La Vuelta 2010. 7ºetapa: Llegó Petacchi, se marchó Txema

Irrupción del sprinter spezino que confirma su gran año con otra victoria, la vigésima, en la vuelta en la jornada que nos dejó Txema González, masajista del Sky, por un virus contraído en Sevilla
admin -
La Vuelta 2010. 7ºetapa: Llegó Petacchi, se marchó Txema
La Vuelta 2010. 7ºetapa: Llegó Petacchi, se marchó Txema

Ya resonaban ecos en la salida de Murcia. Sol atronador, rayos que azotaban al cuerpo y calor, el de todos los días, el mismo que se trae desde Sevilla. "¿Te has enterado? Txema, el masajista, está ingresado y está muy mal, me lo ha contado el Quillo", decía José Ángel Gómez Marchante minutos después de estampar su firma en el control. El 'Quillo' era José Alberto Benítez, del Footon. Ambos compartieron equipo con el auxiliar vitoriano en los años dorados del Saunier Duval. De ahí venía, cuando lo reclutó un cheque lleno de ceros para el Sky y con él disfrutaba, viajando a lomos del camión, del bus. Dando Masajes. Lo que le mandaran, de aquí para allá. Saliendo y entrando la Pintorería, la segunda calle más alta del casco viejo vitoriano donde residía los pocos días que le dejaban las bicicletas y los masajes.

Así llegó hasta Sevilla, como todos los que forman parte de la inmensa y a la vez pequeña familia ciclista, de la caravana multicolor a la que ponía alegría y seriedad por partes iguales. Bromeo y seriedad por partes iguales. Los repartió también durante la sesión de rodillo de los corredores del Sky en la contrarreloj por equipos que daba pistoletazo de salida a la Vuelta a España en la capital hispalense. Un pinchazo en la tripa sin importancia, incomodidad. El calor, las sofocantes temperaturas, las comidas rápidas. No le sucedió solo a él. También a Swift, a Flecha, a Augustyn, a Gerrans y a Kennaugh.

Infección bacteriana

Comidas de los hoteles, algo casi rutinario las infecciones en cadena por cualquier alimento en mal estado. A Txema le acabó llevando al hospital Virgen del Rocío de Sevilla después de que su equipo cruzara la línea de meta de la contrarreloj. Su estado fue agravándose "hasta el punto de que a su mujer le avisaron para que tomara el primer vuelo a la capital hispalense porque esta al límite", explicaba Marchante en la mañana murciana. De la propagación de la noticia, una pólvora, a su muerte a primeras horas de la tarde del vitoriano se sucedió un trueno súbito. Un corazón que se apaga y mil preguntas. ¿Por qué? Lloraba David López al subir al autobús del Caisse d'epargne, sin palabras.

Un palo, uno de esos muros que coloca la vida para demostrar que uno es inerte, caduco como las hojas que en otoño caen del árbol, mustias y marrones. Lo relacionan con eso, las comidas que tienen a medio Sky en alerta, una bacteria por un proceso vírico desde Sevilla, la olla de la que salió la Vuelta hace cuatro días y en la que Txema se quedó para siempre. Otra luz de emergencia encendida en el seno del equipo inglés la noche pasada, la murciana, cuando Juan Antonio Flecha tuvo que acudir al hospital. Hasta las tres de la mañana no lo abandonó el catalán.

Retirada de Flecha

Se precipitaron, subieron de volumen cuando Flecha bajó el arco a 55 kilómetros de meta. "Le hemos dicho que se bajara, porque iba a aguantar muy poco más haciendo esfuerzos para nada", detallaban los doctores Irigoyen y Grande, los doctores de la Vuelta. Esfuerzos baldíos. Mientras aceleraba el paso ante su entrada en escena Alessandro Petacchi, el eterno velocista, el ganador perpetuo. Demarró la rueda del HTC-Columbia el Lampre. Cogió de uñas, enarcó la mirada y apretó los dientes pensando, recordando el sinvivir experimentado en carne propia con el CONI amenazando con mandarle a la tumba por sospechas de dopaje. Tres días entre el Tour y la Vuelta a España ha estado el spezino en casa disfrutando de su mujer y su crío. Nadie sabe lo que es eso. Una muerte en vida. Pero llegó, resurgió Petacchi. Eso no podrá contarlo Txema, ni su 'peque' con el que salía por la Virgen Blanca vitoriana a pasear.

Se limitó Petacchi a observar cuando a Isaychev, el bruto ruso, el animal del norte, como lo describe Mosquera, el argentino Montenegro, Dominik Roels y Martin Pedersen se los zampó el pelotón del tren del Columbia. Otra vez magníficos los chicos de 'Cav' hasta la lanzadera del sprint. Ahí e pierden, se echa en falta la magistratura de Renshaw, Rogers y Grabsch. Esperó Petacchi, sus 52 victorias en grandes vueltas -media docena en el Tour, una veintena en la vuelta y la friolera de 26 en el Giro- le han enfriado la sangre y el ánimo. Igual que as amenazas del temible CONI con el demonio Ettore Torri a la cabeza. "He visto más a mis abogados que a mi familia, han sido día muy duros". A punto estuvo de no poder correr ni siquiera la Vuelta. Lo supo tarde, a última hora, dos días antes de la crono por equipos. Aquella fue la última vez que a Txema le vio la familia ciclista. Saludos, besos y abrazos, como el comienzo de una vuelta manda en sus cánones éticos. Para él, los últimos. La despedida.

Petacchi entonces se limitaba a esperar para la llegada de las etapas fáciles como la de Orihuela, donde batió a Cavendish por pura inteligencia, saber esperar y piernas, potencia. Que de esa aún le sobra. Y mucha. "He hecho mi sprint, a rueda de Petacchi pero se ha metido un Quick Step y me ha descolocado", explicaba Cavendish. "Ha sido mi problema", reconoció. No importa. Mañana en Xorret del Catí tendrá que descolgarse, como Petacchi, a la grupeta de los velocistas y esperar, seguir demorando su estreno en la Vuelta y el cierre de su particular círculo de triunfos en 'volatas'  de las tres grandes. Y qué mas da. Es un mal menor cuando el jarro de agua helada enfrió la llegada y la fiesta del podium con el azote de la muerte de Txema en Sevilla. No somos nadie.
 

PINCHA AQUI PARA VER LAS FOTOS DE LA VUELTA A ESPAÑA



Debate sobre la Vuelta en nuestro foro

Opina en el blog



- Los favoritos


Te recomendamos

La compañía estadounidense aceptó el reto de conseguir una versión de su bici escalad...

¿Qué sillín Syncros necesitas? Comparamos dos opciones de precios populares para cicl...

La marca alemana SKS, referente en bombas, herramientas y accesorios, estrena los Spe...

Diseñadas en la alta competición, adaptadas para todos los ciclistas...

Salimos a rodar con el Ventral Air SPIN de Poc, un casco cómodo y ventilado para hace...

Un modelo desarrollado en colaboración con el equipo del actual Campeón del Mundo que...