Lieja-Bastogne-Lieja: Andy Schleck salda su deuda con las Ardenas

El joven luxemburgués se ha impuesto en "la Doyenne" gracias a un ataque lejano. Joaquim Rodríguez reacciono en el ultimo kilómetro y consiguió finalizar segundo
admin -
Lieja-Bastogne-Lieja: Andy Schleck salda su deuda con las Ardenas
Lieja-Bastogne-Lieja: Andy Schleck salda su deuda con las Ardenas

Fotos Tim de Waele

En lo alto del Muro de Huy, cuando la Flecha Valona alcanza su punto álgido, un instante se quedo grabado en la retina de Andy Schleck. La mano que, por cortesía extendió a Davide Rebellin, vencedor de la tercera ardena de su historia. Lanzador optimo de ballestas triunfales. Experimentadas. "Mejor a su rueda que no ha cualquier otra", pensaba en alto el pasado miércoles el menos de la saga Schleck. Su proverbio voluminoso se unía a una promesa. "En cuatro días yo levantare los brazos". Pacto sellado sobre asfalto belga, el mismo que araño el cuello de su hermano mayor Frank, espejo reflectante de sus piernas en la Amstel Gold Race y le impidió abrirle camino, simplificando pasos en Valonia. Tirado por tierra siete días antes de la primera gran victoria de su hermano, discípulo e hijo prodigo a partes iguales. Andy Schleck, saldador de sus propias deudas.

Es la Lieja-Bastogne-Lieja la decana de las clásicas. "La Doyenne". Sus 95 años de historia lo corroboran. Sus 261 kilómetros cubiertos de cotas marcan a los hombres que cada edición se rinden a sus encantos y apuestan todas las fuerzas de la primera parte de la temporada a ella. Como Damiano Cunego, para el que la decana era "el mundial de abril, la carrera mas importante de estos meses". O como para Alejandro Valverde, flamante dorsal que abría la lista de participantes y encabezaba las quinielas. Entre ellos frágilmente aparecía la carta luxemburguesa, dislocada, como el cuello de Frank Schleck y acelerada, como los 24 años de Andy Schleck, que dejaron impartido su primera dogma en lo alto del muro de Huy. Promesa por cumplir. Su deuda comenzó a impartirse cuando Cyril Gautier, Marcel Wyss, Nico Sijmens y Hubert Dupont fueron castigados por el pelotón, que les concedió catorce minutos de ventaja para el lucimiento durante la primera parte de la carrera. A su neutralización, Luis Pasamontes y Oscar Pereiro desataron la ira de Chris Sorensen, primer espada sacrificado del Saxo Bank, que sirvió de lanzadera para que el pelotón entrara en la cota de la Redoute lanzado.

Con la caza del danés cayeron también Linus Gerdemann y Devenyns, que apostaron sus piernas a un intento suicida. Estratega. El Saxo Bank prosiguió con su juego de despiste, y Alexandr Kolobnev se pego a la rueda de Jose Serpa, el desorientador que en la Flecha Valona sirvió de canon para Davide Rebellin. Con ellos, Roman Kreuziger, Egoi Martínez y Hubert Dupont abrieron el paso por la cota de Sprimont. El grupo lo cerraba Karsten Kroon, la baraja de Riis en la Amstel Gold Race. Vigía de la retaguardia mientras Kolobnev, impasible a la entrada de Robert Gesink y el intento de Jurgen Van den Broeck, caminaba al paso de la promesa de Andy Schleck. "El domingo gano yo". También lo sabia su hermano Frank. Abrillantaba las primeras posiciones del pelotón, donde Alejandro Valverde y Cunego, atentos mas a sus propias sensaciones que a los saltos de los segundos espadas, se demoraban al paso de San Nicolas, la ultima de las once cotas de la Lieja-Bastogne-Lieja y donde esperaban hacer su propia criba.

Ataque de Gilbert

El verdadero selector de la carrera lo suplanto Philippe Gilbert a 25 kilómetros para la conclusión. Se adelanto el corredor del Silente-Lotto a las cuestas de San Nicolas y al último y desnivelado kilómetro. No quiso apostarse sus piernas a un sprint en el que, a todas cuentas, salía derrotado y se abalanzó en Sprimont a por la hazaña. Por detrás, Andy Schleck repensaba sus compromisos. Pronto para llevarlos a cabo. Dejo a Gilbert, ostentado, que relumbrara ante sus centenares de seguidores que, preludio, le esperaban en la antepenúltima cota de "La Doyenne". Hasta allí llegaron las concesiones del luxemburgués, que no demoro en saldar su primer convenio. Inmovilizo al pelotón con un descomunal y portentoso ataque. En apenas un kilómetro de pedalada bailona y confiada de sus posibilidades redujo los cuarenta y dos segundos de los que disfrutaba Gilbert. Anulados. Los metió a su bolsillo, para aumentarlos conforme pasaban los kilómetros. Se reducían las distancias. Pero solo hasta la meta. Los segundos crecían. Valverde, escoltado por Joaquim Rodríguez, gladiador curtido en mil batallas belgas trataron de acercar a Schleck, pero el trabajo de Saxo Bank en el grupo, reducido ya a una decena de unidades, lo hacían imposible.



Estrategia de hermanos

Andy acompasaba su respiración a la vez que miraba al frente, a Lieja. A su promesa cercana de ser saldada. Scarponi y Rebellin sujetaron el timón del grupo perseguidor. Del barco al que también se agarraron Samuel Sánchez, Vincenzo Nibali, Carlos Sastre, puesto a punto para el Giro de Italia, y Frank Schleck. Escollo. Era el único que sonreía mientras Rebellin agonizaba. Carantoña a la cámara, cómplices. Las intercambio con su hermano pequeño, cuando en el ultimo curveo giro su mirada para buscarle con la mirada. Con mas de un minuto de ventaja lo encaro Andy Schleck, cumplidor, el ultimo empinado kilómetro hasta la meta. Descalabrado Valverde y con el grupo entregado, Joaquim Rodríguez testo a los rivales. Ninguno pudo con el en el desnivel que le llevo hasta Lieja. Hubiera ganado el catalán de no haber sido por la deuda pendiente de Andy Schleck. Palabra de luxemburgués tornada en hecho. El estreno de un palmares que, apunta, clásico. Prometedor.


CLASIFICACIONES EN LA PÁGINA SIGUIENTE

Te recomendamos

Un estudio genético en la revista Nature encuentra que podría haber un nuevo subtipo ...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Cargar con todo lo necesario para practicar tu deporte favorito y disfrutar al mismo ...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La incorporación de los frenos de disco a las bicis más rápida del pelotón sigue impa...

Porque Mojácar tiene que estar en esa lista de Grandes Fondos que recorrer antes de m...