Giro 2010: Los favoritos

El análisis de los 15 candidatos a conquistar la 'maglia rosa'
admin -
Giro 2010: Los favoritos

LOS 15 FAVORITOS

IVAN BASSO

No ha dejado el mejor sabor de boca, ni a sus seguidores, ni a la atención mediática puesta sobre él ni a sí mismo tras el Tour de Romandía. Discreto resultado y preocupantes marcas en contrarreloj y pérdidas de tiempo injustificables en montaña para uno de los tres principales candidatos a conquistar la 'maglia rosa' el 30 de mayo en Verona. Pero no hay que alarmarse y mucho menos descartar todas esas expectativas que sobre él están puestas. Ivan Basso es la gran carta italiana para este Giro de Italia y, con Cadel Evans, el rival a batir. Mucho más ahora con todo el Liquigas a su disposición. Si antes de que la UCI prohibiera a Pellizotti correr el Giro de Italia por sus valores "anómalos" se dudaba del liderazgo dentro del Liquigas y se apuntaba a una posible guerra interna que podría favorecer al resto de corredores, ahora no hay discusión. Los de Mario Scirea tendrán en Basso a su gran referencia, aunque no la única porque Vincenzo Nibali puede tornarse en el gran enemigo salido de casa que Basso parecía olvidar con la ausencia de Pellizotti. En cualquier caso, el varesino ha preparado esta carrera a conciencia. Llega con varios días de competición a las espaldas, los justos y necesarios, más que Carlos Sastre y menos que Cadel Evans y sin haber hecho excesos, al contrario que Alexandre Vinokourov, demasiado cargado tras Trentino y Lieja. Con los entrenamientos óptimos, en altura en el Teide en varias ocasiones combinándolo con la competición. Éste es su Giro. Después de que en 2009 retornara tras su sanción y consiguiera un meritorio cuarto puesto, este año va a por todas. Mejor preparado y en mejor forma. Basso, al contrario que Evans y Vinokourov conoce mejor los puertos y las etapas y tiene tomada la medida a una carrera que le llevó a lo más alto en 2006 y que ahora, cuatro años después, quiere volver a repetir

CADEL EVANS

La amenaza más peligrosa y real de la potente y clásica armada italiana candidata indiscutible otrora a pelear por la 'maglia rosa' pero que en los últimos años, Contador en 2008 y Sastre y Menchov el año pasado, está encontrando en foráneos de calidad la contingencia de que el Giro de Italia no se quede en el país transalpino. En esta edición, el papel de 'malo' lo tendrá Cadel Evans. El Campeón del Mundo llega pletórico a su primera cita con la 'corsa rosa' después de haber ganado la Flecha Valona de manera incontestable. Ha preparado a conciencia el Giro de Italia, consciente de que cada año se le aleja más la posibilidad de verse de amarillo en los Campos Elíseos. Ahora quiere cambiarlo por el rosa. Nunca ha ganado una gran vuelta pero siempre está en la pelea y esta temporada se ve a un Cadel Evans más poderoso, más fuerte y aguerrido, pero sobre todo, más atacante. El cambio de equipo parece haberle traído también una nueva mentalidad que hasta ahora al australiano no parecía entrarle en la cabeza. Atacar. Y este Giro de Italia se forjará más que nunca en la combatividad. Además de por su estado de forma, Evans se torna en el gran candidato a destronar a la armada italiana por la guerra interna que puede desatarse en el seno del Liquigas entre Ivan Basso y Vincenzo Nibali. Con ambos bien posicionados en la general, Evans puede ser el gran beneficiado de esa lucha y dejar al equipo más potente del Giro de Italia sin premio final. Éso será precisamente lo que le falte al Campeón del Mundo: una escuadra que le arrope. Pero también corría debilitado de fortaleza estructural en el Silence-Lotto las anteriores temporadas y siempre se mantuvo en la pelea. Este Giro no será una excepción

ALEXANDRE VINOKOUROV

Llega en un gran estado de forma, como siempre acostumbra antes de las grandes citas. Esta vez, más aún si cabe. Después de su exhibición en la Lieja-Bastogne-Lieja y el Giro del Trentino, Alexandre Vinokourov será, con Cadel Evans, la rueda a seguir para los ciclistas italianos. Su carácter combativo, su fuerza, su aptitud de escalador y sus cualidades en la contrarreloj le convierten en potencial ganador. Lo tiene casi todo para ganar. El recorrido le viene como anillo al dedo, con una contrarreloj para comenzar en la que testar fuerzas, una primera semana con el Terminillo donde dejarse ver pero sin excesos, guardando fuerzas para el final. La cronoescalada de Plan de Corones es, junto a Cadel Evans, al corredor que mejor se adapta. Igual que la llegada a Aprica, con el Mortirolo en la parte final donde, con aguantar el ritmo de los favoritos le podría servir para después lanzarse en la bajada y abrir diferencias con los rivales en meta en la antepenúltima etapa para rematar después en la contrarreloj final. Todo ello teniendo en cuenta que precisamente el gran estado de forma que ahora atesora no le juegue una mala pasada y en la última semana acuse los esfuerzos de su excelente rendimiento en los últimos días de abril

 

CARLOS SASTRE

Es la gran baza española para la clasificación general y también en la lucha por las grandes etapas de montaña. A su favor, Sastre cuenta con una incuestionable experiencia en las grandes vueltas, especialmente después del magnífico Giro que le llevó a ser cuarto -tercero tras la descalificación de Di Luca- y con dos victorias de etapa. Todo ello unido a su calidad escaladora, muy adecuada para los cuatro finales en alto que tiene la carrera y las etapas como la del Mortirolo que, sin final en alto, debería dejarle en una buena posición. Pero el abulense llega casi inédito al Giro de Italia. Con apenas ocho días de competición -siete de la Volta a Catalunya y uno más, el de la Lieja-Bastogne-Lieja-. Demasiado corto en kilómetros acumulados en competición a pesar de que Sastre lo ha compensado con largas sesiones de entrenamiento. No tendrá el mismo golpe de pedal que Evans o Basso pero su intachable calidad debería llevarle a estar con los mejores. Tiene tiempo para coger el ritmo hasta la última semana por lo que, si todo marcha sobre lo previsto, Sastre irá progresando conforme pasen los días y no habrá que hacer saltar las alarmas si sufre más de lo previsto en la montaña de la primera semana. Xavier Tondo será su escudero de lujo y de las prestaciones del catalán podrá beneficiarse también Sastre

 

BRADLEY WIGGINS

Repitiendo el experimento que tan fructíferos resultados le trajo la pasada temporada, Bradley Wiggins vuelve a colgarse el dorsal para disputar el Giro de Italia. Sus intenciones no van más allá de acumular kilómetros y testar sus piernas en la más alta competición y ante rivales que después se encontrará en la ronda gala. A tomar la medida a la temporada y afinar su puesta a punto para el asalto al Tour de Francia. Nada más. Demasiada dureza en montaña y poca contrarreloj donde desplegar sus condiciones y escalar puestos en la general, el top-ten parece a su alcance y, si ese examen a sí mismo le sale aprobado, puede exprimirse para llegar a las últimas etapas de la tercera semana bien colocado, tanto como para poner en peligro puestos de honor de corredores como Basso o Evans, sobre el papel más favoritos que él, pero que con la contrarreloj final, pueden decantar la balanza de su mano. Todo ello si quiere implicarse en la carrera, un hecho que a día de hoy se antoja poco probable


 

VINCENZO NIBALI

Ha tenido que desempolvar y hacer la maleta a última hora pero no significa que no sea un rival peligroso. Vincenzo Nibali llega al Giro de Italia sin prepararlo, sin que estuviera en su programa y casi sin hacerse aún a la idea pero con una buena condición física y unas cualidades óptimas que le colocan como uno de los favoritos de entidad. Nunca ha corrido el Giro con ambiciones y, de entrada, esta edición debería ser igual, con la baza de Ivan Basso en el Liquigas pero el ciclista de Messina puede convertirse en el peor enemigo de Basso conforme la carrera se adentre en sus puntos más calientes. Conocido es que entre ellos no hay una relación fraternal, menos una amistad. Ambos son potenciales ganadores, más Basso, por experiencia y saber hacer. Pero ninguno de los dos quiere desaprovechar sus oportunidades. Y las piernas de Nibali pueden encontrárselas en este Giro que, por recorrido, no le viene nada mal. La dureza de la montaña no debería suponerle problemas. Todo lo contrario. Le dará alas, especialmente porque llega con un buen estado de forma pero no pletórico. Ha ganado el Tour de San Luis en pleno mes de enero, estuvo en la Tirreno-Adriático y se dejó ver en la Milán-San Remo antes de las clásicas de las Árdenas donde, sin hacer excesos, también estuvo delante. Todo ello hace pensar que Nibali puede aprovechar la primera semana para coger el ritmo de carrera y afinar mientras las etapas van corriendo. Lo que para el resto de grandes rivales puede ser un punto en contra para él es una ventaja, porque ira "in crescendo" conforme pase la carrera. Las contrarrelojs las pasa bien y no debería perder tiempo en ellas, tampoco en la de Plan de Corones. Como equipo, Nibali tiene a los mejores compañeros posibles, que estarán a disposición de Basso. El peor de sus enemigos en casa que si falla, le dejará a él las riendas del Liquigas. Puede convertirse en el Contador que en 2008 acudió al Giro de Italia sin prepararlo y acabó arrasando


CHRISTIAN VANDE VELDE

Después de su octavo puesto en el pasado Tour de Francia, muchos son los alicientes que invitan a pensar que Christian Vande Velde pueda tornarse en otro de esos protagonistas que no por esperados se acaben convirtiendo en sorpresa. Sin Bradley Wiggins en el equipo, el norteamericano tiene la absoluta carta de libertad para liderar al Garmin. Los kilómetros en contrarreloj de este Giro no se pronostican como decisivos para inclinar la balanza de una u otra parte y eso es una clara desventaja para él. A excepción de la cronoescalada de Plan de Corones en la que, si llega con buen ritmo, debe ser uno de los hombres que dispute los primeros puestos de la etapa. En montaña aguantará, pero si sus rivales cambian reiteradamente el ritmo a base de ataques puede acabar hundiéndose. Su regularidad es la mejor garantía que ofrece y no habrá que descartarle si en las primeras etapas clave se deja tiempo

 

DAVID ARROYO

El peso de la jefatura de filas en el Caisse d'epargne lo ostentará Marzio Bruseghin. Más experimentado y con el carnet italiano por bandera pero después de su buen rendimiento el año pasado, a David Arroyo solo le cabe en la mente mejorar su 11º puesto y su objetivo será entrar en el top-ten, lo que le hará estar en la pelea en las etapas decisivas. Solo le falta encontrarla regularidad diaria que el año pasado le faltó para erigirse protagonista. No deberá fallar en la montaña, pues la contrarreloj final, aunque corta, no le favorece. Tampoco la cronoescalada en Plan de Corones, pero tiene terreno de sobra para recuperar el tiempo que pueda perder. Aunque no muestra ambiciones para luchar por triunfos de etapas, puede ser uno e los grandes animadores de las jornadas de montaña. Llega en mejores condiciones que el año pasado después de una buena Vuelta al País Vasco y con el pertinente tiempo de descanso y entrenamiento para afrontar con más garantías que en 2009 el Giro

 

STEFANO GARZELLI

Eterno. Incombustible. Un año más, Stefano Garzelli volverá a luchar por repetir los éxitos que le llevaron a poseer el gran nombre que tiene dentro del pelotón. Repetir el triunfo en la general del año 2000 es prácticamente inalcanzable. El podium, con la cantidad y calidad de los rivales, más jóvenes y con más fortaleza es, cuanto menos, complicado. Pero Garzelli se ha ganado a pulso volver a coger las riendas del Acqua&Sapone después de su excelente prestación en la Tirreno-Adriático que acabó venciendo a Michele Scaroni gracias a las bonificaciones. En el ocaso de su carrera, Garzelli no querrá marcharse de vacío de este Giro de Italia. Nunca lo ha hecho. De una forma u otra, siempre ha sido protagonista y este año no será para menos. El recorrido se le ajusta casi a la perfección. Mucha montaña donde poder escaparse de lejos para lograr triunfos de etapa y, por qué no, repetir como mejor escalado de la 'corsa rosa'. La clasificación general será otra cosa. Garzelli suele sufrir etapas que le hunden y le dejen sin opciones de entrar en el top-ten, lo máximo que, a día de hoy, parece destinado a poder luchar. Pero si por algo se caracteriza es por su entrega, su combatividad y su carácter incansable. Será uno de los grandes animadores del Giro y rueda importante a seguir para los hombres que luchen por la clasificación general

 

DANI MORENO

Debuta en el Giro de Italia y lo hace con la mente puesta en el Tour de Francia, sin aspiraciones concretas. Ni un puesto destacable en la general ni una victoria de etapa en especial. Pero a nadie le amarga un dulce y Dani Moreno probará sus fuerzas en los primeros contactos con la montaña para ver su rendimiento. Hasta dónde puede llegar es una incógnita que ni siquiera él sabe pero l oque sí es cierto es que el nuevo fichaje del Omega Pharma-Lotto suele experimentar una mejoría en las grandes vueltas conforme pasan los días y le toma el ritmo a la carrera. Eso en este Giro de Italia, con toda la dureza concentrada en la última semana es una gran ventaja. Está llamado a pelearse con los mejores en las etapas de montaña, tanto en las que tienen final en alto como las que no. Tendrá libertad para jugar las cartas que mejor se adecuen a su estado de forma. No tiene nada que perder y mucho, muchísimo que ganar. Puede ser un gran Giro para el madrileño en el que acabar en el top-10 no ería descabellado


VLADIMIR KARPETS

No debe extrañar su incorporación a última hora en el 'nueve' del Katusha. Huérfanos de un líder para el Giro de Italia, el equipo de Mario Chiesa no dudó en incluirle en la formación que disputará la 'corsa rosa' después de sus excelentes prestaciones en el Tour de Romandía. Llega en un buen estado de forma, incluso con ventaja respecto a Alexandre Vinokourov y Cadel Evans, pues no ha hecho grandes excesos y para la tercera semana estará más entero y con más fuerzas. La contrarreloj, por cortas y alejadas de los momentos importantes, no deberán suponer un problema para él. En Plan de Corones, sin hacer una gran marca, es apto para pasar el día sin problemas y sin dejarse demasiado tiempo y en Verona no tiene más que desplegar su capacidad de adaptación a la modalidad para salvar el día. Cada día de montaña es una oportunidad para que el ruso demuestre que está capacitado para entrar en el podium final. Condición física, prestaciones y piernas no le faltan

 

DAMIANO CUNEGO

Improbable, casi imposible parece que Cunego pueda alguna vez repetir la victoria en el Giro del 2004. Mucho ha llovido desde entonces. Tanto, que aquel recuerdo se ha borrado en la memoria de la mayoría de los 'tifossi' que vieron en el 'Piccolo Principe' al relevo de Gilberto Simoni como dominador de las grandes vueltas por etapas. Los seis años que han pasado desde entonces han puesto a Damiano Cunego en su lugar. Un excelente escalador y una referencia inestimable en las grandes pruebas por un día. Pero de ahí a ganar una vuelta de tres semanas hay un paso que Damiano Cunego no está capacitado para dar. Seis años también le ha costado mentalizarse de ello y reconocerlo. Maduro y con los objetivos claros, Cunego se centrará en luchar por victorias de etapa. Será firme candidato a pelear por el premio al mejor escalador de la carrera y, como en el caso de Stefano Garzelli, puede convertirse en la llave que abra la puerta de los hombres que pretendan vestirse de rosa en Verona el 30 de mayo. Rueda a seguir en las etapas de montaña, esta vez, por fin, sin presión de cara a la general, ni por parte de su equipo ni de su propia mente


MICHELE SCARPONI

De irregular rendimiento en las grandes vueltas y sin plantearse disputar una general, este año no será la excepción para Michele Scarponi. Lo que sí se puede asegurar con su nombre son los ataques y la batalla, garantizados con su poderosa garra. Scarponi ha preparado a conciencia este Giro de Italia con largas sesiones de entrenamientos en Sierra Nevada y en Plan de Corones, donde ha supervisado la cronoescalada de la 16º etapa. No está llamado a ser protagonista esa jornada y sus tiempos no preocuparán mucho a los hombres que estén jugándose los primeros puestos de la general, pero el líder del Androni deberá minimizar allí al máximo posible la pérdida de tiempo. Ese será su hándicap porque, situado entre los primeros de la general, es un peligro de sobra conocido en el caso de buscar escapadas largas con premio en meta, situaciones en las que Scarponi se defiende mejor que nadie. Sus opciones pasan, como su carácter, por reventar la carrera con un equipo como el suyo: incansable y agotador para el resto de escuadras. La general, un año más, le viene grande

 

GILBERTO SIMONI

Por última vez se colgará un dorsal como ciclista profesional, "para recibir los aplausos del público", ha dejado claro. Por edad, rivales y preparación, Gilberto Simoni no es candidato a ganar el Giro de Italia pero sí a entrar en la lista de honor de los grandes nombres que correrán la prueba transalpina. Dos veces 'maglia rosa' y un total de seis ediciones con su rostro en el podium final, una trayectoria intachable que bien se merece un homenaje tal como correr su último Giro de Italia encuadrado en las filas del primer equipo con el que triunfó en la carrera que él mismo hizo grande y que engrandeció a la par a su figura. Simoni dice presentarse en Holanda sin mayor ambición que homenajearse a sí mismo, pero en esa despedida, querrá marcharse por la puerta grande y qué mejor forma de hacerlo que a base de victorias de etapa. Compartirá equipo con Damiano Cunego, el que, desde hace años era uno de sus grandes enemigos. Con los papeles y los roles que cada uno tienen que desempeñar "claros", dicen, disputarán esta edición del Giro. Simoni será, como Scarponi, Garzelli e incluso el propio Cunego, ese ciclista batallador al que los favoritos puedan atarse para luchar por la general. Los triunfos de etapa en las grandes citas de montaña son su gran aliciente. Pensar en algo más es demasiado

DOMENICO POZZOVIVO

Es de los últimos corredores en discordia en la lista de favoritos pero no hay que descartarle. Verle vestido de rosa es, hoy por hoy, más que un sueño, incluso el podium parece un objetivo demasiado difícil de conseguir por él pero no habrá que perder de vista su rueda. Viene de ganar la última etapa del Giro del Trentino,donde acabó tercero en la clasificación general y fue segundo una semana después en el Giro de los Apeninos, dos de las grandes citas en las que los ciclistas italianos pasan el último examen antes del Giro. Pozzovivo lo ha superado con nota y llega a la 'corsa rosa' sin nada que perder y muchas líneas de oro que escribir. La última semana se le puede atragantar si no reserva fuerzas en las dos anteriores pero ya sabe lo que es firmar un top-ten en el Giro, que consiguió con su noveno puesto en el 2008. No tiene un gran equipo que pueda protegerle pero sí las ganas y la ilusión de confirmar que puede ser la gran revelación de este Giro. Tendrá que aprovecharse de la estela de los grandes favoritos y la batalla que entre ellos se desate para rascar premio y darles algún susto




PASA A LA PÁGINA SIGUIENTE PARA VER LA LISTA DE INSCRITOS DEFINITIVA

Te recomendamos

¿Qué le pedimos a un casco? ¿Seguridad, comodidad, aspecto atractivo, ventilación, bu...

La adaptación, la mejora que buscas en tu rendimiento, se produce con la recuperación...

Velocidad, rigidez, peso contenido y un funcionamiento exquisito son las característi...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La nueva Quartz Aero Disc de BH es una auténtica bici todoterreno para afrontar rutas...