País Vasco:4º etapa.Michael Albasini, desenfrenado anegador de Güeñes

El suizo del Columbia se anotó una etapa marcada por la grave caída de Chris Horner, que deja a Contador sin su mejor gregario en la parte más decisiva de la carrera
admin -
País Vasco:4º etapa.Michael Albasini, desenfrenado anegador de Güeñes
País Vasco:4º etapa.Michael Albasini, desenfrenado anegador de Güeñes

Fotos: Rafa Gómez

Al río Cadagua, que emerge del valle burgalés de Mena y humedece toda la comarca de las Encartaciones vizcaínas, se le conoce como el río escondido. Con timidez se abre paso entre las rocas y pequeños senderos que lo rodean. Recóndito paraje. Orgullo bilbaíno, por su desembocadura en el Nervión. Sucede lo mismo con Mendrisio, cuna que meció los primeros lloros de Michael Albasini y santo y seña que se convertirá en capital mundial del ciclismo allá por septiembre, cuando el campeonato de mundo busque cobijo entre los Alpes. Susurrantes. Silenciosos. Así es también Albasini. Suizo de nacimiento. Italiano de corazón pero alemán de adopción. Acogido por Rof Aldag en el Columbia-High Road, apadrinado por el técnico italiano Valerio Piva. Valor de resorte le aseguraron al ex corredor alemán. Capaz de ahogar a sus contrincantes en un sprint reducido. Cumplidor silencioso. Pero desenfrenado.

 

Hizo buenas las palabras de Piva en Gueñes el suizo del Columbia-High-Road. Se había fijado en él cuando militaba el pasado año en el Liquigas, tapado por sus grandes líderes. Escondido entre la marea de olas mediáticas que asignaban su hueco a Ivan Basso en el conjunto italiano. Él, en silencio ahogaba sus penas. Sumergido en aguas rabiosas, profundas. No desataba entonces desbordamientos. Logró, en cambio una lev e inundación en Estella, cuando buscó sorprender a las dotes navegantes de Fabian Wegamnn en la subida al Puy. Inexpugnable el muro alemán. Solo pudo ser segundo. Silencioso. Es el puesto de los perdedores. Del que nadie se acuerda. A esos mismos pensamientos se encomendó al subirse a su lancha para descender hasta Gueñes por el río Cadagua. La suya tenía que ser una inundación bestial. Desenfrenada.

 

Su particular crecida de aguas comenzó a fraguarse más cerca de su nacimiento que de la desembocadura en la localidad vizcaína que albergaba la meta de la cuarta etapa de la Vuelta al País Vasco. Se escapó cuando el caudal del pelotón apenas había pisado tierras peligrosas, las que anunciaban los tiros en la ascensión a Urkiola. Por allí navegaron con remos Christian Vandevelde, Jurgen Va den Broeck, Philip Deignan y el propio Michael Albasini, silencioso navegador poco dado a los puertos, pero que creyó en la aventura del descenso en Kayak hasta Güeñes con sus tres compañeros de fuga. Fue en Urkiola, también repleto de aficionados, donde Samuel Sánchez quiso tensar el corazón de Alberto Contador, con un ataque que solo le sirvió para contar con el honor de hacer su paso por el Santuario en primera posición del pelotón.

 

Caída y abandono de Horner

El intento del asturiano, sin embargo, encendió la bombilla del Caisse d' epargne. Idea. Luis León Sánchez, ojo avizor de los descensos, se lanzó rumbo a Dima para conectar su luz a la de la cabeza de carrera. Esbozado entre el amarillento de sus pies, el murciano tensó al Astana. Dani Navarro jugó a la contra. Caza. Como él Horner, luchador entregado al fosforito de Alberto Contador en Arrate y también en el ascenso a Urkiola. En el santuario guipuzcoano, donde se impuso el madrileño, se dejó la piel por su jefe. En el vizcaíno, lindante con Álava, los huesos. Literal. Se fue al suelo, junto a Navarro. Magullado uno. Lesionado el otro. Susto, afortunadamente. Las primeras revisiones descartaron fracturas. Pero tuvo que hacérselas en Galdakao. Cortó su dorsal mientras el pelotón cruzaba Otxandio y Luis León Sánchez, ético y correctamente justiciero, decantó su intento a favor del respecto y la educación. Código no escrito en el mundo del ciclismo. Figurante solo, de esos que honran a cada hombre que se apoltrona en un sillín para dar pedales.

 

La caída de Horner fue el hundimiento del pelotón, que dejó entregada la etapa, a falta de una reducción final por parte del Euskaltel-Euskadi y el propio Caisse d ?epargne  para demarrar la pelea por la clasificación por equipos, en los más de siete minutos con los que el cuarteto se plantó en Bezi, a treinta kilómetros de meta. Allí fue donde Van den Broeck y Vandevelde, sabios sujetadores de manillar, quisieron desterrar de las Encartaciones vizcaínas el torrente caudal de Albasini. Vano intento. Solo Deignan se entregó, ahogado por la refrienda de los corredores del Silence-Lotto y del Garmin. No era el del Cervélo por su objetivo. Lo sabían. Imprevisto. Albasini mientras, en la retaguardia, diluía sus aguas. Pedaleando hacia delante y agachando la cabeza. Símbolo de entrega y de espionaje. Vigía suizo, que aguzaba el oído ante los cambios de piñones que desataran el desembocamiento en Güeñes.

 

Tardó en llegar. Era lo que Albasini quería. Solo Van den Broeck hizo su intentona a tres kilómetros para la meta. Lo hizo sin flotador. Ahogado. Vandevelde no respiró. Pedaleaba sin bombonas de oxígeno auxiliares, sin terreno montañoso en la parte final que le permitiera presentar sus opciones y repetir su triunfo de la cuarta etapa de la París-Niza. Así, Albasini se plantó en Güeñes, con los remos dispuestos para el alborotamiento. Las aguas del Cadagua bajaban ya revueltas ante su presencia. Desbordamiento. Lanzó el sprint y ninguno de sus contrincantes, desbordados ya, pudieron hacerle frente. "Ya he cumplido mi objetivo en esta carrera", articulaba Albasini, sonrojado por la alegría en meta. "Me alegro mucho de haber ganado aquí, porque la afición vasca es impresionante. Ayer llegué a Arrate con mucho retraso y la gente me animaba como si fuera el primer corredor en pasar". Preludio del desbordamiento. Grabado entre aguas. Las del anegador suizo que inundó Güeñes. ainara@ciclismoafondo.es

PINCHA AQUÍ PARA VER LAS FOTOS DE LA CUARTA ETAPA DE LA VUELTA AL PAÍS VASCO





PASA A LA SIGUIENTE PÁGINA PARA VER LA CLASIFICACIÓN COMPLETA DE LA ETAPA

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Históricamente pocos patrocinadores del mundo del ciclismo se han implicado en la est...

Sabemos que no decís "no" a un reto y más si os puede llevar hasta la Garmin Titan De...

Hablamos de bici, entrenamiento y nutrición con uno de nuestros grandes triatletas, F...

Proporcionar una posición cómoda sobre la bici y una gran absorción de las irregulari...

Mejoras en la aerodinámica, rendimiento y diseño a un nuevo nivel...

El sillín mítico, SLR evoluciona con una versión ultra ligera que se mantiene como la...