La Vuelta 2010. 3ºetapa: Purito estrecha el larguero

Philippe Gilbert ganó en la explosiva subida malagueña a Gibralfaro por delante de Joaquim Rodríguez, que tardó en reaccionar pero abrió las primeras diferencias entre los favoritos y se sitúa ya como la referencia a batir en el día que Andy Schleck confirmó su desentendimiento con la general al dejarse casi un cuarto de hora
admin -
La Vuelta 2010. 3ºetapa: Purito estrecha el larguero
La Vuelta 2010. 3ºetapa: Purito estrecha el larguero

Hay una curva maldita camino del Castillo de Gibralfaro. Desde allí se ve todo. La fortificación con final en el cielo por un lado y el mar, nivel cero, el puerto y la entrada a Málaga si se gira la mirada. En el horizonte, hasta se adivina el Rif, el monte africano y el estrecho de Gibraltar. Solo hay que saber encontrar a tiempo ese emplazamiento divino donde apostar la trinchera. Posición estratégica. Allí, cinco siglos atrás, Fernando el Católico apoltronó a sus mejores hombres para cercar el bastión del imperio nazarí. Yusuf I de Granada lo construyó para proteger la Alcazaba por el generalizado uso de la artillería. Antes, los fenicios lo habían diseñado como faro, de ahí su nombre. Todo lo veía. Yusuf I tenía en la empalizada su mejor defensa y dominio de Málaga. Gobernada desde la Alhambra, de lejos, no fue capaz de ver el monarca árabe al millar de soldados que como piezas se apostaban día y noche seguidos. Mirando al mar. Observando el cielo de la balaustrada de Gibralfaro. Fue antojo de Fernando el Católico hostigarla, estrechar el cerco ante el imperio dominante en la península ibérica como inicio de la expulsión musulmana. El capricho le llevó años de estudios, movimientos y tácticas para el asalto. Lo consiguió al fin en 1487 y como homenaje fijó su residencia mientras Isabel se decantó por la ciudad. El secreto consistía, pues en eso, tan simple, tan mundano. Conocerlo para poder dominarlo


Como rey católico en plena cruzada reconquistadora camina Philippe Gilbert esta temporada. Restaurando las tierras que todos denominan de su poder pero que nunca ha hecho propias, las Árdenas del mes de abril, de las cotas y los bosques interminables. De la Lieja, la carrera que parte y finaliza en la misma puerta de su casa y en la que los despachos le colocan ahora tercero por la descalificación de Valverde y después de no poder sostener la efusividad de Vinokourov. De la Flecha Vallona, sexto y de la Amstel Gold Race, la borrachera de cerveza del belga, todo honor y toda gloria por fin conquistadas. Se la sabía, al dedillo, como el resto de citas primaverales. Su 'momento'. Pero luego llegan días, chispazos como los de Gibralfaro en los que memorizar esa curva donde se apostan soldados prestos para el ataque y el ánimo, el inestimable deseo, el superior portento y la vital ansia por vencer lo hacen todo.


Ataque de Purito

Todo expectante, como portería que espera al delantero llegar con la sola, pobre y abandonada figura del arquero que flanquea los postes, indefenso, ante la fuerza suprema del caballo desbocado, pedales por balón sustituidos para marcar el gol. Cuando las redes lo mecen ya dentro, cuando Gilbert ya ha circunvala casi muerto, sudoroso por la zona del podium, como goleador que corretea por la banda celebrando el gol, lo piensa, cae en la cuenta de que la conquista de Gibralfaro, como el gol del delantero, es solo la guinda de una labor de equipo. Que no importa quién empuñe el arma ante el último general nazarí. Que no se repara en el nombre del futbolista que ha disparado a bocajarro ante la portería porque detrás hay un equipo, un centenar de soldados que avanzan, desde Marbella, punto de partida del asedio, la defensa que comienza a mover el balón.


En esas se coló Joaquim Rodríguez, otro goleador nato. 'Pichichi' que también lleva emprendida una cruzada ante sí mismo, la de ser líder de un gran equipo. Y cumple, lo viene haciendo desde que ganó en la Volta a Catalunya, desde que fue segundo en la Flecha Vallona, desde que ganó en Orio, en la Vuelta al País Vasco y arrebató la victoria por fuerza y mérito propio a Alberto Contador en Mende para colarse en el 8º puesto en París. Allí, en la dinamitadora rampa que explosionó al Tour del 'fair play', Purito no conocía, no tenía más bien ni idea del terreno. Y ganó. Una vez. En Gibralfaro buscó la misma jugada con sus centrocampistas de lujo, el 'dream team' del Katusha con Kolobnev haciendo mella y apartando a los caudillos del Liquigas en otra labor de aproximación que se quedó en eso para Nibali, avecinamiento. En la certifticación de su favoritismo para la Vuelta roja pero también de su precipitación a la hora de atacar.


Primeras diferencias

Ni esperó a la última curva. No lo sabía. Esa es la desventaja del italiano en esta Vuelta. Que su paso por cada carretera será un estreno. Igual para Purito en Gibralfaro, delantero de pólvora caliente. Explosiva. Tanto como la propia subida. Disparó a gol sin pensarlo, "y he fallado el penalty", se lamentaba en meta. Su error se corta por la mitad porque su labor de hostigamiento fue fructífero a pesar de no ganar la etapa. Precipitación por nervios. Por quererlo todo. "He pecado de falta de colocación y de fuerzas. Ante un Gilbert que sale así es imposible". Menos ante un Gilbert que se lo sabía, porque nada más irrumpir Hutarovich en Marbella tomó el escudo de güera y se marchó hasta Gibralfaro para ver la subida. Para memorizarla.


"Me he dado cuenta de que me ganaba en la última curva, cuando ya se marchaba. Aunque quedaba aún terreno veía que no iba a poder alcanzarle", se lamentaba el catalán. La maldita curva. Allí lo vio todo. A Andy Schleck desde lejos, 14 minutos le cayeron, retorcerse y al resto de favoritos que no pudieron dar caza a su primer petardazo a la general dejando a Nibali a 14 segundos, a Anton a 21. 22 segundos le manda de recado a Frank Schleck y más de medio minuto a Sastre, Arroyo y Plaza. Larguero estrechado.  

PINCHA AQUI PARA VER LAS FOTOS DE LA VUELTA A ESPAÑA



Debate sobre la Vuelta en nuestro foro

Opina en el blog



- Los favoritos


Te recomendamos

¿Qué le pedimos a un casco? ¿Seguridad, comodidad, aspecto atractivo, ventilación, bu...

La adaptación, la mejora que buscas en tu rendimiento, se produce con la recuperación...

Velocidad, rigidez, peso contenido y un funcionamiento exquisito son las característi...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La nueva Quartz Aero Disc de BH es una auténtica bici todoterreno para afrontar rutas...