Bouhanni, victoria para olvidar la polémica

Nacer Bouhanni se ha impuesto con claridad en la cuarta etapa de la París-Niza tras batir al sprint a Edward Theuns (Trek) y Alexander Kristoff (Katusha). Michael Matthews continúa como líder.
Carlos Faba -
Bouhanni, victoria para olvidar la polémica
París Niza 2016 / 4ª etapa / Juliénas - Romans-sur-Isère / 193,5 km

No hay mejor forma para apaciguar la polémica que ganar. Y esa fórmula ha tomado Nacer Bouhanni para acallar las habladurías que le persiguen desde que cerró contra las vallas a Bling Matthews en el sprint del pasado martes. No pidió perdón e incluso intentó –de forma bastante demagógica- cargar con la culpa al australiano haciendo uso de una foto bastante oportunista. Por eso, según sus propias palabras, ganar hoy ha sido “un gran alivio”.

El treno del Cofidis volvió a preparar una llegada perfecta y dejó a Bouhanni a rueda de Theuns (Trek) que lanzó el sprint desde lejísimos, circunstancia de la que se aprovechó el francés para demostrar su velocidad y nervio en los metros finales de una etapa que esta vez no se le escapó. Adiós a la polémica y bienvenidos al éxito. Hasta Michael Matthews, que hoy llegó muy descolocado a los últimos metros y no pudo disputar la victoria, le felicitó mientras era entrevistado por la televisión. Todo olvidado.

Como decimos, fue El Boxeador el que levantó los brazos hoy pero los verdaderos protagonistas del día fueron dos viejos rockeros que ahora comparten el maillot del Direct Energie: Thomas Voeckler y Sylvain Chavanel.

Titi se embarcó en la escapada del día junto a Matt Brammeier (Dimension Data), Evaldas Siskevicius (Delko Marseille) y Florian Vachon (Fortuneo) que desde el kilómetro seis hasta que restaban 20 para el final estuvieron al frente de la carrera. Una vez neutralizados, su compañero Chavanel tomó el relevo y dando una auténtica exhibición de fuerza y capacidad rodadora dio vida a un corte en el que se filtraron junto a él Sep Vanmarcke (LottoNL) y Delio Fernández (Delko Marseille). Tan solo les faltaron 500 metros para conseguirlo, pero finalmente el pelotón hizo valer su ley y se abalanzó sobre ellos para que los velocistas pudieran disputarse la etapa.

Mañana, la París-Niza ascenderá a falta de 120 km parte del Mont Ventoux, hasta el Chalet Reynard, pero dada la distancia a meta y la ausencia de grandes puertos posteriormente, no parece que vaya a ser una etapa en la que vayamos a ver grandes cambios en una general que sigue comandando Michael Matthews (Orica).

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...