Con Kristoff, Katusha tira al norte

Con la retirada de Joaquim Rodríguez y la llegada de varios lanzadores, Alexander Kristoff, que debuta mañana en Omán, afianza su jefatura dentro del equipo ruso. El noruego quiere volver a ser el mismo que en 2015 alzó los brazos en la Milán-San Remo y en el Tour de Flandes
Ainara Hernando, desde Omán -
Con Kristoff, Katusha tira al norte
Con Kristoff, Katusha tira al norte

Los resultados son los que mandan. Y cuando el ciclista más laureado de un equipo comienza su cuesta abajo, se le apaga la luz mientras otro compañero no para de sumar victorias, la jefatura salta de mandos. Los galones no tienen dueño. Van allá donde encuentren al mejor postor. Eso ha sucedido en Katusha en los últimos años. Mientras la llama de Purito Rodríguez se iba apagando lentamente, como un torbellino, apareció Alexander Kristoff. Como un vikingo. Poniendo el pie en el ciclismo europeo y arrasando allá donde iba. Así, el Katusha, el equipo que busca eternamente la perla rusa que le de una vuelta grande a su país no tuvo más remedio que virar el timón. De las grandes vueltas a las clásicas. De las montañas a los sprints. De Purito a Kristoff

Esa metamorfosis se ha materializado ya del todo esta temporada que comienza. La retirada de Joaquín Rodríguez deja al Katusha libre en cuanto a verse obligado a tener hombres para secundar a un líder, aún a la espera de la eclosión definitiva de Zakarin. El equipo ruso, con nuevo sponsor, Alpecin, ha variado el perfil de sus fichajes dejando claro cuál es su principal preocupación este 2017: volver a aupar a Kristoff a lo más alto en las clásicas de primavera. “Voy a intentar ser el mismo que en 2015”, dice el noruego. Venía de ganar el año anterior la Milán-San Remo y esa temporada alzó los brazos en el Tour de Flandes, siendo segundo en la Classicissima. 

En 2016 no pudo con la vitola de gran favorito. “El fin de semana de la Gante-Wevelgem me puse enfermo, estuve cuatro o cinco días  con fiebre y después ya no logré ser el mismo”, recuerda con pesar.

Vicioso, Losada y Restrepo

Kristoff es el único de los favoritos llamados por la organización del Tour de Omán para atender a los medios la tarde antes del inicio de la carrera al que se le ve realmente relajado. Responde con paciencia a todo, tranquilo y sonriente. Es el único también que no busca como loco un lugar donde sentarme para que sus piernas descansen. Le da igual mantenerse de pie mientras concede las entrevistas.

“¿Cómo está Purito?”, pregunta al acercarse. “¿Qué va a hacer ahora con su vida?”, se interesa. El Katusha sin el catalán ha cambiado completamente. “Antes era un equipo español, hablábamos en italiano y ahora lo hacemos en alemán. El primer idioma es el inglés en las reuniones pero cuando nos sentamos a la mesa es el alemán, especialmente mi grupo. Yo no entiendo mucho, solo algunas palabras”, explica.

La retirada de Purito y la marcha previa de Dani Moreno, ha dejado a Alberto Losada, Ángel Vicioso y Jonathan Restrepo como los únicos ciclistas latinos. “Y se nota en el ambiente, que ha cambiado”, cuenta Kristoff., “Yo no tenía problemas con los españoles, estaba muy bien con ellos pero son diferentes corredores. Ahora el ambiente es más de Europa del Norte que del Sur”, cuenta.

Tony Martin, Rick Zabel, Reto Hollenstein, Jenthe Biermans…los fichajes del Katusha lo dejan claro: “Ahora tengo hombres de más potencia alrededor de mi. Creo que somos más fuertes para las clásicas, tenemos más hombres para controlar la carrera y llevarme delante. Soy muy optimista con el equipo que tengo a mi alrededor”, afirma sin dudar. La marcha de Jacopo Guarnieri convertirá a Michael Morkov en su último hombre para lanzarle antes de los sprints.

“Igual Boonen vuelve, nunca se sabe”

Todo lo demás sigue como siempre para Kristoff. “Estoy haciendo la misma preparación y voy a cambiar muy pocas cosas”, por ejemplo, su debut, “que tradicionalmente era en Qatar y es una pena que no se haya hecho porque ahí podía ganar muchas etapas y era una buena preparación”. Otro aspecto que posiblemente cambiará Kristoff será añadir más intensidad en la semana entre Flandes y Roubaix. “Nunca he ido bien en la París-Roubaix. La semana previa hago entrenamientos suaves y cortos y corro la Scheldeprijs. Quizás necesite una carrera larga”.

Asegura que sigue su camino sin mirar a derecha e izquierda, a los rivales que le acompañan y que van dejando de hacerlo. “No me cambia nada que este año ya no esté Cancellara. Me centro en mi y en mi forma, en tratar de llegar a ser el mejor que puedo llegar a ser. Seguro que habrá muchos corredores fuertes que atacarán como él lo ha hecho”.

Lo mismo opina sobre Boonen. “Es uno de mi héroes, cuando era pequeño gritaba cuando él ganaba, le animaba siempre. Será especial este último año para él pero yo no puedo pensar en esas cosas, es la vida. Hace lo que cree que es correcto. Seguro que lo vamos a echar de menos. O igual acaba volviendo, nunca se sabe”. 

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...