Mundial 09: Cancellara: "Una de las CRI más bellas de mi vida"

El suizo arrolló a sus rivales y se bañó en oro en la contrarreloj mundialista donde aventajó a Gustav Larsson, segundo en casi un minuto y medio y a Tony Martin, tercero, en dos minutos y medio
admin -
Mundial 09: Cancellara: "Una de las CRI más bellas de mi vida"
Mundial 09: Cancellara: "Una de las CRI más bellas de mi vida"

El arco-iris cronometrado tenía su nombre. Mucho, muchísimo antes incluso de que confirmara su presencia, cuando dudaba si sacrificar el éxito anunciado por el triunfo en la ruta. La ambición le pudo. Insaciable. Fabian Cancellara es un hombre que busca nuevos objetivos. Las metas de las contrarreloj ya le aburren. Es tan superior, que ganar no le parece ningún mérito. Ni siquiera cuando arrasa, como esta vez. Mundial ha sido su título y su rendimiento. Cuando el suizo corre, el resto pelea por los puestos de honor. El honroso segundo que se acerca a su ritmo de ferrocarril. Por eso cuando él está presente, lo que cuenta, lo novedoso, lo único a lo que se presta atención es a los segundos con los que castiga a sus rivales, empequeñeciendo sus pedaladas y dejando en evidencia su intratable superioridad. Aplastante otra vez. A ritmo de crucero dobló a tres corredores en apenas 49 kilómetros. A Gustav Larsson, valiente y sin bajar los brazos hasta la misma línea de meta.  A Bradley Wiggins, desolado al ver cómo la cadena se le salía en pleno circuito cuando manejaba el cuarto mejor tiempo y a Sebastién Rosseler. Todos a la cuneta.

 

"Es que salíamos con intervalos de un minuto, no digo que así sería fácil, pero en la carretera, casi veías a los corredores, y se hacía más sencillo alcanzarlos", simplificaba la máquina Cancellara. Bestia inmunda. A su lado, Larsson y Martin callaban. Agachaban orejas. "Fácil será para ti", cotejaban. En meta, Fabian Cancellara dinamitó a Larsson, plata, con casi medio minuto de ventaja. Al joven alemán lo distanció en dos minutos y medio. Salvajada. "He demostrado que estoy bien". Decía. No hacían falta sus palabras, tras pedaleos acompasados con su respiración, un acople sencillamente genial a la bicicleta, bailando a su son. "Ha sido un día perfecto", acertó a señalar. "El apoyo de la afición suiza me ha estremecido, ha sido una motivación extra, como un bonus que me ha empujado". Corría con ventaja Cancellara. En las cronos siempre lo hace, por fuerza propia. "Ahora tengo buscar nuevas motivaciones". El arco-iris de la modalidad se rinde a sus pies. Ahora quiere el de ruta.

 

"Es el objetivo por el que he trabajado todo el año. He entrenado mucho y bien, estoy muy motivado". Cabeza dura y amueblada la del suizo. "Cuando me he propuesto una meta en concreto, la he conseguido. Quiero ganar en un sitio, y gano. Me propongo en otro, y lo consigo. Es cuestión de motivarte". Pura filosofía de mente y piernas perfectas. Equilibrio en armonía, como en los fantásticos 49 kilómetros en los que paseó su brutal superioridad por Mendrisio, con la afición suiza, la suya, volcada a su paso. Ya en la segunda de las tres vueltas por meta, Cancellara se vio superior. Los números se lo decían. Casi un minuto con Gustav Larsson, al que dobló kilómetros antes. El sueco no desistió, trato de agarrarse a su rueda. "Era imposible, Cancellara es un extraterrestre", decía sin mirarle. Asusta. El alien suizo no piensa más allá de 24 horas. "Ahora solo pienso en el viernes, en descansar, celebrar un poco el triunfo, darme un buen masaje"Mañana por la mañana entonces ya empezaré a pensar en el domingo". Salta los días, impaciente por la llegada "del gran objetivo del año".

 

"Puedo ganar el domingo"

"Llego con la motivación alta, corro en casa y la afición está conmigo", comenta Cancellara. "Voy a intentar ganar y creo que puedo hacerlo". Aviso para navegantes. Peligro inminente. Asegura que su último título mundial, "ha sido una de las cronos más bellas que he hecho en mi carrera, aunque no sabría decir si es la mejor, porque siempre que tengo buenas prestaciones y estoy a tope, las carreras salen bien". Óptimo. Aplastante. Solo se cuelga un dorsal cuando su tren carbura a la perfección. "El año pasado me preparé para el Mundial desde el Tour de Francia, me retiré allí para hacer un mejor entrenamiento y no estaba todo lo bien que yo quería, por eso no fui a la contrarreloj de Varese". Le prestó por ello el arco-iris a Bert Grabsch. Esta vez sí. Sideral.

 

"Durante la Vuelta a España me preparé muy bien. Bjarne Riis confiaba en mi y me dijo que éste sería mi Mundial. Le agradezco que me lo dijera", confiesa. Funciona Cancellara por motivaciones, por golpes a la mente. Los aporta a pedaladas, moles de músculo de por medio. "Si las piernas están fuertes, la cabeza también". Todo uno. Así funciona la maquinaria suiza que solo piensa en el masaje del viernes por la mañana. Después vendrá al pensamiento la hazaña de ser profeta en su tierra. "Será una lotería, corremos seis ciclistas para la selección cuando otras tienen nueve y el recorrido es duro, dependiendo siempre de cómo se corra, porque últimamente...". El ciclismo de ahora, el conservador, le aburre a Cancellara. Impresión y vatios de espectáculo a raudales. La historia le espera. El espectáculo también.

En el vídeo adjunto vemos el enfado con el que Bradley Wiggins tira la bicicleta ante la desesperación de una avería sufrida y la pérdida del bronce como consecuencia de este desgraciado incidente:

Te recomendamos

La adaptación, la mejora que buscas en tu rendimiento, se produce con la recuperación...

Velocidad, rigidez, peso contenido y un funcionamiento exquisito son las característi...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Cargar con todo lo necesario para practicar tu deporte favorito y disfrutar al mismo ...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La nueva Quartz Aero Disc de BH es una auténtica bici todoterreno para afrontar rutas...