la Vuelta. 11º etapa: Farrar recupera la cruz de Caravaca

Tyler Farrar Se llevó al sprint la victoria al aprovecharse del trabajo del Liquigas y el Rabobank, que sirvió para eliminar las opciones del Columbia en la llegada
admin -
la Vuelta. 11º etapa: Farrar recupera la cruz de Caravaca
la Vuelta. 11º etapa: Farrar recupera la cruz de Caravaca

Hay ladrones de todos los estilos. Los que no tienen piedad y arrasan con todo a su paso. Inclementes cuando logran colarse en terreno privado, vedado hasta entonces por ellos, pero que les atrae y suscita, que les llama poderosamente a llevarse lo que no es suyo Luego están los compasivos, aquellos que entran, cogen lo que más les place y se marchan. Sin dejar huella ni rastro alguno. Sucedió de tal forma hace ahora justo 75 años, cuando un desconocido, quizá dos, probablemente tres perforaran la Puerta de San Lázaro, en Caravaca de la Cruz y se llevaran, elegido con minucia preparada, las maderas, pedazos de fervorosa doctrina cristiana, donde, se cree, fueron a reposar los brazos de Jesucristo, clavados a los tacos donde lo enviaron a la muerte. Donde también estaba Tyler Farrar, otro efusivo creyente. En sí mismo. En sus piernas veloces después de tres acreditados triunfos en el ENECO Tour, el arrojadizo campo de pruebas de los sprinters foráneos que corren la Vuelta a España. Se lo dejó claro la carrera alemana. Presto y dispuesto para robar 'volatas' a los Freire, Bennati y la armada del Columbia, el gran escollo para el hurto. La gruesa hilera de seguridad que acordona cada llegada masiva.

 

En el patíbulo andaba Tyler Farrar, aminorado por su propia falta de "punch" ante los muslos de Greipel y Henderson. Acobardado ante la irrupción de Borut Bozic en Xativa. Tres sprints sin premio. Como tres fueron los robos de la Cruz de Caravaca. El tercero, el vencido. En la misma labor se obstinó el joven ciclista del Garmin, por rabia y creencia. Nada religiosa. En sí mismo. Fe en cada gramo de fuerza que dosifica, pillo, acechando la baja guardia. Como los ladrones. Nadie supo, ni sabe aún a ciencia cierta quién robó la bendecida cruz de Caravaca. Farrar, en cambio, sí tenía plena consciencia, angustia diaria de todos y cada uno de los desvalijamientos sobre él cometidos. Estafado en cada meta por las piernas a las que se estima cuando las rectas, como las murcianas camino de la desolada Caravaca, le señalan la dirección del sprint. Descorazonado deambulaba él. Difunto. Resucitado, como figura mística.

 

Consiguió Farrar lo impensable. Recuperar la cruz en Caravaca. La aflicción que todo sprinter tiene por una recta interminable y que los favoritos, entre los que él estaba habían sido incapaces de recuperar. Hegemonía perdida en la Vuelta. Sucede que, sin la referencia papal de Mark Cavendish las llegadas rápidas no se rigen por ninguna ley, por ninguna religión. Campo libre para todos. Para creyentes, Henderson y Greipel, ambos con triunfos ya en el bolsillo, para ateos a la religión del Columbia, Bennati y Freire, fieles a la velocidad pero buscando en suelo aciago la cruz de Caravaca. La encontró Tyler Farrar antes que los demás. Primer encasillado como favorito hombre rápido con triunfo de etapa, de los que suben la moral. Después de aguantar el empeño del Liquigas por descolgar a todos los rivales en el Alto Campo de San Juan y hacer así más fácil la recta final a Daniele Bennati. Lo consiguieron los hombres de Roberto Amadio con Tom Boonen. Desquiciado anda el belga del Quick Step. Contrariado. Ahora resulta que anda mejor en contrarreloj que en los sprints.

 

Pero resultó que el trabajo del Liquigas, a bloque en los últimos kilómetros tras la neutralización de Rèmy di Gregorio, el último valiente en intentarlo en solitario, con la breve ayuda del Rabobank de Óscar Freire terminó por minar la resistencia del Columbia. Inédito. Uno por uno fueron cayendo, como soldados que vigilan las reliquias más preciadas de un museo, los hombres más poderosos del pelotón. Solidez hecha añicos frente al pedaleo matador de Sylvester Smzyd. Se atrevió a retarle Fabian Cancellara, el valiente de siempre. En su perseverancia encontró la compañía de Juanma Garate, el propio Freire y David de la Fuente, descolgado primero del grupo en el que viajó con David Moncoutie, Amets Txurruka y Hoogerland. Era solo protagonismo, búsqueda de emular el robo más famélico de la historia de Caravaca lo de los compañeros del suizo. Para él, en cambio, series de viaje. Con billete a Mendrisio, a los Mundiales que, en su casa limpian la medalla de oro para colgársela a su cuello.

 

El anhelo de Cancellara apenas fue respondido por sus compañeros de fuga en el descenso de la tachuela de San Juan. La pasó con gracia Tyler Farrar. Resucitaba de sus cenizas. "He visto que he pasado bien el puerto y me he animado". Cogió en la mano una pequeña sierra. La misma que 75 años atrás el desconocido ladrón había dejado como sello, por intercambio de la preciada y desde entonces legendaria Cruz de Caravaca. Logró posicionarse cuando Cancellara, incansable, volvió as tirar del pelotón para provocar su derrumbamiento. El último muro que le quedaba Farrar para, con un relevo, arrancar de su propio destino, garrote vil. Robo a mano armada ante el resto. Bennati, perdido en el decimotercer puesto, Freire "arrancando muy pronto", dijo. El cántabro fue pillado por la autoridad cuando intentaba cometer el robo de la cruz. Fue a su despiste cuando Farrar se inmiscuyó. Consiguió recuperar la cruz de los sprinters, encauzar el rol, pero acabó resultando ser el ladrón de Caravaca.

 

 

PULSA AQUI PARA VER LAS FOTOS DE LA VUELTA A ESPAÑA

</strong /></a /></< />

</font />

 

PASA A LA PÁGINA SIGUIENTE PARA VER LAS CLASIFICACIONES COMPLETAS

Te recomendamos

La adaptación, la mejora que buscas en tu rendimiento, se produce con la recuperación...

Velocidad, rigidez, peso contenido y un funcionamiento exquisito son las característi...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Cargar con todo lo necesario para practicar tu deporte favorito y disfrutar al mismo ...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La nueva Quartz Aero Disc de BH es una auténtica bici todoterreno para afrontar rutas...