Giro 2010.9ºetapa: Enésima estocada a Sastre

El abulense perdió otros dos minutos después de sufrir un inoportuno pinchazo poco antes de que el pelotón se partiera en dos y dejara a Ivan Basso y Cadel Evans retrasados por momentos y con la sorprendente victoria de Matthew Goss, el último lanzador de André Greipel
admin -
Giro 2010.9ºetapa: Enésima estocada a Sastre
Giro 2010.9ºetapa: Enésima estocada a Sastre

"La verdad es que no sé cómo empezar a hablar de lo que ha sido esta etapa del Giro de Italia". Penaba Sastre en la línea de meta. El noveno calvario, como el número de etapas, películas de éxito taquillero y rotundo que lleva transcurridas este 'via crucis' que es el Giro de Italia para el abulense. Mazazos en la espalda por caídas, repetidas y continuas, pájaras, cortes de viento, averías... Suplicio inaguantable. Todo lo aglutina él, débil enfermo al que todos los virus le atosigan. Pero no es Sastre hombre de guardar reposo en cama, de esos que muerden el termómetro con fuerza, como para darle más calor y escabullirse de las obligaciones diarias. "Sigo en carrera y por eso estoy contento", dice aún cuando otro martirio le ha sepultado, todavía más con un pinchazo inoportuno y a destiempo. Cuando todos aceleraban, sprinters, lanzadores y favoritos, a Sastre se le agujereaba la rueda. Enésimo pinchazo y jarrón de segundos, como el agua incesante que le cayó hasta la meta.


Pinchazo de Sastre

Se perdía Sastre en la lluvia camino de la comercial Cava dei Tirreni, el pueblo que aglutina todas sus tiendas de ropa en el Casco Antiguo. Entre callejuelas perdido y a escondidas, al igual que Matthew Goss, resultante vencedor de la loca 'volata' en la que se adelantó a Julian Dean y desdobló a Filippo Pozzato mientras Evans y Vinokourov, en la otra esquina, el del otro Giro, se disputaban la llegada matándose por las bonificaciones. Segundos de más que añadir a la diferencia del kazajo, que no rascó premio alguno, con Cadel Evans, el que cada día que pasa se luce más favorito para este Giro. Segundos estos que le caen a Sastre cada día. Abultados en minutos, casi dos los de hoy, el día que llamaba a la transición, a la mudanza tranquila de la enajenación holandesa, el salvajismo épico del barro de Montalcino y la armonía angustiosa del Terminillo para poner rumbo al sur, al sol y el cielo azul, a las nubes blancas y las carreteras llanas. Nada de eso.


Lluvia y cuestas , sinónimo de ahogo para el apacible abulense de hematoma sangrante a las espaldas que asustó incluso a los servicios médicos del Giro. "Hoy me he encontrado un poco mejor de los golpes y sobre todo con ganas". Se mide por sensaciones Sastre, no hay más remedio. Los números los tiene desechados y camino de Cava dei Tirreni volvió a comprender por qué. Sonaba la corneta entre las piscinas surgidas por la tromba descomunal que levantó huellas de agua cuando el pelotón, plácido, decidió dejar de jugar con Giampaolo Cheula, Michael Barri, Mikhail Ignatiev y Stamsneijder, los cuatro valientes destinados a la orca de la neutralización. Veinte kilómetros para el final, acababa el calvario de un día frío y húmedo cuando el pelotón aceleró, esperado, y Sastre, de imprevisto, vio su rueda trasera bajar de volumen. Agujereada, como su Giro de Italia. Entre cambio y vuelta a empezar, con la presteza del toque de queda delantero, Sastre se hundió en el agua de Cava dei Tirreni.


Basso y Evans retrasados

"Hay que nadar a contracorriente", recita desconsolado. Le tocó remar cuando sacó de rueda Edward King que tiraba de él. Se defiende por ello Sastre que "todo el tiempo que llevo perdido es por cusas ajenas a mi preparación física". Tiró abandonado el abulense mientras por delante, el ritmo del HTC-Columbia y el empuje del Astana rompía el pelotón en dos. La garra de Vinokourov y el férreo control de los azulones kazajos dejaban a Cadel Evans, Ivan Basso, Scarponi y Garzelli anegados por segundos, eternos, penosos en los que Evans no dudó en hacer de sus pedaladas la coraza de garantía para esquivar la bala mortífera de Vinokourov y Nibali. Con la ayuda de Valerio Agnoli, otra vez poderoso, el segundo grupo enganchó para llegar compacto a las callejuelas de Cava dei Tirreni.


Allí volvió a rugir Evans con su nuevo pasaporte, el del hombre atacante, nueva figura que le tiene entronado y al que Vinokourov no tardó en demarrar por la vía rápida. La izquierda, tópico de sprinters. Se amontonaron estos por la esquina lenta y entonces aceleró Jjullian Dean con Farrar pegado a su dorsal y a la vista perdida de Greipel, desaparecido. De esa defunción se aprovechó Matthew Goss, último lanzador del alemán. Adelantó a Farrar, inmutable. No disipaba las peligrosas piernas musculadas de Greipel, sin peligro aparente pues. En lo que tardó en descifrar, un dorsal se le colaba por delante, el de Matthew Goss, el gregario lanzador que un día jugó a ser ganador. Y venció.


PINCHA AQUÍ PARA VER LAS FOTOS DEL GIRO DE ITALIA 2010






Debate sobre el Giro de Italia en nuestro foro


Opina en el blog





PASA A LA PÁGINA SIGUIENTE PARA VER LAS CLASIFICACIONES Y LAS IMÁGENES DE LA ETAPA


</font />

Te recomendamos

La adaptación, la mejora que buscas en tu rendimiento, se produce con la recuperación...

Velocidad, rigidez, peso contenido y un funcionamiento exquisito son las característi...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Cargar con todo lo necesario para practicar tu deporte favorito y disfrutar al mismo ...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La nueva Quartz Aero Disc de BH es una auténtica bici todoterreno para afrontar rutas...