Lance Armstrong, el hombre que paralizó Milán

La conferencia de prensa convocada por el corredor texano ha despertado una enorme expectación. Un centenar de periodistas se ha congregado en el Castello Sforzesco para conocer las impresiones del ciclista del Astana en su primera incursión en Europa después de que anunciara su regreso a la élite
admin -
Lance Armstrong, el hombre que paralizó Milán
Lance Armstrong, el hombre que paralizó Milán

Dos de la tarde de un cálido día casi primaveral en la ciudad de Milán, donde cuatro millones de personas corretean de un lado para otro, presas del reloj y los horarios. Prisas. Siempre con el tiempo ajustado. Sin mirar a su alrededor. En busca de un tren. De un metro. De la oficina. De volver a casa o de coger el coche. Podría ser un día cualquiera en la capital lombarda. Pero no. Hoy, a esta hora, el mundo se detiene para centrar su vista en esta ciudad y en su Castello Sforzesco, la fortaleza que sirve para salvaguardar algunos de los bienes artísticos más preciados de ciudad. La Piedad de Rondanini, última obra de Miguel Ángel o el Códice Trivulziano de Leonardo Da Vinci descansan en sus instalaciones. Junto a ellas, en pleno centro del castillo se cuela un llamativo coche del que se desprenden pequeños rayos azules turquesa, apenas se pueden ver. El cielo del automóvil del Astana lo tapa una nube. De cámaras de vídeo y de fotos. De ella asoma un hombre. Camuflado entre gafas de sol. Busca la intimidad. Imposible encontrarla si tu nombre es Lance Armstrong.  El hombre que paralizó Milán.

 

Allá donde va le persigue una constante tormenta. De máquinas que recogen sus imágenes. Cada paso es recopilado en una cinta de vídeo. Lleva consigo constantemente una nube. Flashes que iluminan su rostro. Aunque no articule palabra. Si lo hace tampoco importa. Ahora, cada uno de los latidos de su corazón es noticia que se llena los primeros planos de los periódicos y abre los informativos radiofónicos y televisivos. Todos, prensa escrita y audiovisual se reunieron en el museo de arte milanés para ver precisamente eso. Puro arte. Mediado por gestos y miradas expresivas. Las de Lance Armstrong. Artista del lenguaje no verbal. Con el revuelo y el gentío agolpado en escasos metros cuadrados, ni siquiera los micrófonos por los que salía despedida su voz podían competir con el ruido de las cámaras de fotos. Echaban humo. Cada una de sus palabras venía secundada por el craqueteo de una veintena de fotógrafos. Ineludibles. Pero lo que decía era lo de menos.

 

Gestos y miradas

Todos los invitados a la cita lo sabían. No importaba. Aunque estuviera callado y de antemano la centena de periodistas congregados hubieran sido conscientes, nadie hubiera faltado a la cita. Son sus gestos, constantes movimientos de mano que expresaban mejor que nadie sus sensaciones. Su mirada, siempre directa y cercana a cada periodista que le formulaba una pregunta. Su forma de andar, rápida, aparentemente tranquila pero sin bajar la guardia. El espectáculo ciclista. Puro arte. Y cuando habla, sus palabras son recogidas por todos, con una atención óptima. Si suena un teléfono móvil, se desconecta al instante. Sea lo que sea. Armstrong lo paraliza. Atención máxima. "Quiero ganar algo, a todo el mundo le gusta el sabor de la victoria". Entonces todos abren los ojos. Y le miran. Devuelve, generoso la vista. "Conforme pasa el tiempo me siento más fuerte". Alerta máxima.

 

Entre frase y frase, vuelan los micrófonos. "¿Te ves candidato a ganar el Tour? ¿Y el Giro? ¿Quién crees que puede ser el favorito para ganar la Milán-San Remo?" Se le acumulan las cuestiones. "No lo sé", responde, "seguro que tú podrías decirlo mejor que yo. Anda, ven aquí y diles quién va a ganar la Milán-San Remo". Clama entre risas. Juego. Armstrong gana la partida. Tiene a toda una sala repleta de grabadoras, bolígrafos y cuadernos en el bolsillo. Ganada. Lo que acostumbraba a hacer antes de su retirada. Triunfar. "He estado parado más de tres años y nadie, ni siquiera en otros deportes, ha conseguido hacer algo así". Es único. Lo demuestra el tornado que genera en cualquier sitio donde convoca una rueda de prensa.

 

Entrenamientos en Francia

Viene de pasar varios días entrenando en Francia. Correrá la Milán-San Remo y después, su gira europea también tendrá una parada en España, donde correrá la Vuelta a Castilla y León. "Las sensaciones que estoy teniendo son parecidas a las de otros tiempos. Estoy relajado y tranquilo. Conforme pasa el tiempo me siento más fuerte". Frases cortas, pero relevantes. Paraliza. Es el centro de atención. No solo para los medios de comunicación y los aficionados. También para la Agencia Antidopaje gala que, aprovechando su estancia en Francia le realizó un control por sorpresa en el que incluyeron muestras de su pelo. "Me quedé realmente sorprendido", confesaba Arsmstrong. "Pero no me quejo de los controles, a pesar de haber pasado ya 24 desde septiembre". Sube la voz. Cansado de verse obligado a demostrar la limpieza de su cuerpo. Esperando que los micrófonos alcancen los oídos de la AFLD.

 

Lo repite una y otra vez. Lo viene haciendo desde que superó un cáncer y comenzó a ganar Tour. "Me siento perseguido, y siempre va a ser así, pero estoy dispuesto a hacer cualquier cosa para demostrar que estoy limpio". Impoluto. Y feliz. De nuevo con la sonrisa en el rostro. "Estoy realmente contento por correr la Milán-San Remo". Lo dice el mismo corredor que hacía siete años no aspiraba el aire de 'La Classicissima'. Será una nueva oportunidad "para ver cómo estoy". Chequeo. Y no descarta la aventura. Aunque solo sea por mantener la tensión, por dar titulares a los periódicos. "Si estoy en una buena posición para atacar, lo haré". No duda. Sabe que no es su objetivo. Se sitúa en el Giro de Italia y el Tour de Francia. "No puedo decir que vaya a correr para ganar, como lo pensaba antes. Después de tres años parado, no puedo decir nada".

 

Contador es mejor que yo

Y entonces, llegan las constantes preguntas sobre la incógnita del liderato en el equipo para la ronda gala, alimentadas por sus últimas declaraciones tras la París-Niza en las que aseguraba que Alberto Contador debe "aprender" aún mucho sobre este deporte. Quiere hacer las veces de maestro. "Siempre he dicho, y no me cansaré de repetirlo, que Contador es el mejor corredor del mundo, no hay nadie mejor que él, ni siquiera yo. Es una suerte tenerlo en nuestro equipo". Sin recelos. "Le tengo mucho respeto. Aún es joven y le queda mucho camino por recorrer. Si yo puedo ayudarle en ese aprendizaje, lo haré porque mi tarea, como corredor más mayor es ayudarle". Como un hermano protector.

 

Cuarenta minutos después de dar comienzo a su particular espectáculo, Armstrong comienza a mirar el reloj. Es hora de comer. Se da la orden de no permitir el pase de los micrófonos. La voz del texano va a apagarse. Se cierra el telón. Y el del Astana no admite un 'bis'. En cuestión de segundos se levanta y escapa al aire libre por la puerta lateral. Evita así la tormenta, al menos hasta salir a la calle. Cuando lo hace, todos los periodistas que antes estaban sentados ya han echado a correr, por la vía más larga, para darle alcance. Antes de aparecer por las escaleras cercanas a su coche ya le esperan todos. Personas, grabadoras y cámaras. Dos guardaespaldas le abren paso, entre destellos de flashes y apelaciones a su nombre. "Un instante Lance, mira solo un segundo a nuestra cámara". Obedece. Y saluda. Centésimas que valen oro, antes de envolverse de nuevo en sus gafas de sol y cobijarse en el hotel. Intimidad después del alboroto que creó en una mediodía aparentemente como las demás. Realmente única. En la que Armstrong paralizó Milán. ainara@ciclismoafondo.es



LAS FOTOS DE LA CONFERENCIA DE PRENSA DE LANCE ARMSTRONG

Te recomendamos

La adaptación, la mejora que buscas en tu rendimiento, se produce con la recuperación...

Velocidad, rigidez, peso contenido y un funcionamiento exquisito son las característi...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Cargar con todo lo necesario para practicar tu deporte favorito y disfrutar al mismo ...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La nueva Quartz Aero Disc de BH es una auténtica bici todoterreno para afrontar rutas...