La Vuelta 2010. 18ºetapa: Mark, once again

Mark Cavendish consigue su tercera victoria en la Vuelta a España en una jornada de transición y sin viento donde Nibali y Mosquera pasaron la jornada sin problemas antes de la encarnizada lucha que se espera para el sábado con la expectante Bola del Mundo
admin -
La Vuelta 2010. 18ºetapa: Mark, once again
La Vuelta 2010. 18ºetapa: Mark, once again

Una vez que consigue una victoria es ya casi imposible, se antoja impensable, de locos que alguien pueda arrebatarle el reinado en las llegadas llanas a Mark Cavendish. Es un penar para los sprinters, un guión sabido para los corredores que a duras penas aguantan enganchados a la cuerda floja de esta Vuelta y una cuestión de supervivencia para los escaladores, para los favoritos que se juegan la carrera, reducida lista venida a dos: Nibali y Mosquera. El antítesis ciclistas. Uno, el italiano, la chispa y la emoción, los ataques alocados y los descensos vertiginosos. Y el otro, el gallego, el temple y la bienaventuranza. La tranquilidad que da una máquina diésel, las que no aceleran frenéticas, insensatas pero que carburan continuas, sin parar a su ritmo,a su paso constante. Así es Mosquera. Dos ciclismos enfrentados en la Bola del Mundo, la pared que avisa los valientes que Navacerrada no acaba en sus 1860 metros de pavimento fácil. Que hay un más allá para llegar hasta el cielo de asfalto con cemento, la reveladora bola que decidirá la Vuelta.


Para llegar allí el pelotón de sprinters, favoritos y supervivientes en general hace camino por Castilla, la tierra del Cid. De Valladolid a Salamanca, una autopista construida de 148 escasos kilómetros, de amenaza de lluvias y, peor, de viento. Ni uno ni otro aparecieron a pesar de que el Caisse d'epargne en medio de su rebeldía tiró sin cesar para provocar abanicos pero no, nadie se descolgó y el viento no quiso ayudar. En esas esperó Philippe Gilbert a los últimos ocho kilómetros para comenzar su camino al Mundial. Tiene el belga las maletas hechas desde hace tiempo, desde que pisó triunfante Gibralfaro y se coronó líder y, entrando a Salamanca cogió su primer avión, con parada final en Melbourne. A escalas va Gilbert. Tres kilómetros de vuelo crucero para tentar al pelotón con su provocación de reventar el sprint. No lo consiguió, pero era lo de menos. La máquina belga carbura.


Goss, de nuevo clave

Y como él, valiente y osado como pocos, de esos a los que no les importan, que más bien les motivan los retos imposibles de dejar a todo un pelotón de carnívoros y hambrientos sprinters con la miel en los labios, no lo consiguió, el guión volvió a llevar los mismos diálogos de cada llegada masiva. Una vez más, "once again", recordaba Cavendish con su hat-trick ya en el bolsillo, "Gos ha hecho un trabajo espectacular". En Salamanca, Cavendish se mostró pasional, más explícito que nunca. Quería dejar claro cada punto vivido en la etapa y remarcar ese trabajo de su equipo para llevarle a otro triunfo repetido. No callaba el chaval, que si la fuga de ocho del inicio con Estrada, Toribio, Pichot Urtasun, Benitez, Pietropolli, Kaisien y Roels donde "tuvimos también que controlar para mantener el puesto de Velits en la general".


Más tienen que conserva y trabajar el Liquigas y el Xacobeo. La escuadra italiana gastó parte de energía calórica que puede ser vital en la fría Bola del Mundo para escoltar a su líder y a Bennati de cara al sprint mientras el Xacobeo guardó, escondido entre meigas y conjuros. A Bennati le dejaron tan bien colocado que incluso en la curva final parecía más adelantado que el propio Cavendish. Hasta ahí llegó, explosión, cuando el Quick Step arañó en la posibilidad de desbancar al chico de Man reventando primero a su lanzador Goss y sacándoles a ambos de rueda. Era la alternativa a probar, la única, frente a la pareja del HTC-Columbia. Ni con esas.


Llegaron a soltarles por milímetros pero rápido, fugaz y esplendoroso, una maravilla observarle pedalear, Goss redujo la distancia y terminó de matar a los dos hombres del Quick Step. Tossato, el segundo de ellos jadeaba en la inmundicia. Nada que hacer."Le he perdido un esfuerzo más a Goss, que otra vez, once again", explicó Cavendish exultante, "ha estado magnífico". Hasta cinco veces tuvo que cambiar de potencia para terminar ganando. Otra vez.




PINCHA AQUI PARA VER LAS FOTOS DE LA VUELTA A ESPAÑA



Debate sobre la Vuelta en nuestro foro

Opina en el blog



- Los favoritos


Te recomendamos

La compañía estadounidense aceptó el reto de conseguir una versión de su bici escalad...

¿Qué sillín Syncros necesitas? Comparamos dos opciones de precios populares para cicl...

La marca alemana SKS, referente en bombas, herramientas y accesorios, estrena los Spe...

Diseñadas en la alta competición, adaptadas para todos los ciclistas...

Salimos a rodar con el Ventral Air SPIN de Poc, un casco cómodo y ventilado para hace...

Un modelo desarrollado en colaboración con el equipo del actual Campeón del Mundo que...