa poseen para bailar al ritmo de la guitarra eléctrica de Wiggins. Por lujurioso entendido el belga de nacimiento pero adoptado incluso por la reina de Inglaterra, con el Orden del Imperio Británico que se la monarca le entregó tras ser campeón del Mundo en persecución tres veces y conseguir dos medallas de oro en Atenas y Pekin, Wiggins puso con sus notas musicales el orden cabal al primer pentagrama del Giro de Italia. Brent Bookwalter pintaba su nombre y apellidos marcando el mejor tiempo frente al museo holandés de Van Gogh. A brochazos fueron llegando los grandes favoritos sin bajar los diez minutos y 20 segundos del ciclista del BMC.


Postimpresionistas, como el genial pintor holandés, todos se quedaron al echar la mirada atrás cruzada la meta y ver que sus cinceladas piernas no mejoraban el tiempo del desconocido Bookwalter. Basso, con molestias por un forúnculo maldito que apareció como metáfora de su rendimiento en el Tour de Romandía se deshizo entre las últimas curvas. 23 segundos para el varesino que tampoco quiso arriesgar con el piso a medias mojado por el chispeo. Menos atrancado y de voz amarga, David Millar rayó el notable. Desde que Wiggins abandonó el Garmin para convertirse en rey de la dinastía del Sky, Millar se ha ocupado de reprobar las decisiones de su ex-compañero. "Van de arrogantes, de creídos", le reprochaba Millar. "¿Dónde va a estar mejor que en el Garmin?". Salieron casi a la par, igual que Basso, Sastre y Vinokourov, pero nadie dominó los resortes de la prólogo como Wiggins. Guitarrero desenfrenado.


Evans, a dos segundos

Inalterable en su pedalear, camino de acoplamiento. Lo logró rápido, antes que nadie. Y todos acabaron cantando al son que marcaban sus notas. Melodía angelical y serena. Constante e inmutable incluso por el bacheado final. Afinó en las dos últimas curvas, entró en los últimos sesenta metros como nadie lo había hecho. Con chispa de músico. Único. Ni siquiera frenó en meta. Tampoco se preocupó en mirar atrás, al tiempo marcado. Rebajaba en dos segundos la impresionante marca de Bookwalter, silenciada ya por el estruendo de Wiggins. Ni siquiera reparó en el repaso de los tiempos. Quedaba un cúmulo de corredores por llegar. Todos. Él siguió con guitarra en mano, acordes tranquilos. Expectantes. "¿Y si no gano?". Pensó Wiggins. No pasa nada. Steve Peters, el psicólogo del Sky le ha enseñado a abrir la tapa de su motor, como si de un coche se tratara su maquinaria musculada y de ocho kilogramos adelagazados -los que ha perdido desde que en 2007 se concienció para la ruta abandonando la pista-, aprender cómo funciona y después manejar el volante. Cuando todos se preocupan de aprender a conducir, a Wiggins le enseñaron a conocer la maquinaria del vehículo. La suya propia.


Llegó entonces Cadel Evans, el más peligroso de los rivales. Nada. El australiano se despistó entre acordes, dos segundos más que Wiggins. Después Vinokourov, hocico hambriento de triunfos y de rosa abierto, insaciable, se alzó sobre sí mismo para la última pegada. Tampoco. Cinco segundos. El resto ya no eran rivales. Ni Sastre, correcta actuación, a 25 segundos se quedó el abulense, ni Garzelli, a veinte ni tampoco André Greipel a 18 segundos, el último en tomar la salida en busca de arrebatar el rosa a Wiggins mañana con el primer sprint y las bonificaciones esperándole en Utrecht. Hasta allí llegará Wiggins de rosa, en un auténtico juego de imitaciones, con la práctica de la guitarra eléctrica, otra de sus grandes aficiones. En sus ratos libres y cuando quiere provocar la risa de sus compañeros, emula a Mark Cavendish. Sus gestos, sus frases, su comportamiento. Lo hizo también en el estreno del Giro de Italia, recogiendo el testigo del primer británico, el hombre de Man, que se vestía de rosa en la carrera transalpina. Lo de Wiggins es una farsa al fin y al cabo. Ni su pose fría y seria ni su raza británica son empíricas. Su cuerpo rosa ahora sí. Guitarrero alocado que provocó el estruendo en Amsterdam.



PINCHA AQUÍ PARA VER LAS FOTOS DEL GIRO DE ITALIA 2010




Debate sobre el Giro de Italia en nuestro foro


Opina en nuestro blog


  • El análisis de las etapas

  • Toda la montaña al detalle

  • Los 15 favoritos para ganar el Giro de Italia

  • Los 10 mejores sprinters del Giro




    PASA A LA PÁGINA SIGUIENTE PARA VER LAS CLASIFICACIONES COMPLETAS Y EL VIDEO DE LA ETAPA

  • Te recomendamos

    La compañía estadounidense aceptó el reto de conseguir una versión de su bici escalad...

    ¿Qué sillín Syncros necesitas? Comparamos dos opciones de precios populares para cicl...

    La marca alemana SKS, referente en bombas, herramientas y accesorios, estrena los Spe...

    Diseñadas en la alta competición, adaptadas para todos los ciclistas...

    Salimos a rodar con el Ventral Air SPIN de Poc, un casco cómodo y ventilado para hace...

    Un modelo desarrollado en colaboración con el equipo del actual Campeón del Mundo que...