Mollema, premio a la constancia en Lombardía

El holandés del Trek-Segafredo vence de forma brillante en ‘la clásica de las hojas muertas’, por delante de Valverde y Bernal
Víctor Marcos. Fotos: Luis Ángel Gómez/Bettini Photo -
Mollema, premio a la constancia en Lombardía
Mollema, premio a la constancia en Lombardía

Bauke Mollema se ha adjudicado el Giro de Lombardía por delante de Alejandro Valverde (Movistar) y Egan Bernal (Ineos), segundo y tercero respectivamente, a 16 segundos. El holandés selló su victoria en el ascenso a la penúltima y decisiva cota del día, el Civiglio, a unos 20 km del final, donde lo habían probado antes, sin éxito, ciclistas como Gaudu (FDJ), Woods (Education First) o Valverde. La falta de entendimiento en el grupo de favoritos y el sólido rodar de Mollema hicieron el resto.

El holandés supo mantener su renta en las rampas de San Fermo della Bataglia, donde Roglic (Jumbo-Visma) intentó en vano darle caza, así como en el descenso hacia meta, donde Valverde se mostró algo más ambicioso que sus compañeros de grupeta. El murciano obtendría su tercer segundo puesto en esta clásica de las hojas muertas que, tradicionalmente, marca el punto final de la temporada ciclista.

El último monumento ciclista del año daba comienzo de forma trepidante. Y, apenas transcurridos 20 km, se formaba la primera escapada del día, integrada por nombres combativos como Masnada, Ballerini, Barbin, Benedetti, Cavagna, Rikunov, Skuijns y Marcato, quienes rápidamente alcanzaban una ventaja de 3’ sobre el pelotón. Una renta que aumentaría, incluso, hasta los 5’, a 200 km del final.

A falta de 90 km de la llegada, y superada ya la segunda cota del día, el Colle Brianza, la renta de los fugados comenzaba a mermar -4’30’’-, con la ascensión a la Madonna del Ghisallo (8,6 km al 6,2%) en el horizonte. En el mítico Ghisallo, Fausto Masnada (Androni-Giocatolli) tomaba unos metros de ventaja sobre sus compañeros de escapada, convertida ya en un rosario de corredores. Solo Tom Skujins (Trek-Segafredo) se resistía a perder de vista al italiano. Mientras tanto, Ineos tomaba la cabeza del pelotón, poniendo un puntito más al ritmo de persecución, y dando caza progresivamente a los integrantes más débiles de la fuga.

Masnada coronaba el Ghisallo con apenas 15’’ segundos sobre Sjukins, y poco más de 2’ sobre el pelotón de los favoritos, donde comenzaban a moverse nombres importantes como Bob Jungels (Deceuninck-Quickstep), mientras por detrás Mikel Landa (Movistar) echaba pie a tierra, muy lejos ya de su mejor momento de forma, y despidiéndose de un modo un tanto agridulce del equipo telefónico.

Skujins daba caza a Masnada en el descenso, y se encaminaban con 2 minutos de ventaja hacia Sormano, el siguiente ‘muro’ del día, con sus 2 km y casi 16% de pendiente media. Por detrás, un trío perseguidor formado por Jungels, Cavagna y Marcato luchaban por seguir en carrera, especialmente el campeón luxemburgués, que se marchaba hacia delante con mucha ambición. Jungels, de hecho, se convertía en cabeza de carrera a los pies de Sormano, a 52 km del final. Eso sí, con apenas 30’’ de ventaja sobre un pelotón donde ya se rodaba muy, muy rápido.

Mollema, premio a la constancia en Lombardía

Mollema, en el momento de su ataque sobre las rampas del Civiglio

Unos y otros se fusionaban sobre las rampas más duras del Sormano, con un Rafal Majka (Bora-Hansgrohe) tomando la iniciativa, en compañía de Iván Sosa, Pierre Latour, Giulio Ciccone, Michael Woods, Sepp Kuss y Rubén Fernández, entre otros. Un grupo al que se uniría Alejandro Valverde poco antes de coronar, con un ataque marca de la casa, y posteriormente el resto de favoritos.

Tras el vertiginoso descenso, en el llano previo al Civiglio se conformaba un numeroso grupo de cabeza donde no faltaban los grandes capos: Valverde, Roglic, Bernal, Yates, Nibali… y del que se destacaban Buchmann (Bora-Hansgrohe) y Wellens (Lotto Soudal), que lograban rodar en solitario durante algunos kilómetros, sin superar, eso sí, la treintena de segundos sobre un grupo donde Jumbo-Visma marcaba el paso.

Neutralizados en las primeras rampas del Civiglio el alemán y el belga, llegaba el momento de los capos: Gaudu, Woods, Valverde tensaban el grupo con sucesivos ataques, Nibali cedía, y Mollema triunfaba, abriendo un importante hueco de 25’’. El turno entonces era para Latour, que soltaba sendos latigazos a los que respondían bien Roglic, Valverde, Woods, Bernal, Fuglsang y Enric Mas, pero que no lograban reducir distancias con el holandés.

Al tercer intento, Pierre Latour conseguía marcharse en busca de Mollema, que rodaba 15’’ por delante al coronar el Civiglio, y que mantenía 25’’ de ventaja sobre un selecto grupo de favoritos donde todos se observaban, pero nadie quería asumir responsabilidades en la persecución. Y todo ello, con solo 15 km para el final.

Mollema, premio a la constancia en Lombardía

Apretado sprint por el podio, entre Bernal y Valverde

Latour era neutralizado por el grupo perseguidor encabezado por Roglic, Fuglsang y Valverde en el descenso del Civiglio, pero un bravísimo Mollema conseguía conservar e, incluso, incrementar su renta hasta los 32’’. El holandés del Trek-Segafredo soñaba con la victoria de su vida, mientras el desacuerdo reinaba por detrás, con un solo escollo por delante: San Fermo della Bataglia.

A los pies del último muro, a 7,5 km de meta, Mollema contaba con 40’’ de ventaja sobre un inconformista Roglic, que había saltado de un grupo que iniciaba el ascenso 53’’ después del holandés. El esloveno, sin embargo, cedía en la subida, y era neutralizado por Valverde, Fuglsang, Woods y Bernal. La victoria, salvo desgracia en el descenso, tenía el nombre de Bauke Mollema.

Ni los intentos de Bernal en las últimas rampas de subida, ni la escapada de Valverde en el descenso iban a privar al holandés de una victoria más que merecida, llegando al último kilómetro con 20’’ de ventaja, tiempo suficiente para recrearse en una de las llegadas más prestigiosas del calendario, la de 'la clásica de las hojas muertas'. Segundo entraba, una vez más -la tercera en esta carrera-, Alejandro Valverde, que batía en el sprint del grupo perseguidor a un sobresaliente Egan Bernal.

Clasificación final

Mollema, premio a la constancia en Lombardía

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Si hay un componente crítico en una bicicleta de triatlón cuando se persigue la obten...

Os contamos cómo es el nuevo casco Profit Aero de Spiuk: el diseño más aerodinámico q...

La equipación para pedalear cuando llega el frío: así es lo nuevo de Finisseur para e...

Posiblemente la mejor propuesta para conocer los rincones más escondidos de Cataluña ...

Manteniendo su filosofía de sillines para todos, se amplía la gama con los nuevos SL...

El nuevo casco Spiuk Korben con acabado #Metalline Skin es el casco más avanzado de l...